Enlaces accesibilidad

Juegos Mediterráneos

Una intratable Italia deja a España sin el oro en voleibol

  • Italia se había plantado en la final de voleibol de los Juegos Mediterráneos sin ceder ni un solo set

El jugador italiano Russo Roberto defiende una jugada ante los españoles Angel Trinidad y Gabriel del Carmen
El jugador italiano Russo Roberto defiende una jugada ante los españoles Angel Trinidad y Gabriel del Carmen. EFE Jesús Diges

Una intratable Italia, que se había plantado en la final de voleibol de los Juegos Mediterráneos de Tarragona 2018 sin ceder ni un solo set, dejó este domingo a España sin la medalla de oro (3-1).

La selección anfitriona se marcha al menos de Tarragona con el consuelo de haber sido la única que le ha robado un parcial al combinado transalpino. Eso sí, necesitó nueve bolas de set para conseguirlo.

La tercera manga fue española (33-35), pero Italia ya había ganado los dos anteriores. Y eso que los hispanos empezaron bien el partido y tenían bien encarrilado el primer set (14-18), gracias a su gran labor defensiva, liderada por la energía contagiosa de su líbero, Aharon Gamiz, en la recepción. Pero cuando Italia empezó a carburar en la zona de bloqueo, rápidamente le dio la vuelta al marcador y se lo llevó por 25-22.

La pérdida de esta primera manga pareció afectar a los españoles, que enviaron fuera varios remates al inicio del segundo. Italia se avanzó por 5-0 y Fernando Muñoz, seleccionador español, tuvo que pedir tiempo muerto.

España forzó el cuarto set

Pero a estas alturas del choque, el combinado transalpino ya se encontraba muy cómodo en la pista y ventilaba el segundo parcial con un contundente 25-17.

Parecía que la final acabaría por la vía rápida, pero España no se rindió. Los bloqueos de Jorge Fernández y los remates ganadores de Andrés Villena, el jugador español más talentoso, les permitieron llevarse un tercer set muy igualado, que también decantó a favor de los anfitriones el numeroso público que se dio hoy cita en el Tarraco Arena.

El partido se fue al cuarto con España creyendo que el milagro era posible. Y casi lo rozó, pues aguantó a Italia hasta el 22-22. En la primera bola de partido que tuvo, no perdonó. Sebastiano Milan, el mejor jugador transalpino, puso la puntilla con un remate que la defensa española no pudo bloquear (25-23).

Deportes

anterior siguiente