Enlaces accesibilidad

Abierto de Australia

Wozniacki vence a Halep y logra su primer grande en Australia

  • A los 27 y seis años después, la danesa recupera además el número uno
  • La rumana cede ese puesto tras una gran final de casi tres horas

Por
Caroline Wozniacki, durante la final en Melbourne AFP AFP

La danesa Caroline Wozniacki, de 27 años, se ha hecho con su primer título del Grand Slam al derrotar este sábado a la rumana Simona Halep en dos horas y 49 minutos, en la final del Abierto de Australia, por 7-6 (2), 3-6 y 6-4 en una de las mejores finales de los últimos años.

Con este título, el primer grande para el tenis danés, Wozniacki arrebata a Halep el puesto de número uno del mundo, seis años después de perderlo y tras haberlo ostentado durante 67 semanas. Es el torneo 28 en la carrera de Wozniacki, el 23 en pista dura.

Halep, que había superado cinco puntos de partido en dos encuentros durante estas dos semanas, sucumbió finalmente ante las dificultades.

Y Wozniacki logró al final su sueño, ganar un major, un objetivo que había visto desvanecerse durante el tiempo que reinó en la WTA, en el que tuvo que soportar los comentarios de ser una gran jugadora, pero a la que le faltaba el reconocimiento que da hacerse con alguno de los cuatro torneos más importantes de la temporada.

La danesa de origen polaco, campeona del torneo de Maestras del año pasado disputado en Singapur, al derrotar precisamente a Halep en la final (6-0 y 6-2), había tenido su oportunidad en el Abierto de Estados Unidos, en 2009 y 2014, pero no pudo ante la belga Kim Clijsters y luego Serena en aquellas citas.

Regla del calor extremo

Fue una gran final, con una lucha de poder a poder entre la número uno y la número dos del circuito. Wozniacki salió de forma arrolladora y se colocó con una ventaja de 3-0 pero Halep fue recuperándose poco a poco hasta encontrar su ritmo.

La danesa llegó a sacar con 5-3 para hacerse con este primer parcial, pero la jugadora de Constanza logró la rotura, para forzar después un desempate, que Caroline jugó con mayor determinación para hacerse con esta manga en 50 minutos.

Halep, atendida durante la final EFE EFE

La dureza del encuentro y los rigores de la temperatura que han sido clave este año se hicieron patentes en el físico de ambas jugadoras, pero sobre todo en Halep, que tras ganar el quinto juego (3-2) llamó al fisio y a la doctora del torneo, y en la pista le tomaron la tensión.

Tras recibir la aprobación de la médico para continuar, Halep --que en dos partidos anteriores había remontado cinco bolsas de partido-- se incorporó de nuevo al duelo, y aguantó como pudo los calambres en su pierna izquierda para ganar el segundo parcial en 48 minutos, a la tercera oportunidad y jugándoselo todo a la baza de sus golpes ganadores para acortar lo más posible los intercambios.

Tras el segundo set, ambas jugadoras se retiraron a los vestuarios, justo cuando entró en vigor, por primera vez este año, la norma del calor extremo (40 grados), y el juego en la Rod Laver permaneció parado durante diez minutos.

El tercer set fue una auténtica montaña rusa, con ocho roturas. Wozniacki llegó a sacar con 3-1 pero la rumana no se rindió, e incluso igualó 4-4, pero la jugadora de Odense no cedió en los dos juegos siguientes, para hacerse con un triunfo épico.

Wozniacki ha necesitado 43 torneos de Grand Slam y 149 partidos (107 victorias y 42 derrotas) para ganar su primer grande. Halep, que fue derrotada en las finales de Roland Garros en 2014 por la rusa Maria Sharapova, y en 2017 por la letona Jelena Ostapenko, Halep, tendrá que esperar una nueva oportunidad.

La danesa sucede en el palmarés de este torneo a la estadounidense Serena Williams, y se lleva por su victoria un cheque por 4 millones de dólares australianos, unos 2,6 millones de euros.

Deportes

anterior siguiente