Anterior Las 'guerreras' de waterpolo se aseguran la plata al meterse en la final Siguiente Villar deja sus cargos en la UEFA y la FIFA, pero no en la RFEF Arriba Ir arriba
Brad Oleson, del FC Barcelona, en un momento del partido contra el Fenerbahçe
Brad Oleson, del FC Barcelona, en un momento del partido contra el Fenerbahçe AFP AFP
Baloncesto | Euroliga

El Barça se lleva una victoria de prestigio en Estambul

  • El cuadro azulgrana se impone al Fenerbahçe turco por 78-80

  • El estadounidense Brad Oleson guía a los de Xavi Pascual al triunfo

|

Ficha técnica:
78 - Fenerbahce Ulker (21+20+19+18): Hickman (9), Sipahi (-), Preldzic (11), Vesely (4), Erden (2) -cinco inicial- Zoric (18), Goudelock (16), Bjelica (14), Bogdanovic (4) y Savas (-).
80 - FC Barcelona (19+22+23+16): Huertas (9), Navarro (11), Thomas (1), Doellman (12), Tomic (12) -cinco inicial- Abrines (6), Lampe (4), Satoranski (4), Nachbar (-), Oleson (16) y Pleiss (5),
Arbitros: Luigi Lamonica (ITA), Matej Boltauzer (ESL) y Elias Koromilas (GRE). Eliminado: Sipahi (m.37).
Incidencias: Partido de la cuarta jornada, grupo C, de la Euroliga disputado en el Ulker Sports Arena ante 8.593 espectadores.

De la mano de Brad Oleson (16 puntos y 4/4 en triples), que fue decisivo en el último cuarto, el Barcelona se llevó una sufrida victoria en la difícil cancha del Fenerbahçe Estambul (78-80), en un partido decidido en el último cuarto por el acierto del tirador de Alaska.

Oleson fue el jugador más determinante en una triunfo coral de los de Xavi Pascual, que supieron sufrir cuando los turcos dominaban la situación (58-51) y resistieron en el último cuarto cuando los errores suplieron a los aciertos y acumuló una máxima ventaja de nueve puntos (66-75).

El triunfo es el cuarto de los azulgrana en cuatro partidos y los catalanes seguirán liderando en solitario el complicado grupo de la Euroliga y eso que las cosa no empezó bien para ellos, porque el control del rebote bajo los dos aros permitió al equipo de Zeljo Obradovic cobrarse las primeras ventajas en el marcador.

Dominio turco del rebote

Reboteaban muy bien los turcos y jugaban muy cómodos en transiciones. Si tenían que jugar en estático, Zoric y Bjelica se sobreponían a las torres barcelonistas, que les costaba medirse a la movilidad de los dos pivotes del Fenerbahçe.

Un parcial de 8-0 situó la primera ventaja para los locales (12-8), aunque la entrada de Tomas Satoranski le dio aire a su equipo y el Barça devolvió prácticamente el parcial y consiguió ponerse por delante en el marcador (14-15).

La igualdad se mantuvo hasta el final del cuarto. Brad Oleson ayudó en la defensa de los exteriores, pero los turcos se sustentaron desde la línea del tiro libre (21-19).

El Barça se temió lo peor con el despertar de Goudelock, el mejor artillero del equipo de Obradovic, y se complicó la vida cuando decidió jugar más desde el perímetro que aprovechando la fortaleza de sus pivotes en la pintura.

Zoric y Bjelica siguieron con su acierto y se les sumó Predlzic, éste desde la línea de 3,60 metros. La máxima ventaja turca alcanzó los seis puntos (27-21), pero con la vuelta de Huertas a la pista, su equipo empezó a jugar con más balones interiores.

Tomic impone su ley

Acciones de dos por dos con Tomic permitieron al Barça recuperarse. El croata impuso su ley y en el ecuador del partido ya era de largo el mejor del partido. Al descanso se llegó después de un triple de Huertas que dejaba el partido como al principio (41-41).

En el tercer cuarto, el cañonero Goudelock decidió entrar en acción. Aprovechó el Fenerbahçe la tibieza del Barça y consiguió canastas muy fáciles.

Se fueron los turcos hasta el 58-51. Estaba el Barça colapsado en ataque y superado en defensa, pero Marcelinho Huertas insufló más velocidad al juego, aparecieron Doellman, Navarro y, sobre todo, Oleson.

Un parcial 0-11 puso al Barça por delante, que entró en el cuarto decisivo con cuatro puntos de ventaja (60-64). Y a la hora de la verdad, Oleson fue decisivo. Buscó muy bien sus tiros, jugaron los de Xavi Pascual con cabeza y a 6:30 para el final una canasta de Abrines parecía cerrar el partido (66-75).

No fue así. Renació el Fenerbahçe de la mano de Goudelock y pese a que un nuevo triple de Navarro (73-80) parecía enfriar el partido a 2:40 para la conclusión, el final prometía más emociones.

Se paró la anotación del Barça y los turcos consiguieron un parcial 5-0 a 1:18 (78-80). En un carrusel de despropósitos por los dos bandos y alguna discutible decisión arbitral, Fenerbahçe se encontró con la última posesión. Preldzic buscó ser el héroe, pero su triple no tocó ni aro.

Más contenidos de Deportes

anterior siguiente