Anterior Arturo Vidal firma por cuatro años con el Bayern de Múnich Siguiente El Barça cierra su gira americana con una nueva derrota ante el Chelsea Arriba
Zenit St. Petersburg's Hubocan jumps to head the ball during their Champions League last 16 first leg soccer match against Benfica at the Petrovsky stadium in St. Petersburg
El futbolista del Zenit, Tomas Hubocan, salta para controlar la pelota REUTERS
Fútbol | Zenit 3-2 Benfica

El Zenit derrota al Benfica bajo el intenso frío (3-2)

  • El equipo ruso viajará a Portugal con ventaja tras vencer al Benfica (3-2)

  • El encuentro llegó a alcanzar los 13 grados bajo cero

  • Datos y estadísticas del Zenit 3-2 Benfica

|

El Zenit San Petersburgo ha derrotado al Benfica (3-2) en un partido de los que hacen afición disputado bajo unas condiciones extremas por las gélidas temperaturas y el penoso estado del terreno de juego, impropio de una Liga de Campeones.

Los portugueses se fajaron muy bien en la primera parte, pero perdieron fuelle según avanzaron los minutos, lo que fue aprovechado por el equipo ruso.

Como era de esperar, el campo se encontraba en muy mal estado debido al intenso frío que sacudió la antigua ciudad imperial rusa durante las últimas semanas y que estuvieron a punto de causar el aplazamiento del partido. De hecho, el encuentro transcurrió con una temperatura que llegó a alcanzar los 13 grados bajo cero.

Pese a la dificultad para dar dos pases seguidos con precisión, los portugueses aguantaron muy bien el tipo, mientras el Zenit echó mucho de menos a su mejor jugador, el internacional luso Danny, lesionado de gravedad.

Los primeros minutos no dejaron ninguna oportunidad de peligro y, de hecho, la primera ocasión de la que dispusieron ambos equipos acabó en gol. Fue el uruguayo Pereira el que aprovechó un rechace del portero local a disparo de falta directa el que introdujo el balón en la portería rusa (m.20).

El tanto encajado despertó al Zenit, invicto en su casa en competiciones europeas desde que cayera en septiembre de 2008 ante el Real Madrid.

Así, siete minutos después el internacional Shirókov aprovechó un buen centro del eslovaco Hubocan para marcar el gol del empate en un certero remate. Entonces, se lesionó el español Rodrigo y le sustituyó el argentino Pablo Aimar, que se hizo con la manija del encuentro y permitió al Benfica recuperar la iniciativa.

Cambios en la segunda parte

La segunda parte fue un toma y daca en el que los jugadores bastante tenían con mantener el equilibrio. El técnico local, el italiano Luciano Pereira, decidió reforzar el centro del campo con el veterano Semak, pero el cambio no contribuyó a recuperar el control del esférico en el medio del campo.

Pereira lo intentó en solitario, tras lo que el argentino Gaitán le emuló, se llevó en velocidad a dos defensas y apenas sin ángulo disparó alto (m.56).

A los 20 minutos Spalletti decidió hacer un nuevo cambio y al campo saltó el interior Bystrov, que nada más salir tuvo una buena ocasión al recibir el balón en el área grande escorado a la derecha y su duro disparo salió ligeramente por encima del larguero.

Bruno César también tuvo en sus botas el gol al rematar en semifallo un centro que fue rechazado con muchas dificultades por Zhevnov cuando se colaba pegado a la cepa del poste izquierdo de la portería rusa.

Cuando parecía que al Zenit se le habían acabado los argumentos, los rusos fabricaron un gol de antología en un terreno de juego más parecido a un patatal. Un balón largo sin apenas peligro fue salvado cuando se perdía por la línea de fondo por Kerzhakov con un inesperado taconazo, seguidamente Fayzulin centró a la primera al corazón del área, donde llegaba como un poseso Semak.

El veterano de mil batallas remató en una posición imposible también con la espuela y balón se coló mansamente en las mallas portuguesas haciendo inútil la estirada de Moraes.

A partir de ahí, el Zenit pudo marcar aún más goles. Cuando el partido expiraba, el paraguayo Cardozo aprovechó un grave fallo del guardameta local para marcar el improbable gol del empate (m.87).

No obstante, el Zenit no estaba dispuesto a rendirse y, tras un garrafal falta de concentración de la defensa visitante, de nuevo Shirókov salvó a su equipo al marcar el gol de la victoria.

El Zenit no sólo ganó el partido, sino que eliminó a uno de los principales jugadores de su rival, ya que el argentino Aimar no podrá disputar la vuelta debido a la acumulación de amonestaciones.

Más contenidos de Deportes

anterior siguiente