Enlaces accesibilidad

Hungría ha derrotado a España y ha demostrado por qué son campeones olímpicos

  • España comenzó bien, pero los húngaros desplegaron un muro en la portería
  • Los de Rafa Aguilar se mantienen vivos gracias a sus victorias sobre Canadá y Australia
  • Hungría dominó el partido con un juego que se aprovechó de la débil defensa española

Por
España cae ante Hungría en waterpolo

Hungría ha ganado a España y ha desplegado en la piscina un juego con una defensa muy agresiva y eficaz que se ha convertido en un muro infranqueable para los españoles, que han encajado la primera derrota del torneo por 8-5, aunque no disminuye sus opciones de competir.

España ha llegado al encuentro con holgadas victorias sobre Canadá y Australia. Para Hungría, sin embargo, el triunfo era vital para mantener el primer puesto en el grupo A, posición que estaba en el aire tras su empate ante Montenegro, la campeona de Europa, lo que no le da mucho margen de maniobra.

Buen comienzo de los españoles

El cuadro de Rafa Aguilar ha vuelto a tener un inicio magnífico, como en los dos encuentros precedentes, gracias a una buena defensa y a dos tantos de Guillermo Molina. Pero ha sido un espejismo, porque a partir de ahí España no ha tenido acierto en el ataque.

El húngaro Tibor Benedek ha inaugurado el marcador ante un gran Iñaki Aguilar. Aunque Iván Pérez ha permitido que España mantuviera la iniciativa (1-3), el partido ya era otro.

Comienza el blindaje húngaro

Hungría ha blindado su defensa, ya ha obligado a jugar muy alejados a los españoles y la circulación de balón no ha tenido el dinamismo necesario para inquietar a Zoltan Szecsi. Los lanzadores no aparecían y cada posesión se convertía incluso en una pesadilla por la falta de recursos.

Aunque al final del primer parcial se llegó aún con ventaja española (2-3), los húngaros habían pasado a ser los dueños de la contienda y completaron un parcial de 3-0 para situarse con 4-3.

En la cobertura, España volvió a tener problemas con los defensores de las boyas, lo que obligó al técnico Rafa Aguilar a repartir esa posición entre determinados hombres y no perder a ninguno de forma precipitada.

Afortunadamente, Iñaki Aguilar ha estado pletórico en la portería y ha soportado el bombardeo con solvencia. Su labor le ha permitido a España no entregar el partido, con lo que tras llegarse al descanso con 6-5 para los magiares han conseguido que en el tercer parcial nadie marcara y al menos se siguiera con vida con el último periodo por delante.

Hungría demuestra por qué es campeona olímpica

Entonces los húngaros han ejercido de campeones, cuando han desplegado fortaleza defensiva y una pegada en ataque con dos tantos que no ha tenido respuesta de los españoles.

Tamas Kasas estableció el 7-5 y el encuentro se terminó ahí, porque España no tuvo recursos en ataque determinantes para disponer de buenas posiciones de lanzamientos.

Los ataques de España han sido lentos, tanto que prácticamente siempre ha llegado muy apurada a los tiros, hechos con prisas y sin la mínima garantía, incluidas las superioridades.

Sin capacidad de reacción contra Hungría, dominadora y campeona, una diana de Gabor ha dejado el choque con el 8-5 definitivo, sin que España tuviera capacidad de reacción.

Deportes

anterior siguiente