Enlaces accesibilidad

Un fallo en la barra deja a Lenika de Simone fuera de la final

  • El equipo español no cree que pueda meterse en ninguna final individual

Por
Laura Campos consigue 14,200

Después de un comienzo accidentado en las asimétricas, en el que a punto ha estado de caerse, Lénika de Simone se ha plantado en la barra con una firmeza y una seguridad que han hecho pensar, por unos instantes, que era imposible que no se metiera en la final. Dos años preparando el ejercicio de su vida para debutar en unos Juegos Olímpicos, perfecto hasta las últimas décimas de segundo.

Un pie ligeramente mal colocado en los 10 centímetros de la barra ¿en la que no caben los dos pies juntos en paralelo- y todo se ha ido al traste. La española tuvo que hincar la rodilla en la colchoneta para evitar darse de bruces contra el suelo, y se despide de la final.

Con una puntuación de 14.100 en salto y barra, estuvo más discreta en suelo (13.850) y asimétricas (13.550), se colocó 15 después de la primera ronda, pero a la final sólo pasan las 24 mejores y aún quedan 60 gimnastas por participar. Sumó en total 55.600 puntos.

Su compañera en la selección femenina de gimnasia, Laura Campos, tampoco ha tenido demasiada suerte en su debut en la competición. Correcta en todos los aparatos pero no brillante, reconocía tras terminar que no estaba del todo satisfecha. "Mi objetivo era venir a disfrutar y competir lo mejor posible. Lo he hecho bien, pero no ha salido todo lo bien que pensábamos", decía.

Campos, que venía de superar una lesión en la rodilla que a punto estuvo de dejarla fuera de la cita, sumó un gran resultado en salto (16.200) e hizo un gran ejercicio de barra, aunque falló en la salida (13.975), mientras que estuvo peor en (13.775) y  asimétricas (13.075).

El seleccionador no se mostraba tan contento. "Mal, las chicas no han estado demasiado bien", decía Jesús Carballo a RTVE.es nada más terminar la competición. "Lénika iba muy bien en el ejercicio de barra, tenía un ejercicio de estar en la final, pero se le ha ido un pie en la salida y no creo que lo logre. Es prácticamente imposible que puedan meterse en alguna final", decía, a falta de que participen Japón, USA, Gran Bretaña, Italia, Rusia, Ucrania y Australia.

Lágrimas de rabia

Lénika coincidía con esa visión pesimista. "Esta no ha sido mi mejor competición. Llevo muchos meses trabajando ese ejercicio, tenía la dificultad, me estaba saliendo todo bien, y de repente se me ha ido el pie", afirmaba. La rabia se le escapaba en forma de pequeñas lágrimas nada más bajar de la barra. "En esos momentos se me pasaba por la cabeza todo el esfuerzo y el trabajo para llegar hasta aquí, y da una rabia terrible. Pero estos son los Juegos y hay que disfrutarlos", declaró.

Esta ha sido la primera vez desde los Juegos de Los Ángeles, en el año 84, que la selección femenina no competía como equipo, sino con tan sólo dos representantes. "Eso cambia mucho las cosas", aseguraba el entrenador, Jesús Carballo, a RTVE.es nada más terminar la prueba. "Éramos la hermana pobre del grupo. Competíamos en una ronda en la que estaban Rumanía y China, y competir con un equipo entero no sólo es bueno para dar ánimos a las chicas, sino porque los jueces siempre puntúan algo más alto", señalaba.

En la primera ronda de la competición femenina, en la que participaba España, las rivales a batir eran china y Rumanía, dos de las grandes potencias en gimnasia. Las chinas han mostrado una superioridad apabullante, con un equipo de jovencísimas gimnastas de 16 años de media de edad. Ahora, queda por ver al resto de las favoritas -EEUU, Rusia, Japón- para ver quiénes se meten finalmente en las finales.

Deportes

anterior siguiente