Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Portugal elige nuevo presidente en plena pandemia, por ello se ha movilizado todo un operativo nunca visto, brigadas municipales han recorrido de norte a sur el país para recoger votos. Lo han hecho en residencias de mayores y puerta a puerta de casas de personas enfermas con coronavirus, el único requisito es inscribirse en la plataforma de voto anticipado. En total, más 250.000 portugueses ya han votado, unos 50.000 más que en las anteriores elecciones. Aun así, todo apunta a que van a ser unas elecciones con muy poca participación, aunque se pueda salir a votar con seguridad. Más de 50 toneladas de equipos de protección serán distribuidos por los 13.000 colegios electorales, mascarillas, gel y guantes son imprescindibles, mientras que algunos ayuntamientos van a hacer test de rastreo a sus equipos. También habrá más mesas electorales para evitar aglomeraciones, aunque encontrar más gente dispuesta para trabajar el domingo también está siendo un problema, muchos recelan de estar tantas horas expuestos, y es que hay miedo a contagiarse.

Con más de 200 muertes al día con coronavirus Portugal, que ya estaba confinado, ha tirado del último recurso: cerrar desde hoy toda la educación, desde las escuelas infantiles a la Universidad. Además, los portugueses están llamados a las urnas este domingo y se espera una abstención de entre el 70% y el 80%. Mañana entra en vigor la prohibición de trasladarse, con la única excepción de salir a votar. Los comercios están cerrados, solo abren los servicios esenciales.

El actual presidente Marcelo Rebelo de Sousa se mantiene el favorito con un 60% de apoyos, a pesar de haber perdido cinco puntos en las últimas encuestas.

Miramos hoy a Portugal, que va este domingo a las urnas confinado y en plena pandemia. El actual presidente, Marcelo Rebelo de Sousa, se presenta como favorito indiscutible y todo apunta a que podrá rentabilizar la popularidad que se ha labrado en esta legislatura. Unos comicios atípicos, en los que la primera preocupación de los electores lusos ya no es quién va a ganar , sino asumir el riesgo de ir a las urnas con la covid 19 golpeando con virulencia, lo que hace temer una alta abstención. Es un reportaje de Aurora Moreno.

Portugal endurece el confinamiento general decretado la semana pasada y cierra los colegios durante dos semanas.

Desde el 22 de enero las aulas empezarán un cierre durante los próximos quince días que será, además, una suspensión total de la actividad lectiva, es decir, no se pedirá aplicar enseñanza a distancia, según ha explicado el primer ministro António Costa.

Este cierre afecta a todos los niveles educativos. Una decisión con la que las autoridades quieren frenar la propagación de la variante descubierta en el Reino Unido. Por eso, también pide Costa a las empresas el fomento del teletrabajo y que la atención en los servicios públicos sea realice unicamente con cita previa y en asuntos ineludibles. Una decisión que llega después de que Portugal haya sumado 13.500 nuevos casos positivos por coronavirus y 221 muertos con coronavirus en las últimas 24 horas, la peor cifra desde el inicio de la pandemia.

Informa Santiago Barnuevo. 

La pandemia de coronavirus ya supera los 94 millones contagios y los dos millones de decesos en el mundo. Una tercera parte, más de 620.000 personas, corresponde al continente europeo. Países como Francia o Portugal extreman las restricciones de movilidad, pese al avance de las campañas de vacunación que podrían extenderse aún durante meses. Coronavirus: última hora. 

 Portugal entra en fase de confinamiento hasta el 30 de enero. Yolanda Martínez, española que vive en Lisboa desde hace 24 años, ha contado en Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso que el confinamiento es 'light' porque los centros educativos, los súper, las tiendas esenciales y las iglesias están abiertas. Además, se favorece el teletrabajo. A Martínez le llama la atención el hecho de que se mantengan las elecciones presidenciales del próximo día 24.

El músico portugués, Carlos do Carmo, leyenda del fado, ha fallecido este viernes en Lisboa a los 81 años, víctima de un aneurisma. Hijo de la estrella fadista Lucilia do Carmo, fue una de las voces masculinas del género con más proyección internacional y el primer portugués en ganar un Grammy. Se retiró de los escenarios en 2019, en vísperas de cumplir 80 años.

La COVID-19 sigue su expansión por el mundo y ya ha dejado más de 76 millones de casos acumulados y 1,6 millones de fallecidos. Ante ello, numerosos países han aumentado sus restricciones, especialmente de cara a Navidad. En México, el gobierno ha suspendido las actividades no esenciales y, en Australia, se han cerrado las playas ante el repunde de casos. En Europa, Austria e Italia afrontan un nuevo confinamiento a partir de la semana que viene, mientras que en Portugal ya se han desplegado unidades militares para desinfectar las residencias de ancianos. Coronavirus: última hora

El primer ministro ha anunciado la suspensión de las clases en todos los centros docentes los días 30 de noviembre y 7 de diciembre, ya que en Portugal es festivo el 1 y el 8 de diciembre. Costa ha hecho un llamamiento al sector privado para que suspendan las jornadas laborales los días 30 de noviembre y 7 de diciembre. En estos dos días festivos, 1 y 8 de diciembre, también estará prohibido circular entre las comarcas del país. [Última hora del coronavirus]