Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Los habitantes de Kiribati y Samoa, naciones insulares situadas en el Pacífico sur, han sido los primeros en despedir el año 2020 y recibir el 2021.
Estos archipiélagos tropicales, con una población combinada de algo más de 300.000 habitantes, saludaron el Año Nuevo a las 10.00 GMT y entraron así en el 1 de enero.

Los siguientes en recibir el 2021 han sido los habitantes de Nueva Zelanda. En el país oceánico la pandemia ha permitido la realización de las tradicionas celebraciones acompañadas del espectáculo pirotécnico. Los siguientes en recibirlo han sido los habitantes de Australia. 
 

Han sido los ciudadanos los que han ratificado la ley con sus votos, más del 65%, según los resultados preliminares publicados hoy. La ley, que obtuvo el visto nuevo del parlamento hace un año, entrará en vigor en noviembre de 2021 en un país en el que la mitad de la población se declara no religiosa y más de un tercio es cristiana.

A partir de esa fecha un médico podrá administrar un fármaco letal a un adulto al que le queden un máximo de seis meses de vida y sea víctima de una enfermedad terminal insufrible, siempre y cuando el paciente lo haya solicitado de forma consciente y voluntaria.

Ya es legal en países como Holanda, pero Nueva Zelanda es el primero en aprobarla en referéndum.

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, que la víspera arrasó en las elecciones generales al frente del Partido Laborista, se debate este domingo entre gobernar en solitario o en coalición junto al Partido Verde. Ardern señaló a los medios que tras la victoria aplastante del sábado ha conversado con miembros de los Verdes y que le tomará unas tres semanas para formar el nuevo gobierno para un mandato de tres años. Ardern logró el respaldo popular gracias su gestión rápida y eficiente frente a la pandemia de la COVID-19 y contundente, pero conciliadora respuesta al atentado supremacista en 2019 contra dos mezquitas de Christchurch. 

Jacinta Ardern ha cumplido su primera de erradicar el coronavirus de Nueva Zelanda. No quería controlarlo sino eliminarlo completamente. Su gestión fue aplaudida internacionalmente. Ahora han sido los ciudadanos los que se han pronunciado en las urnas y le han dado la mayoría absoluta con sus votos, el 47%. La victoria de la líder del Partido Laborista ha conseguido 64 escaños. Podrá gobernar en solitario, algo que no pasaba desde que se implementará un sistema de votación proporcional hace 24 años, que empoderó a los partidos minoritorias y favoreció las coaliciones. Inform Ángeles Bazán

Los neozelandeses están llamados a las urnas este sábado 17 de octubre para refrendar la gestión de su gobierno o reprobarlo, aunque todas las encuestas hasta el momento pronostican que la continuidad marcará la agenda de los próximos años en ese país oceánico. Su Primera Ministra, Jacinda Ardern, de 40 años, cierra una legislatura en la que se ha encontrado -como los demás líderes mundiales- con la crisis del Coronavirus, que parece hasta ahora superar con bastante éxito. Su formación, el Partido Laborista, podría incluso alcanzar la mayoría absoluta frente al conservador Partido Nacional. Nuestro compañero Victor Paredes firma este reportaje en el que nos habla de Jacinda Ardern y su gestión de la pandemia. 

La justicia neozelandesa ha condenado a Brenton Tarrant,el supremacista blanco que mató a 51 musulmanes en marzo de 2019. No podrá acogerse a ningún beneficio penitenciario, como la libertad condicional, y la sentencia lo califica como "el peor asesino y criminal en la historia del país". "Nunca se cometió un crimen como este. Me alivia saber que esa persona no volverá a ver la luz del día", ha declarado la primera ministra Jacinda Ardern. Informa Valle Alonso.

Por todo el mundo, las ciudades cierran sus calles al tráfico para los peatones y ciclistas. Aprovechando la reducción del tráfico y la caída de los niveles de contaminación por la pandemia, muchas de ellas ha anunciado planes para hacer sus calles más sostenibles. La mayoría de los trayectos que realizamos dentro de la ciudad no son más que 5 kilómetros. Por ello, Milán ha anunciado la transformación de hasta 35 kilómetros de calles este verano para abrir carriles bici de forma permanente. Bogotá ha aumentado 117 kilómetros de calles para ciclismo urbano. En Nueva Zelanda, varias ciudades han pintado algunas calles de colores brillantes para dar prioridad a peatones y ciclistas y se ha ofrecido a sufragar hasta el 90% de los costes para ampliar aceras o construir carriles bici. En París, el proyecto es convertir aquellas calles con rutas similares a las del metro en carriles bici para promover su uso. Boston, Budapest o Viena también están buscando alternativas a los desplazamientos en coche y ofrecer más espacio para moverse a los ciudadanos. Informa Juan Luis Merino.

En los territorios del Norte de Australia han levantado el confinamiento. La desinfección de parques y jardines ha sido un requisito imprescindible para su reapertura. También las piscinas han vuelto a la actividad en un momento en el que tanto Australia como Nueva Zelanda están muy cerca de conseguir poner fin a la pandemia. Ambos países negocian ahora la posibilidad de que se realicen viajes entre las antiguas colonias británicas. El canciller Kurz aboga por establecer zonas de libre tránsito en Europa Central con Alemania, Croacia y Eslovenia, una especie de corredor turístico en tierras del antiguo imperio austrohúngaro. En esa burbuja no entrarían España, Italia, Portugal o Grecia, los grandes perjudicados de las alianzas en el norte. La Comisión Europea alerta de un impacto demoledor en el turismo de estos países si cada nación establece sus propias burbujas de viaje.

Singapur pensaba que había llegado a controlar la pandemia de coronavirus. Sin embargo, a partir del 15 de abril se ha disparado el número de contagios y ya tienen más de 10.000. El principal foco son unos pisos residenciales en los que viven inmigrantes procedentes de otros países de Asia y que lograron acceder al país antes de que cerrasen por completo sus fronteras. Para controlar el brote han aislado el foco y ensayan con máquinas que les permiten suministrar medicinas a los enfermos sin riesgo para los sanitarios. En Nueva Zelanda, su primer ministra también asegura que después de fuertes medidas de confinamiento han superado lo peor, aunque señala que hay que estar vigilantes a partir de ahora que se reanudan actividades no esenciales como cafés o restaurantes en los que podrán encargar comida para llevar y que supondrá la vuelta al trabajo de más de 400.000 empleados. 

El rodaje de esta cinta de aventuras (Edward Zwick, 2003) no tuvo lugar en los bosques y praderas japonesas, sino en lugares emblemáticos de Nueva Zelanda, donde se recrearon paisajes, escenarios y el Japón rural de la segunda mitad del siglo XIX.