Enlaces accesibilidad
arriba Ir arriba

El caso Djokovic en Australia sigue en el aire. Este viernes el ministro de Inmigración, Alex Hawke, ha utilizado la autoridad que le da su cargo para cancelar el visado del tenista, que no está vacunado, alegando motivos de salud e interés público. Una retirada del visado que llega 4 días después de que un juez le devolviera el pasaporte a 'Nole'. En esa sentencia el juez no consideró si la visa era merecida o no, simplemente dio la razón al tenista por un fallo de procedimiento. Ahora, Djokovic tiene que volver a declarar y será detenido a las 8:00 (hora del Melbourne) para acudir a su cita con los agentes de inmigración. Si finalmente le expulsan, le prohibirán también entrar en Australia durante tres años. Djokovic, de 34 años no volvería hasta los 37 al torneo que ha ganado 9 veces.. Aunque podrían acordarse "motivos compasivos" para que pudiera regresar, si lo solicita, el año que viene.

El gobierno de Australia ha anulado por segunda vez el visado del tenista serbio Novak Djokovic, número uno del mundo. Lo ha hecho el ministro de Inmigración, Alex Hawke, que ha usado su poder discrecional para cancelar el visado del tenista que no está vacunado y que mintió en su spoliditud de ingreso al país. El Ministerio alega que Djokovic puede suponer un riesgo para la comunidad por su postura anti-vacunas contra la pandemia de Covid-19.

Los organizadores del Abierto de Australia incluyeron este jueves al tenista serbio Novak Djokovic en la celebración del sorteo para el torneo, en medio de la incertidumbre sobre la posible deportación del deportista.

Djokovic llegó el 5 de enero a Australia -para participar en el torneo- con una exención médica por no vacunarse, pero los agentes de aduanas le denegaron el visado y fue retenido en un hotel de Melbourne mientras sus abogados presentaron un recurso ante un tribunal australiano, que ordenó el lunes su puesta en libertad.

Novak Djokovic ha sido incluído en la celebración del sorteo para el Abierto de Australia, en medio de la incertidumbre sobre su posible deportación del deportista. El ministro de Inmigración australiano, Alex Hawke, aun no se ha pronunciado sobre la permanencia del tenista serbio en el país y en el sorteo ha quedado emparejado con su compatriota Miomir Kecmanovic, mientras que el español Rafael Nadal (6) debutará ante el estadounidense Marcos Giron.

El serbio Novak Djokovic estuvo la primera semana de enero en Marbella antes de viajar a Australia, donde fue retenido y estalló la polémica sobre su no vacunación. El número uno del mundo entrenó en las instalaciones de Puente Romano, en una pista de similares características a la de Melbourne, y tiene en propiedad un chalet en una de las zonas más exclusivas.

Novak Djokovic, cuya futura participación en el Abierto de Australia sigue en el aire, ha admitido que hubo "un error humano" a la hora de rellenar sus documentos de ingreso a Australia y ha explicado el motivo por el que no se aisló tras dar positivo en la prueba de COVID-19 a través de un comunicado publicado en sus redes sociales. Asegura que su agente marcó accidentalmente la casilla equivocada en el formulario en el que debía indicar si había viajado o no en los 14 días antes de llegar al país. Además, asegura que acudió a una entrevista con L'Equipe porque aún no conocía los resultados del test PCR que se había hecho el día anterior y donde, según dice, dio positivo.

El Gobierno australiano todavía no ha decidido si deporta o no a Novac Djokovic. El tenista ha reconocido en un largo comunicado que su agente se equivocó al rellenar la documentación que exige Australia para entrar al país. Además, ha admitido que recibió a un diario francés en su centro de entrenamiento de Belgrado el 18 de diciembre, un día después de que le comunicaran el positivo en la PCR a la que se sometió el día 16. Djokovic asegura que fue un error pero que mantuvo el compromiso por no dejar tirado al periodista.

El tenista serbio Novak Djokovic está dispuesto a a jugar el Open de Australia después de haber ganado la batalla judicial contra su deportación. Así lo ha confirmado el tenista serbio que dice estar "contento y agradecido de que el juez revocara la cancelación de mi visado". Mientras, su familia ha celebrado que gane "la justicia" y denuncia el sufrimiento que ha padecido 'Nole'. Sin embargo,  aún no está todo decidido ya que el gobierno de Australia está sopesando su deportación en virtud de los poderes que le concede la ley de inmigración al ministro del ramo.