Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Tras un nuevo contagio y dos altas, los casos activos en el brote de A Mariña (Lugo) se sitúan en 184, uno menos que en la jornada anterior. Según la Xunta de Galicia, la mayoría son asintomáticos o con muy pocas molestias; solo dos personas están ingresadas en el hospital de Burela, pero responden favorablemente. Es en ese municipio donde se acumula el mayor número de infecciones: 140. Desde el inicio del foco se han realizado más de 3.500 PCR y el porcentaje de positivos ha bajado del 20 al 2 % en los últimos días. Además, las autoridades sanitarias son optimistas, pues los casos pertenecen a los círculos estrechos de los anteriores contagiados, por lo que la trazabilidad de los casos es viable. [Coronavirus: última hora en directo]

Burela sigue siendo el epicentro de los contagios en A Mariña lucense donde hoy han acudido a votar con normalidad sus ciudadanos, a los que se han sumado también los trabajadores de Alcoaconcentra casi el 80 por ciento de los casos 137 frente a un total de 185, uno menos que ayer sábado. Los afectados en Burela no han podido votar al estar infectados y con su ciudad confinada, no han votado presencialmente. Además de esos infectados Burela también tiene otras 300 personas en cuarentena por haber estado en contacto con los infectados, pero ellos si han podido votar, y tras hacerlo de vuelta a confinarse en casa para continuar esa cuarentena.

La participación en A Mariña a las 12:00 horas de este domingo también ha subido de manera generalizada respecto a los comicios de 2016. Esta comarca de Lugo, afectada por un brote de coronavirus, ha registrado un porcentaje de participación de un 16,83 % en A Mariña Central (Alfoz, Burela -epicentro de los contagios-, Foz, Lourenzá, Mondoñedo y Valadouro); un 19,52 % en A Mariña Occidental (Viveiro, O Vicedo, Cervo, Xove y Ourol) y un 19,45 % en A Mariña Oriental (Barreiros, A Pontenova, Ribadeo y Trabada).

En el municipio de Burela, epicentro del brote, la participación ha sido del 15,75%, 2,6 puntos por encima de la participación del 13,1% registrada en 2016.

En A Mariña se han confirmado hasta este domingo 185 casos activos de COVID-19. El pasado viernes, la Xunta anunció un endurecimiento del confinamiento en Burelade donde los vecinos no podrán salir en los próximos días, mientras que los vecinos de Viveiro, Xove, Cervo, Foz, Barreiros y Ribadeo sólo podrán desplazarse entre dichos municipios.

El Tribunal Supremo ha avalado la celebración de los comicios en A Mariña, Lugo, este domingo tras desestimar el recurso presentado por Galicia en Común contra la resolución de la Junta Electoral Central. El candidato de Galicia en Común- Anova Mareas, Antón Gómez-Reino, anunció que su formación recurría la decisión de permitir el voto en una comarca que tuvo que ser confinada por un rebrote. En su resolución el Supremo alega en su desestimación que se garantizan unas condiciones adecuadas de circulación para acudir a votar, con las salvedad de segmentos reducidos de población, por motivos sanitarios suficientemente justificados en el marco de la situación de pandemia en la que se están desarrollando las elecciones. 

Este viernes terminaba el confinamiento de cinco días decretado por la Xunta para contener el brote de la comarca lucense de A Mariña. En una parte se ha aliviado, aunque persisten restricciones de movilidad. Sin embargo, en Burela, el epicentro del brote con el 80 % de los contagios, se ha endurecido. [Coronavirus: última hora en directo]

La Xunta de Galicia ha anunciado este viernes un endurecimiento del confinamiento en Burelade donde los vecinos no podrán salir en los próximos cinco días, mientras que los vecinos de Viveiro, Xove, Cervo, Foz, Barreiros y Ribadeo sólo podrán desplazarse entre dichos municipios.

Así lo ha anunciado en rueda de prensa el conselleiro de Sanidad, Jesús Vázquez Almuiña, quien ha detallado que el número total de casos activos de COVID-19 en A Mariña ha crecido en 17, hasta los 182, si bien todos ellos “se han dado en contactos que ya estaban aislados”, por lo que “parece que el brote está acotado”.

Los casos de coronavirus en Lleida y Tudela no descienden. En la provincia catalana, el médico responsable de las plantas COVID de la región ha señalado que el brote es difícil de controlar. Entre hoy y mañana se va a habilitar una tercera área para estos pacientes aunque reconocen que no tienen suficiente personal para atenderla. Desde ayer se ha notificado un importante repunte de casos: 800 nuevos positivos, de los cuales 300 pertenecen a la comarca del Segrià. Uno de los brotes nuevos se han notificado en una comisaría de los Mossos d'Esquadra en Lleida con al menos 6 positivos. Las autoridades alertan de la gravedad de la situación y que la edad de los pacientes afectados ha bajado, afectando sobre todo a jóvenes entre 15 y 29 años. También en los ingresados, que bajan de los 50 años. De momento, descartan nuevos confinamientos. Informa Pepa Sangenís.

Situación parecida en Tudela. El alcalde ha pedido que se lleve la mascarilla en todo momento ante el aumento de casos, 8 más que ayer. Por el momento, señala que la situación está controlada pero advierte de que hay que tener cuidado con las reuniones y celebraciones familiares, pues son uno de los principales focos de contagio. Se han blindado las residencias y centros sociosanitarios para evitar contagios. Informa Adolfo Gallego.

Donde se empieza a estabilizar la situación es en Lugo. A partir de esta medianoche se va a abrir una parte de la comarca de A Mariña. Sin  embargo, se endurece el confinamiento en Burela, donde se han notificado el 80% de los contagios. Esta localidad estará incomunicada con el resto desde esta noche. Otros 6 municipios podrán comunicarse entre sí pero no con el resto, y los demás, siete, no tendrán restricciones de movilidad pero si de aforo y horarios. Sanidad gallega señala que el brote está controlado y que se podrán llevar a cabo con normalidad las elecciones salvo para los positivos, que no pueden abandonar sus domicilios. Estas medidas se revisarán en 5 días. Informa Xosé Manuel García.

En la comarca de A Mariña, en Lugo, llevan ya tres días confinados y el número de casos sigue aumentando, 15 positivos más en toda la provincia. Faltan cuatro días para las elecciones gallegas del 12 de julio, y muchos vecinos se preguntan cómo podrán ir a votar. Los ayuntamientos más afectados toman medidas para impedir la expansión del virus. Y la recomendación de que los enfermos de coronavirus no vayan a votar genera dudas. La mayoría de los juristas defienden que no se puede limitar derecho al voto y creen que habría que buscar soluciones para que se pueda ejercer sin poner en riesgo la salud.

Con la vista puesta ya en las elecciones gallegas del domingo, en Galicia los partidos siguen muy pendientes de la comarca de A Mariña, en Lugo, confinada hasta el viernes por un brote de Covid-19. El candidato a la reelección como presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, llama a la movilización y dice que "los colegios electorales nunca fueron tan seguros como ahora". El resto de los candidatos, que ven electoralista el confinamiento de cinco días, piden garantías.

Una de las localidades menos afectadas por el brote de coronavirus en A Mariña es Ribadeo, que solo cuenta con un positivo. Los comerciantes de la localidad están preocupados por el impacto que el brote de A Mariña pueda tener en el turismo. La situación afectará de lleno a la jornada electoral de este domingo: los infectados no podrán votar y se teme que caiga la participación por el miedo al contagio. [Coronavirus: última hora en directo]

Alfredo Llano, alcalde de Burela, ha mostrado en 24 horas de Radio Nacional su preocupación con que las elecciones a la Xunta de Galicia sigan en marcha y ha pedido su aplazamiento ya que "no estamos en las mismas condiciones que otros ayuntamientos de Galicia": "Cuando se convocan las elecciones, lo primero que se dice es que va a haber todas las garantías sanitarias y en A Mariña no las tenemos". "Es curioso porque los confinamientos, que normalmente duran 14 días, aquí durarán cinco", ha añadido el regidor socialista, "Luego, un día de reflexión y a votar. No hay gente para controlarlo: si vamos a votar la gente se concentra y aumentan las posibilidades de contagio".

Si bien el alcalde gallego señala que el brote, tras mucho esfuerzo, parece estar controlado, Pere Puiggròs, alcalde de Artesa de Lleida, señala que en su comarca la situación es bien distinta: "Día a día va aumentando el número de contagios y la situación se complica por momentos". Asimismo, el catalán ha salido en defensa de los agricultores de la zona, asegurando que "todos los temporeros que vienen con contrato tienen un sitio para vivir con las condiciones de higiene y sanidad" necesarias: "Hay un albergue expresamente construido para ellos. Otra cosa es la gente que no viene con contrato, esa es otra historia".

Un día después de decretarse el confinamiento de A Mariña durante cinco días, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha descartado posponer las elecciones gallegas 2020 en esta localidad lucense porque "cuanto más se espere, más gente visite Galicia y más fronteras se sigan abriendo, más posibilidades hay de brote".

Sin embargo, el resto de candidatos ha mostrado sus dudas sobre la viabilidad de celebrar elecciones en esta localidad y han registrado una propuesta conjunta para que Feijóo comparezca en la Diputación Permanente de la Asamblea Gallega por el brote de A Mariña. El socialista Gonzalo Caballero ha pedido "cautela" a Feijóo y que explique bien su plan porque no cree que se vayan a dar las condiciones para celebrar las elecciones de forma segura. El candidato de Galicia en Común, Antón Gómez Reino, se ha mostrado partidario de esperar a la decisión de la Junta Electoral Central, a la que su partido y Marea Galegista ha preguntado. También el BNG ha pedido la suspensión de los comicios en A Mariña.

Los expertos aseguran que un brote de coronavirus se ha descontrolado cuando el número de casos (superior a tres) exigiera un rastreo que no sea suficiente y que no se puedan relacionar los contagios con los focos iniciales. A partir de aquí, confinar un territorio o no está en manos de las comunidades autónomas, una decisión que depende del número de contagios, de la velocidad y de que medidas previas de rastreo fracasen. [Coronavirus: última hora en directo]