Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Israel y Palestina, que durante la Semana Santa reciben en torno a seis millones de visitantes, son lugares donde durante estos días se están notando de modo especial las consecuencias del confinamiento por la pandemia, aunque las cifras no son tan dramáticas como en otros países. Los centros religiosos de Jerusalén, como la basílica del Santo Sepulcro, están cerrados y con gran vigilancia policilal | Coronavirus: última hora en directo

En Jerusalén no hay peregrinos y las iglesias no permiten la entrada de fieles. Esta pandemia deja una imagen histórica: las puertas cerradas de la iglesia del Santo Sepulcro, el corazón de Semana Santa en la ciudad vieja de Jerusalén, lugar donde la tradición cristiana sitúa la crucifixión y tumba de Jesús. El 25 de marzo la familia palestina encargada de la llave echó el cierre.

El gobierno israelí no permite la entrada de extranjeros en el país, los fieles locales están confinados y las calles están desiertas.

Estas fechas coinciden con la Pascua judía. Hasta mañana están prohibidos los traslados entre ciudades y el gobierno pide a cristianos y judíos que celebren estos días con los miembros de la familia que viven en cada casa para evitar la propagación de la pandemia.

Este 7 de abril comienza en Israel un cierre total del país, que supone la prohibición de cualquier viaje y las reuniones familiares. La decisión coincide con el inicio de la Pascua judía y se toma después de que se hayan superado los 9.000 contagiados y los 60 muertos con coronavirus. Además, a partir de mañana habrá toque de queda. Con unos 9.000 infectados y unos 60 muertos, las autoridades israelíes están especialmente preocupadas por las comunidades ultraortodoxas, donde el nivel de contagios es el doble que en el resto del país.

Ellos son el 35 por ciento de los 4.800 contagiados en el país y la policía ha intensificado la seguridad en sus barrios para que cumplan las estrictas normas de aislamiento ante varios casos de incumplimientos. Las multas pueden llegar a los 1.200 euros por reunirse en grupo en una ciudad donde hasta hace unos días las sinagogas seguían abiertas pese a la prohibición.

[Coronavirus: última hora en directo]

Los lugares de culto en Israel se han cerrado al público después de que se produjesen gran número de contagios de coronavirus en sinagogas y centros de rezo del país. Una imagen que deja la ciudad prácticamente desierta, escenario que no se repetía desde la Guerra del Golfo en 1991, cuando se decretó el toque de queda. Algunos culpan a los ortodoxos de no cumplir las restricciones y propagar la epidemia. 

Patrullas de inspectores sanitarios y policías vigilan a los ciudadanos israelíes para que no se incumplan las cuarentenas y confinamientos y ya se han producido detenciones y multas que alcanzan los 1.200 euros. En Israel se ha abierto el debate entre los partidarios de estas medidas y los que creen que es una invasión de la vida privada.

[Coronavirus: última hora en directo]

Repasamos toda la actualidad internacional con nuestros corresponsales de RNE y RTVE, esta vez, muy marcada por el coronavirus. La pandemia mantiene en jaque a los países, mientras en China parece que empieza a remitir. Hoy se han registrado tan solo 5 nuevos casos en Wuhan, epicentro del virus. Corea del Sur registra la menor cifra de nuevos contagios en tres semanas: 110.

Sin embargo, Europa se encuentra en el punto de mira. Italia continúa con el confinamiento de la población. En Roma, los controles policiales son constantes y el gobierno italiano va a hablar con la patronar y los agentes sociales para perfilar más medidas de ayudas. En Reino Unido, debate entre los asesores médicos y expertos que dicen al gobierno que no conviene precipitarse y algunos políticos del propio partido del primer ministro que creen que se está actuando demasiado lento. Francia a pesar de las medidas, continúa con las elecciones municipales de este dominigo, que se celebrarán previsiblemente con una baja participación. Numerosos países han cerrado el acceso a personas llegadas desde España y de países europeos más afectados, como en el caso de Perú, Argentina o EEUU.

Arrancamos la crónica internacional pendientes de Italia y de la decisión del Gobierno de sumir todo el país en cuarentena para frenar la propagación del coronavirus. Quedan suspendidos todos los eventos públicos y solo se permiten los traslados por motivos de urgencia o trabajo. Mientras, la Unión Europea busca una respuesta coordinada en una videoconferencia de los líderes de los 27. Alemania, Reino Unido adoptan medidas, también en Israel donde a partir de hoy el presidente podría comenzar las consultas con los partidos políticos para intentar lograr un gobierno. Y en Estados Unidos, nuevo episodio de las primarias demócratas, esta vez en varios estados con especial atención al industrial Michigan donde Bernie Sanders necesita una victoria para frenar el avance de Joe Biden.

Son los resultados ofrecidos por la Comisión Electoral y que serán anunciados oficialmente el lunes. Netanyahu ha obtenido 36 escaños, solo tres de diferencia respecto a su principal rival y a tres de sumar con sus socios naturales los 61 necesarios para formar una coalición de gobierno. Coalición Árabe se sitúa como tercera política ocn 15 escaños.

Se reedita lo sucedido en las dos elecciones anteriores: no hay mayoría del bloque para gobernar. Informa la corresponsal en Oriente Próximo, Cristina Sánchez.

Benjamín Netanyahu ha ganado las elecciones legislativas, pero no es una victoria completa porque los partidos que le apoyan del bloque de derechas no han conseguido la mayoría simple de 61 escaños en el Parlamento israelí. Un resultado que complica la formación de un nuevo gobierno que ponga fin al bloqueo político que sufre el país tras tres elecciones en menos de un año. 

A dos semanas de sentarse en el banquillo, los cargos por corrupción no pasan factura en las urnas a Benjamín Netanyahu. Tras la celebración de los terceros comicios en Israel en un año, la coalición encabezada por el actual primer ministro habría ganado las elecciones, obteniendo 36 escaños con el 90 por ciento de los votos escrutado.

El gran derrotado de estas elecciones ha sido el bloque centrista “Azul y Blanco”, de Beny Gantz, tras lograr imponerse en las anteriores. En total, el bloque de derecha ultranacionalista habría obtenido 59 escaños, a dos de la mayoría absoluta en la Knésset. De conseguir gobernar, la anexión del Valle del Jordán sería uno de sus principales planes. Informa Cristina Sánchez