Enlaces accesibilidad
arriba Ir arriba

Los ejércitos de Corea del Sur y Estados Unidos han disparado ocho misiles balísticos hacia el mar de Japón a modo de advertencia al Norte, tras sus lanzamientos similares en la víspera y en plena escalada de tensiones en la península coreana. La demostración de fuerza de Washington y Seúl llegó apenas 24 horas después del último test armamentístico del Norte, que en lo que va de año ha disparado misiles en 18 ocasiones, un número récord durante ese periodo para el régimen que lidera Kim Jong-un.

El ensayo armamentístico refleja la nueva política de los aliados de responder a los desafíos de Pionyang con muestras de poderío militar de similar calibre, lo que unido al ritmo de test norcoreanos y a sus preparativos para un nuevo ensayo nuclear amenaza con otra escalada de las fricciones en la península.

El último ensayo de misiles del Norte hasta el realizado este domingo tuvo lugar precisamente el 25 de mayo, al día después de que Biden emprendiera el regreso a Estados Unidos desde Tokio. Ese lanzamiento incluyó uno de un misil intercontinental balístico, un tipo de proyectil en teoría capaz de alcanzar bases estadounidenses y que el régimen ha vuelto a probar este año tras su moratoria autoimpuesta para este tipo de armas en el marco del deshielo intercoreano y las negociaciones sobre desnuclearización.

Seúl y Washington ya respondieron al test norcoreano del día 25 con un lanzamiento combinado de misiles similar al de hoy, lo que supuso el primero de este tipo por parte de los aliados desde 2017, durante una etapa de especial tensión en la península antes de que se abriera el diálogo a tres bandas. Tras el estancamiento de estas conversaciones en 2019, Pionyang ha rechazado sucesivas invitaciones estadounidenses al diálogo y trazado un plan quinquenal de modernización armamentística que está detrás de su actual retahíla de ensayos de armas.

El test de la víspera, en el que el Norte lanzó ocho misiles balístico de corto alcance hacia el mar de Japón, se interpreta como una muestra de músculo ante las maniobras navales realizadas en días previos entre las fuerzas surcoreanas y estadounidenses con la participación del portaaviones nuclear USS Ronald Reagan. Esos ejercicios conjuntos fueron a su vez una forma de enviar un mensaje contundente de advertencia al Norte, que ha protestado enérgicamente ante maniobras similares en el pasado. Washington y Seúl vienen advirtiendo además desde hace semanas de que el Norte prepara un nuevo ensayo nuclear, que sería el primero desde 2017, y para el cual se cree que está todo listo en las instalaciones atómicas del régimen y sólo a la espera de que Kim dé la orden de proceder.

La tensión entre las dos Coreas se ha recrudecido en los últimos días. Coincidentemente, el pasado jueves 25 de junio se cumplieron 70 años del inicio de la guerra de Corea, un conflicto que, oficialmente, nunca ha terminado: ninguno de los dos países ha firmado un acuerdo de paz, pero sí un acuerdo de armisticio desde hace 67 años. Luis Zaragoza recuerda uno de los más tempranos episodios de la Guerra Fría en este episodio de En algún lugar del tiempo.

El ministerio de Unificación de Corea del Sur ha confirmado que Corea del Norte ha destruido la oficina de enlace intercoreana que ambos países crearon en el año 2018 para acercar posturas. La destrucción de este edificio ahonda en el deterioro de la relación entre ambos países que viene produciéndose desde hace semanas. Pyongyang ya cortó hace unos días las comunicaciones con Seúl, incluido el teléfono rojo entre ambos mandatarios, y amenaza con remilitariza la frontera, mientras que Corea del Sur ha reforzado en los últimos días la vigilancia fronteriza. Corea del Norte se queja de que muchos desertores que viven en Corea del Sur están enviando globos con propaganda contraria al régimen de Kim Jong-un.

  • En Portada viaja a la última frontera de la Guerra Fría
  • 2018 es el año de la distensión de las dos Coreas. El 18 de septiembre se celebrará la tercera cumbre intercoreana.
  • Paralelo 38 se estrena en La 2 el lunes 10 de septiembre a las 23:30

Arrancamos muy pendientes de lo que puede suponer la visita del líder norcoreano, Kim Jong Un, a China, y las perspectivas de diálogo abiertas con los gobiernos de Corea del Sur y Estados Unidos. No dejamos de lado lo que ocurre en Egipto, después de 3 jornadas de votación en las elecciones presidenciales en las que Abdelfatah Al Sisi sólo teme una baja participación. Y nos acercamos a las librerías para hablar de la reedición de "Guerrillas' con su autor, Jon Lee Anderson, que nos cuenta lo mucho que han cambiado los movimientos insurgentes en las últimas décadas y cuáles son sus perspectivas y posibilidades para el futuro.

Arrancamos muy pendientes de la situación del barco de la Fundación Proactiva Openarms que permanece retenido en Italia, acusado de fomentar la inmigración irregular por sus rescates. La agencia europea para el control de fronteras, FRONTEX, se alinea con el Gobierno italiano, pero reconoce que Libia no dispone de una zona de salvamento y rescate marítimo y que el país no es seguro para los migrantes. Además, hablamos con el director de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPCW), Ahmet Üzümcü, para analizar lo ocurrido en Salisbury y los ataques denunciados en Siria y cerramos el programa con el relator especial de la ONU de los Derechos Humanos para Corea del Norte, Tomás Ojea Quintana, en un momento de aparente distensión en la península coreana.