Enlaces accesibilidad

'Edelweiss', serie documental sobre la secta más destructiva de España, ya disponible en RTVE Play

Rtve Play Rtve Play  

  • Ya tienes disponible los cuatro capítulos en la nueva plataforma digital de RTVE 
  • Una historia de nazismo, pederastia y ocultismo contada en cuatro capítulos de 35 minutos
  • La serie documental recoge testimonios inéditos de víctimas y del lugarteniente de la secta

Por
Edelweiss - Tráiler de Edelweiss, serie original de RTVE Play

La crónica negra de España es tan extensa y escabrosa que en ella caben todo tipo de historias, incluso la de un extraterrestre que violaba niños en el monte para salvarlos del fin del mundo. Ni el guionista más macabro hubiese ideado un relato así. La realidad esconde una de las sectas más destructivas y peligrosas de la historia de nuestro paísEdelweiss. Un aparente club juvenil de montaña con el que su líder, Eddie (Eduardo González Arenas) ideó una descomunal estructura de poder, corrupción y pederastia que mezclaba ideología nazi, ocultismo, contactos alienígenas y disciplinas paramilitares.

Su historia llega a las pantallas con Edelweissla primera producción original de RTVE Play, en colaboración con 100 balas - The Media Pro Studio, que ya tienes disponible en la nueva plataforma de la cadena pública. Un trabajo de investigación, en el que se mezcla el relato ficcionado con imágenes de archivo, que aporta nuevos datos y testimonios inéditos sobre una de las sectas más oscuras de nuestro país.

El pederasta

El pederasta "Eddie", Eduardo González, líder de la secta Edelweiss, en 1987

La serie, creada y dirigida por Eulogio Romero, cuenta con testimonios de primer nivel, entre ellos el de Carlos de los Ríos, víctima y verdugo, mano derecha de Eddie. Las intervenciones de Eduardo Bravo, uno de los periodistas que más ha investigado sobre el caso y experto en sectas y Perfecto Conde, nos ayudan a trazar la cronología de los hechos, también los datos aportados por José A. Ávila, inspector del caso Edelweiss o los del psicólogo criminal Miguel Perlado, con el que diseccionamos la mente psicópata de Eduardo González.

Edelweiss se desarrolla a lo largo de cuatro capítulos de 35 minutos que se estrenarán a la vez y que podrán verse gratis en RTVE Play. A ellos se añaden otras cuatro piezas documentales adicionales que forman el universo transmedia Edelweiss en los que se amplían algunos de los temas: sectas destructivas, fenómenos ovnis, líderes de sectas y pederastia en España, que se podrán ver tanto en la plataforma, como en el canal de YouTube de RTVE.

La guardia de hierro, los alienígenas, el Armagedón

Eddie era el mesías, el extraterrestre, el que nos venía a salvar”, cuenta Carlos de los Ríos en el primer capítulo de la serie. Bajo el disfraz de un grupo juvenil de montaña, apoyado en las teorías ufológicas que empezaron a calar en algunos tras la llegada del hombre a la Luna, Eddie -un antiguo legionario fascinado con el nazismo- crea su secta como fin de un proceso o una serie de ensayos y errores que lleva años pergeñando.

Nazar y Delhais eran la promesa. Dos planetas en los que reinaba el amor y a los que sólo llegarían los elegidos antes del cataclismo nuclear anunciado por el propio Eddie para 1992. Con este gancho el líder de Edelweiss y su "guardia de hierro", como hacía llamar a sus lugartenientes, lograron agrupar a más de 75 niños de entre 11 y 14 años, someterlos a una estructura paramilitar, controlarlos a diario, llevárselos de acampada y abusar sexualmente de ellos, desde la primavera de 1983 hasta noviembre del año 1984.

"Juro por mi honor luchar y pertenecer a la Guardia de Hierro de Delhais hasta mi muerte, defendiendo tres conceptos fundamentales y universales: amor, justicia y libertad, aplicándolos a mí mismo, caminando por el sendero de la verdad, hasta que alcance la perfección en el planeta Delhais, al servicio de mi príncipe, el Gran Alain". 

Violaciones masivas justificadas por una moralidad extraterrestre

Estas eran las palabras que los adeptos debían pronunciar al entrar en la secta. Las aberraciones cometidas por él y los suyos (fundamentalmente, violaciones masivas a chicos menores de edad) las justificaba con una moralidad extraterrestre: aunque en la tierra estos actos estaban prohibidos y eran execrables, no sucedía lo mismo en Delhaissel planeta exclusivamente gay que según el grupo existía y al que irían a vivir, salvándose así de la destrucción y el Armagedon.

Eddie y su red usaban instituciones de la Iglesias, casas de campo y locales, algunos vinculados al franquismo, que pronto servirían para extender el grupo por varias ciudades del país. Su crecimiento parecía imparable. En 1975 eran varios centenares los adolescentes que habían asistido a sus excursiones y actividades. Muchos ya habían sido violados o sometidos a abusos.

Edelweis tuvo tanta influencia que, según se recoge en la serie, una delegación llegó a visitar a Franco mientras se debatía entre la vida y la muerte en el hospital. Edelweiss, decía, los prepararía física y psicológicamente para la entrada en el Edén cósmico. Sin embargo, al mismo tiempo que la organización se hacía más fuerte y recaudaba más dinero, otros colaboradores suyos comenzaron a denunciar a Eddie por apropiación de fondos, lo que hizo que surgieran células secretas en Edelweiss, más ortodoxas a nivel ideológicas, llamados Rangers y, sobre todo, los violentos Camisas Pardas. Su paranoia fue en aumento. Tras un corto ingreso en prisión, creó la Guardia de Hierro de Delhaiss, un grupo exclusivo, unos elegidos para la hora decisiva.

La suerte de Eddie cambió a partir de 1984. El intento de venta de uno de los chavales provocó un  seguimiento policial que destaparía el caso. Pronto llegaron las denuncias y su aparición en los medios de comunicación consternaron a todo el país. Los testimonios de las víctimas fueron claves, pero fue duro conseguirlos. "Mis padres estaban alucinando por cómo podía ser tan hermético y tan disciplinado ante la policia", cuenta uno de ellos en la serie documental. "Estaban bajo la amenaza de que los iban a castrar en caso de que contasen alguno de los secretos", explica el inspector Ávila. 

Ante sus ojos, el reflejo de un grupúsculo obsceno que traficaba con la carne de niños entre quienes tenían dinero y poder. Personaje procedentes de la descomposición del fascismo que fueron acercándose a ideas vinculadas al ocultismo, la ufología y que desembocaron en el mayor escándalo sexual de España.