Enlaces accesibilidad
Orgullo LGTBIQ+

'Memoria homosexual', el primer Orgullo LGTBI en la España más oscura

   Noticia  Documaster  

Por

Documaster - La memoria homosexual

No hace tanto tiempo, hubo una España en blanco y negro donde desear y amar diferente era un delito. Una época oscura en la que quienes se atrevían a vivir en la disidencia sexual, mostrando quienes eran, cómo amaban y a quienes deseaban, podían acabar siendo castigados con penas de cárcel. El documental La memoria homosexual, que estrena este miércoles Documaster con motivo de la celebración del Orgullo LGTBIQ+, rescata del olvido las experiencias y los testimonios de aquellas personas que han lucharon por los derechos y la visibilidad homosexual durante los últimos 50 años, desed la grisácea España franquista, hasta nuestros días.

Vagos y maleantes

Desde la represión de los últimos años de la dictadura, hasta los inicios de la lucha LGTBI, La memoria homosexual atraviesa las batallas y las cicatrices que más hondo calaron en el movimiento gay. El punto de partida de esta película documental, con dirección y guion de Espino Diéguez, es la aprobación de una de las leyes más duras del franquismo: La ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social. Promulgada en 1970, esta norma hacia uso del totalitarismo y la homofobia del régimen, persiguiendo y encarcelando a miles de personas homosexuales, lesbianas y trans a las que consideraba enfermas mentales.

Apoyada por las directrices de la moral nacional católica y por la ciencia del momento, aquella vergonzante norma tomo cuerpo ideológico y caló fuertemente en la sociedad españolaLa memoria homosexual habla sobre sus consecuencias inmediatas, como fueron la marginación y el rechazo de muchas personas homosexuales y transexuales que decidieron huir lejos de los suyos en aquella época, pero también analiza los ecos que aún reverberan en la actualidad.

El Orgullo rinde homenaje a los pioneros de la lucha LGTBI

Torremolinos y Barcelona: luz en mitad de la oscuridad

Entre las historias personales que descubrimos en el documental, está la de Ocaña y Nazario, dos artistas andaluces que decidieron huir a Barcelona, una de las ciudades que más comunidad gay acogió durante el franquismo. Un nuevo comienzo que les permitió convertirse en iconos de la transgresión cultural durante la dictadura y de la lucha por los derechos de los homosexuales y transexuales.

Algo parecido, cuenta el documental, fue lo que ocurrió en Torremolinos, entonces un pequeño pueblo de pescadores de la Costa del Sol malagueña, donde el régimen fascista y la jerarquía eclesiástica hicieron la vista gorda. Detrás, estaban las ganas de abrir las puertas al turismo y con él a las divisas. Torremolinos, se explica en La memoria homosexual se convirtió en el epicentro del ambiente gay de la década de los 60 a nivel internacional, que atrajo a intelectuales, artistas y famosos de todo el mundo.

Sus historias, silenciadas por unos, gritadas a los cuatro vientos por otros, vuelven a cobrar vida en este documental a través de testimonios en primera persona, pero también de investigadores, historiadores, escritores y psicólogos, y activistas como Jordi Petit y María Giralt, precursores de iniciativas en defensa de colectivos LGTBI, o rostros conocidos como el del ministro Grande-Marlaska.

Grande-Marlaska en 'La memoria homosexual'

Grande-Marlaska en 'La memoria homosexual'

El movimiento LGTBI: de la represión al color

Junto a ellos, el relato avanza hacia los periodos de mayor lucha social, con la Amnistía de 1977 y las primeras manifestaciones LGTBI de España en Barcelona (1977) y Sevilla (1978) que tuvieron su consecución en 1979, la despenalización de la homosexualidad. Un paso determinante, pero dejaba muchas heridas por cerrar y estigmas que superar.

Más de medio siglo después el arcoíris de la libertad, el respeto y la tolerancia brilla en la sociedad española, pero eso no significa que no estemos obligados a cuidarlo, mantenerlo y recordar la lucha. La memoria homosexual, el documental que podrá verse este miércoles 30 de junio a las 22.00h en el Documaster de La 2, pone de manifiesto la necesidad de no olvidar la lucha que nos ha permitido que el amor y el deseo no entienda de etiquetas, ni leyes.

No es una fecha conocida para el colectivo LGTB, pero supuso la primera piedra para "legalizar" la homosexualidad en España. Hace 40 años, el 26 de diciembre de 1978, la democracia "rudimentaria" se hacía un poco más democrática con la modificación de la Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social. Aquella norma franquista de 1970 era la que convertía la homosexualidad en un delito y la que iba a modificarse en 1978, para que el 26 de diciembre se convirtiese en una fecha clave para el colectivo LGTB en España. El texto se publicó oficialmente el 11 de enero de 1979 para legalizar la homosexualidad en España, aunque no acabaron con ella las detenciones. La ley no se derogaría finalmente hasta 1996, apenas una década antes de que se legalizase el matrimonio igualitario.