Enlaces accesibilidad
La belleza musical

Cuarteto Casals: "En un cuarteto de cuerda se ve cómo los músicos interactúan entre sí y la pasión y emoción que representa esta música"

Noticia Atención Obras

  • Hablamos con el Cuarteto Casals de último trabajo, Aphoteosis
  • Han llevado a cabo un proyecto especialmente ambicioso: la integral de los diecisiete cuartetos de Beethoven
  • En Atención Obras hemos pasado un día de ensayo con ellos en la Escuela Reina Sofía de Madrid, donde se formó el grupo

Por

Atención obras - Cuarteto Casals

Son personalidades muy diferentes, pero decidieron unirse y formar un cuarteto de cuerda. Y juntos dan sentido a la famosa frase de Goethe:” El cuarteto de cuerda es una conversación entre cuatro personas sensatas”. 

Para ellos esa es la mejor definición de su trabajo “Estamos haciendo música polifónica a cuatro voces, que es la esencia de lo que sería la sinfonía después. Por eso un cuarteto es una formación muy completa.”

Los violines de Vera Martínez y Abel Tomás, el violonchelo de Arnau Tomás y la viola de Jonatahn Brown se unieron en 1997 y fundaron en la Escuela de Música Reina Sofía de Madrid el Cuarteto Casals. Se llamaron así en homenaje a uno de los mejores chelistas de todos los tiempos, Pau Casals. Y, a día de hoy, es una de las formaciones de cuerda más brillantes y reclamadas del mundo, con compromisos en todas las partes del planeta y encargos especiales de los grandes auditorios.

“Cuando lo formamos, teníamos ganas de fundar un cuarteto estable, profesional, y poder vivir de ello. Y eso lo hemos conseguido con creces. Eso es una gran satisfacción”.

Dicen de ellos que tocan con una perfección técnica extrema, pero con cada nota llena de vida. Escucharlos es un auténtico placer porque destaca la belleza de su sonido.

 Cuarteto Casals

Cuarteto Casals

Siempre buscando nuevos retos

El Cuarteto Casals quiso celebrar la temporada de su XV aniversario con la grabación de la integral de Franz Schubert.

Y, después de eso, necesitaban otro gran reto. Por ello, para su celebrar sus 20 años juntos pusieron en marcha un proyecto especialmente ambicioso: la integral de los diecisiete cuartetos de Beethoven.

“Hacía mucho tiempo que, como cuarteto, hacíamos bromas sobre cuándo podríamos tocar todos los cuartetos de Beethoven y nos reíamos. No veíamos que fuera posible. Pero ahora vimos que sí que es el momento y tenemos el tiempo y la discográfica detrás y grabamos en 3 años todos los cuartetos de Beethoven. Y menos mal porque, con la pandemia, que se han cancelado tantas cosas, al menos eso lo teníamos hecho”

Comenzaron la grabación en 2018, lanzados por la discográfica Harmonia Mundi. Y al ser un proyecto tan largo y costoso, lo dividieron en tres entregas: Inventions, la primera, ha recibido excelentes críticas; la segunda entrega Revelations salió en 2019 y en 2020 Aphoteosis, la última, para coincidir con el 250 aniversario del nacimiento del compositor.

Son unos cuartetos muy complejos, a nivel musical y técnico. Tanto que se considera la integral más difícil de interpretar para cuarteto de cuerda, tanto por extensión como por complejidad. Por eso, su experiencia ha sido de lo más intensa. “Lo que es difícil para nosotros ahora, después de esta integral, es ver qué haces después. Porque ha llegado a una madurez muy alta y ahora necesitamos buscar otros retos”.

Por lo pronto, tienen a la vista su XXV aniversario como formación, así que lo que quieren es volver a la esencia del cuarteto de cuerda, al diálogo entre los cuatro. “Tocaremos El arte de la fuga de Johann Sebastian Bach, que son catorce fugas que interpretaremos en formato de cuarteto de cuerda. Y la idea es eso, volver a tener cada uno nuestra propia voz y ver cómo funciona esa conversación entre los cuatro”.

“Además lo más importante es que en un cuarteto se pueden intercambiar los papeles. Lo fascinante es que no tenemos cada uno un rol fijo y definido, sino que podemos ir variando cuál es nuestra responsabilidad en cada momento. Así, en un momento dado, la viola puede coger el papel del chelo o el chelo puede ser la voz principal y los violines rellenando entre los dos”.

 Cuarteto Casals

Cuarteto Casals

Veinticinco años recorriendo el mundo con la música de cámara

Son casi 25 años juntos, así que, como pasa siempre, cualquier convivencia no es fácil. “Ha habido sus roces, pero también tiene momentos muy bonitos. Y todo eso hay que saber gestionarlo bien, darnos nuestro espacio cuando hace falta y tener libertad de decirnos las cosas, siempre desde el respeto. Y eso lo hemos ido aprendiendo con los años.”

Llevan por bandera ese respeto y por eso a la hora de trabajar son muy democráticos y quieren que cada uno tenga la oportunidad de expresarse y defender sus ideas. Dividen el tiempo, cada uno lidera una parte del ensayo, para que priorice lo que a cada uno le parece lo más importante de trabajar, y cualquier decisión es votada o vetada. “Si alguien no quiere hacer algo también se respeta un veto. También hemos tenido que aprenderlo, pero trabajamos cada vez más en esta línea democrática”.

Su éxito ha abierto puertas a otras formaciones más jóvenes. En España no había otros similares hasta hace pocos años. “En 2002, al acabar una actuación en Suiza, nos preguntaron “¿cómo un cuarteto español puede interpretar a Mozart tan bien?”. Y era una pregunta normal en aquella época. Y ahora, hay tantos cuartetos españoles y siguen saliendo más, que más bien la reacción es “¿qué está pasando en este país que están saliendo tantos cuartetos?”. Y esperamos haber contribuido a disminuir estos estereotipos de épocas anteriores”.

 Cuarteto Casals

Cuarteto Casals

La importancia de la educación musical

Cómo músicos clásicos reivindican la historia y la cultura “La gente debería hacer un esfuerzo por conocer la historia de nuestra música. Eso es un gran valor, que la gente esté cultivada musicalmente. Muchos no conocen música clásica porque no han tenido la oportunidad ni los medios para conectar con esta música de cámara. Debería haber más vínculos para acercar a la gente, pero claro, la música clásica como que no se ve”.

“Si alguien no ha ido nunca a un concierto de música clásica, un cuarteto de cuerda sería muy buena introducción, porque las salas de cámara son pequeñas y se está muy cerca del grupo, con lo que se puede ver realmente cómo los cuatro interactúan entre sí y la pasión, la profundidad y la emoción que representa esta música. No debe ser una experiencia distante y fría.”

Sus conciertos se paralizaron, como todos, durante 2020. Pero ellos siguen dando clases y poco a poco van recuperando la gira que tenían planteada. Podemos disfrutar de su música en varias ciudades en los próximos meses. Puedes consultar aquí todas las fechas de su gira.