Enlaces accesibilidad
Día del libro

Aaron Lee: Yo soy el que soy

Noticia Atención obras

  • Un hombre maltratado y denigrado por su orientación sexual
  • Un camino vital y profesional que ha llevado a Aaron Lee a ser una persona optimista, fuerte y perseverante. Hablamos con él en Atención Obras
  • Una autobiografía de superación y supervivencia, llevada ahora al teatro
  • Y además te damos más propuestas literarias para este 23 de abril, Día del Libro

Por

Entrevista a Aaron Lee

Aaron Lee fue instruido para ser un virtuoso del violín. Y lo es. Pero es mucho más que un músico extraordinario: es una persona extraordinaria. Afable y cercano como pocos, pasar un rato con Aaron es toda una lección de optimismo y de maneras de afrontar la vida.

Porque Aaron te cuenta que en su casa lo rechazaron por ser homosexual cuando, con tan solo 17 años, dio el paso de decirle a sus padres que se sentía atraído por hombres. Le hicieron sentir vergüenza. Miedo al rechazo, a la incomprensión. Lo encerraron y maltrataron en una Iglesia de una isla cerca de Corea. Es tal el maltrato que para sobrevivir se autoimpone la norma del silencio. “Aquí no ha pasado nada. Todo tiene que volver a la normalidad”.

Normal, esa palabra que su padre usa para separar el bien del mal. Lo suyo es anormal. Lo normal es ser heterosexual. Su casa se convierte en un sitio donde le vigilan estrechamente, sin un resquicio de privacidad. Y te cuenta esa historia, tan dura y cruel, en pleno siglo XXI. Y tú no das crédito a todo lo que relata, porque parece ficción. Pero es real.

Es un relato lleno de belleza, pero, sobre todo, de verdad. Transmite esa gran verdad y ese sentimiento que traspasa ideologías, religiones y prejuicios: llega a todo el mundo. Se abre en canal para que los demás sientan su vulnerabilidad. Y lo hace sin perder la media sonrisa ni el gesto agradable, de persona sincera y en paz consigo mismo y con los demás, porque lo hace desde el amor y habiendo perdonado: no siente rencor hacia tus padres.

Aaron Lee RTVE

Yo soy yo y mi circunstancia

Como dijo Ortega y Gasset "Yo soy yo y mi circunstancia. Y si no la salvo a ella, no me salvo yo”. Y su cinscunstancia es que es homosexual. No lo ha elegido él, simplemente es así. Uno no es gay ni lesbiana por voluntad propia.

La familia de Aaron acude a un médico amigo de la familia, pero, como ya sabemos, no hay enfermedad que curar. Así que le proponen ir en verano a Corea para estudiar con Kim Nam Yun, una de las mejores maestras de violín del mundo. “¿Por qué no? Cambiar de aires y tomar cierta distancia me vendrá bien”.

Engañado le llevan a Ulleung Do, una isla volcánica pequeñita a unos 120 km de la península de Corea. Cada día, cada hora, cada minuto, se suman a una silenciosa desesperación.

Está encerrado en una habitación sin muebles ni cama, solo un pequeño televisor al fondo. Encerrado en su propia celda.

El 30 de junio de 2005, en ese pequeño televisor aparece el Presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, anunciado que se aprueba la Ley del matrimonio igualitario. España se convierte en el tercer país de la Unión Europea en permitir el matrimonio y adopción por parejas del mismo sexo. Y él ahí, encerrado por amar “diferente”. Mientras su país avanza en derechos para los homosexuales, él los ha perdido todos.

Aaron Lee en Atención Obras RTVE

Aaron significa fuerte, luz en la montaña

Pasan los días y no deja de pensar en la pesadilla que está viviendo: “Tengo que salir de aquí. Soy un superviviente. Soy gay, pero soy mucho más que mi orientación sexual. No soy un enfermo, rezo para que me comprendan y me acepten”. Halla consuelo y fortaleza en la música, así encuentra un poco de sosiego y paz, a través de las matemáticas y las armonías de Bach.

Pero el tiempo pasa lentamente y los días son eternos y llenos de maltrato físico y psicológico. Piensa seriamente en el suicidio. Pero de repente su mente se vuelve lúcida “No, no voy a matarme, hoy no, aquí no. No puedo rendirme así. Aún queda un último comodín”.

Aaron significa fuerte, luz en lo alto de la montaña, el que guía. “¿Quién va a guiarme si no soy yo mismo? Me vuelvo a meter en el armario. No importa, lo importante ahora es salir de aquí”. Cuenta a sus padres su “error”, que ha recapacitado y no es gay: se ha “curado”.

Volar libre

Vuelve a Madrid aparentando ser el hijo ejemplar, pero el armario no es lugar para alguien que quiere volar libre. Así que al cumplir la mayoría de edad se va de casa con 800 euros en el bolsillo. Empieza a hacer sus primeros bolos como violinista y a trabajar de camarero, de dependiente, tocando en la calle… Lo que sea. Hay que ganarse la vida y conseguir dinero para comer y seguir estudiando.

En octubre de 2009 empieza a tocar con la orquesta de RTVE y en enero de 2010 consigue plaza en la Orquesta Nacional de España, con tan solo 20 años, convirtiéndose en el integrante más joven.

Pero al poco tiempo decide dejarlo todo y crear la Fundación Arte que Alimenta. Porque el arte sí da de comer, tanto literal como humana y espiritualmente. Con su Fundación ayuda a personas que quieran formarse musicalmente. Y también a jóvenes LGTBI que han echado de sus hogares.

 Letrame Grupo Editorial

Toda su lucha queda reflejada en su libro, ahora convertido en obra de teatro. Una autobiografía que relata ese camino vital y profesional, narrada en primera persona, mostrándonos el duro e increíble viaje de un chico que nunca quiso renunciar a su esencia y encontró su salvación en la música.

Ahora su historia llega a los escenarios con la ayuda de Zenón Recalde, Gaby Goldman y Verónica Ronda. No es cultura de entretenimiento, esto salva vidas. Porque Aaron se ha convertido en un referente para otras personas que puedan estar en situaciones similares a la suya y que también sientan incomprensión. Porque la suya es una historia de terror, pero también de superación y supervivencia.

Yo soy el que soy

Aaron Lee tiene solo 33 años y por delante una larga carrera musical. Le esperan muchos escenarios y muchos triunfos, pero él ya ha triunfado en la vida: es el triunfo de la LIBERTAD.