Enlaces accesibilidad

Madrid Fashion Week

Hannibal Laguna y Roberto Torreta exploran distintos universos femeninos

Por
Propuesta del modisto Hannibal Laguna. EFE

“Me encantan la década de los años 70, es mi favorita”, dice Roberto Torretta y confiesa que de esos años nació esta colección aunque luego ha ido evolucionando y abarcando otros estilos, “pero se mantienen guiños a esa década, como los estampados, las botas, algún pantalón de pata de elefante”, dice el argentino, premio Nacional de Moda en 2016.

El lavanda entra en la paleta de color de Torretta. EFE

Los estampados, solo dos, destacan en una propuesta marcada por los tonos lisos, los marrones aportan fuerza y los lavanda un golpe de feminidad. Hay mucho vestido y diferentes largos, mini y lady. Torretta declina esta prenda y juega con ella para ofrecerla en distintas versiones, en solitario, debajo de una falda de tubo con cremallera, con patrón camisero combinada con botas, con patrón asimétrico, con jaretas en el babero y la espalda abierta, estampados, lisos... y siempre en suaves sedas que contrastan con la fuerza de la piel marrón.

Roberto Torretta hace del vestido la pieza central de la colección. EFE

Torretta moldea la piel a su antojo. EFE

Los tejidos son siempre fabulosos y Torretta presume ahora de un lino de lana que le llega de Japón, “es un tejido ecológico”, dice. “Ahora es necesario pensar en la sostenibilidad de la moda". En su bandera de tejidos conviven texturas eco y otras nobles, como sedas y piel.

En piel marrón enamora un vestido asimétrico con las mangas abullonadas ligeramente abullonadas en el codo. Una pieza de infarto que se hace sublime sobre el cuerpo perfecto y bello de la modelo Ayak Veronica. Soberbios son la camisa y el top lazo en la misma piel marrón, piezas que conviven con elegancia en esta colección con las piezas de sastrería, todas con una masculinidad muy marcada, y buscada, con tejidos como la raya diplomática en gris que se suaviza con una ligera blusa.

Roberto Torretta utiliza solo dos estampados. EFE

La sastrería va muy trabajada en Roberto Torretta. EFE

Destacan los abrigos que roban los códigos a las gabardinas y las gabardinas que sueñan con ser vestidos con volantes que caen desde la espalda acariciando las mangas. Los bolsos 'mini' acaparan las miradas y también la joyería de Antonio Zuñiga, que hace preciosos pendientes con perlas de agua dulce.

Un soplo de aire fresco entra en el atelier de Hannibal Laguna y lo hace en forma de vestidos ligeros, siluetas fluidas y colores vibrantes. Phantasize, su colección, destaca además por el color. Azules Matisse, verdes absenta y Albero sirven al modisto para alegrar una propuesta que conecta la elegancia de los años 30 y el estilo de Madeleine Vionnet y Madame Grès con las formas libres y los estampados de los años 70. Un boho actualizado y glamuroso que abre un nuevo horizonte en Laguna.

Hannibal Laguna apuesta por verdes, azules y albero. EFE

Los bordados, brocados y aplicaciones dejan paso ahora a los estampados abstractos y rayas geométricas, “motivos que nunca he utilizado”, dice. Las rayas, en horizontal o al bies, elevan la carga estética que Laguna rebaja escogiendo texturas muy livianas, a veces transparentes. Todo siempre muy decente, y para evitar disgustos utiliza forros en tul de color nude que llevan varias capas de distintos largos para que se difuminen bajo vestido.

Hannibal Laguna rebaja la intensidad estética con los tejidos. EFE

Vemos diseños muy escotados, espaldas veladas con tul, drapeados y plisados que refuerzan esa feminidad que es marca de la casa, y siempre con tejidos que desafían la gravedad, como las gasas de seda y las muselinas de plumeti. Tejidos perfectos para crear bellas formas orgánicas en los puños de las mangas o en los hombros, otra de las señas de la colección.

El modista pone el foco de atención en los hombros: los desnuda, los maquilla con tul o los tapa con una camisa de un color distinto al vestido. Vemos diseños que parecen colgar directamente en el cuerpo ya que toda la parte superior se hace con una textura casi invisible.

Hannibal Laguna cambia bordados por estampados. EFE

Pero no se olvida Laguna de sus éxitos. De los del ayer y de los más recientes. “He recuperado los corpiños que hacía en los años 80 para las colecciones de verano y lo propongo ahora para invierno, ¿por qué no?, y ahora los hago sobre body de doble crêpe, organza y satèn”, cuenta. Tampoco falda los vestidos de cuerpo joya y falda con volumen, ahora confeccionados con elegantes fallas. “Es la misma que utilizaba Balenciaga, y Pertegaz; tiene mucho cuerpo y sobre la pasarela tiene vida propia”.

Carrusel de Hannibal Laguna EFE

Los botines son uno de sus caprichos. Los propone de media caña, en colores vibrantes y decorados con cristal. “Son perfectos para llevar con todo, imprimen un toque canalla, roquero y rejuvenecedor”. El desfile, al que han asistido Maya Hansen y Juncal Rivero, ha comenzado con la proyección de un fashion film en el que el modista cuenta qué es lo que ha aprendido en estos años, pregunta que siempre le hace la prensa. "He aprendido a decir no", confiesa. 

Televisión

anterior siguiente