Enlaces accesibilidad

La educación sexual de los jóvenes

  • Es fundamental comunicarnos con nuestros hijos
  • Pero puede ser un tema delicado o difícil de abordar
  • Aprende cómo combatir los síntomas de la menopausia

Por
La educación sexual de los jóvenes

La sexualidad es un tema totalmente presente en nuestra vida, por eso es muy importante que aprendamos a guiar a nuestros hijos, a comunicarnos con ellos y explicarles cómo llevar una vida sexual sana. Algo que pasa por cuidar la educación sexual de los jóvenes. En ocasiones puede ser un tema un poco delicado de tratar y por eso tener un poco de orientación al respecto es una gran ayuda.

¿Nos cuesta comunicarnos con nuestros hijos?

Es un eje imprescindible en la relación paternofilial y si no es todo lo fluida que debería puede suponer un problema grave. La comunicación debe ser una de las bases para crear una relación sana de confianza y respeto mutuos, especialmente cuando tratamos un tema tan íntimo como la sexualidad.

El problema es que puede ser un poco complicado establecer ese canal, hacer que nuestros hijos sean capaces de expresarse y preguntar sin miedo. Y, de igual manera, poder darles una respuesta constructiva y que les ayude. ¡No tiene que resultar un tema vergonzoso o que deba reprimirse! Piensa que toda la información que no saquen de ti la irán a buscar a otras fuentes, que pueden no ser las más indicadas.

Es mejor que no haya tabús, lo ideal es crear un ambiente de confianza para que cualquier duda se pueda exponer con actitud constructiva. Hay que tener mucho tacto, una respuesta brusca, un límite impuesto de lo que se puede y no se puede preguntar puede llevar a que tus hijos se cierren en banda.

Es tu hijo, para también es un adolescente

Es lógico que, aunque sea en este contexto, resulte complicado abandonar una actitud paternalista hacia nuestros hijos. Pero tenemos que ser muy conscientes de que empatizar con ellos, dejar de verlos únicamente como hijos y pasar a considerarlos también lo que son: adolescentes y personas independientes, nos puede facilitar mucho las cosas.

No podemos ser solamente amigos, eso está claro, pero adoptar una postura más relajada puede servir para derribar las barreras que impiden que fluya la comunicación. En la adolescencia es normal que los jóvenes se encierren en sí mismos y que recurren antes a sus amigos que a sus padres para buscar información sobre este tema. No les cierres esa puerta, haz que se sientan cómodos y dales a entender que, si así lo quieren, estás ahí para ellos.

Las claves para abordar la educación sexual de los jóvenes

En definitiva, para seguir una buena estrategia a la hora de hablar de sexo con tus hijos tienes que tener claro que: mejor si no evitas las preguntas, nada de mentir, más vale ampliar información que recortarla, está bien que hagas hincapié en los restos pero sin inculcar miedo, si no sabes contestar no pasa nada, ¡inténtalo! Y por último, pero no por ello menos importante, es normal que tus hijos a veces no quieran hablar contigo pero no te preocupes. Cualquier contexto es bueno, aprovéchalo para hacer educación sexual.

Televisión

anterior siguiente