Enlaces accesibilidad

Homenaje sonoro a Carlos Ruiz Zafón, el autor de 'La sombra del viento'

  • Rescatamos de nuestro archivo algunas de las mejores entrevistas al escritor barcelonés
  • "La labor del escritor es un tanto solitaria", reconoció en una de las últimas que concedió a RNE

Por
El escritor Carlos Ruiz Zafón, en la catedral de Santa María de Vitoria, en un retrato de 2006.
El escritor Carlos Ruiz Zafón, en la catedral de Santa María de Vitoria, en un retrato de 2006. EFE

"Los libros son espejos: solo se ve en ellos lo que uno lleva dentro", se dice en La sombra del viento (2001), uno de los mejores libros en lengua española del último cuarto de siglo para muchos críticos y escritores y también el más vendido; de hecho, su autor, Carlos Ruiz Zafónfallecido a los 55 años, es el escritor español más leído después de Cervantes gracias a esta novela y a la saga que da comienzo, El cementerio de los libros olvidados.

Boletines RNE - Muere el escritor Carlos Ruiz Zafón a los 55 años - Escuchar ahora

Si los libros devuelven el reflejo diáfano y puro de quienes los escriben, se podría decir que el creador de esos personajes inolvidables, Daniel Sempere y Fermín Romero de Torres, que recorren una Barcelona gótica y misteriosa en busca del amor y otros fantasmas tenía, por un lado, el alma traviesa y juguetona de un niño amante de los libros de aventuras y, por otro, la mirada resabiada y cáustica del padre de ese mismo chiquillo aún desconocedor de las muchas penalidades y sufrimientos que la vida nos depara.

Porque los libros de Ruiz Zafón son eso: un compendio de las maravillas de la infancia, donde todo es descubrimiento y fascinación -las primeras lecturas, las amistades incipientes, el romance inaugural...- y las alargadas y profundas sombras que nos aguardan después. Ese regusto nostálgico y a la vez melancólico domina siempre en sus textos.

La vanidad del escritor

Una de las entregas de El cementerio de los libros olvidados donde la penumbra y la negrura del alma alcanzan más protagonismo es, quizá, El juego del ángel (2008), la segunda de la serie. En ella, un joven escritor con una enfermedad terminal y atormentado por un amor imposible 'vende' su alma a un enigmático editor que le promete la gloria literaria.

David Martín, la desdichada víctima de este tramposo pacto, dice en un momento de la historia: "Nunca subestimes la vanidad de un escritor, especialmente de un escritor mediocre". Ruiz Zafón reconocía en una entrevista en el programa de RNE En días como hoy que él, como todos los autores, padecía tal enfermedad.

"El hecho de escribir, el hecho de creer que lo que uno escribe tenga valor o merezca el interés de los demás -explicaba- ya es un enorme acto de vanidad y pretenciosidad, y yo creo que, en el fondo, todos los que nos dedicamos a esto pues somos más o menos vanidosos y tenemos ese pequeño monstruo interior de la vanidad. En algunos casos yo creo que hay quien lo reconoce y lo intenta ver, controlar y poner en su sitio, porque forma parte de la naturaleza humana, y en otros casos sencillamente es algo que acaba poseyendo a la persona y no tiene límite".

En días como hoy - Carlos Ruiz Zafón nos presenta 'El juego del ángel' - Escuchar ahora

El "vicio saludable de la literatura"

El escritor barcelonés, muy consciente de la tenebrosidad de El juego del ángel, optó en el siguiente volumen de la saga, El prisionero del cielo (2011), por poner en primer plano a Fermín Romero de Torres, un personaje picaresco, ingenioso y defensor del sabio refranero español cuyo desbordante sentido del humor despejaba las penumbras en aras del "vicio saludable de la literatura", como lo llamó el propio autor también en el programa En días como hoy.

"Yo sobre todo busco que el lector disfrute, que se pierda en la historia, que entre en el mundo de estos personajes, de estos laberintos, y sobre todo para recuperar el placer de la lectura, el placer de perderse en un libro, y disfrutar con el lenguaje, con el estilo, con los personajes, con la aventura, con el misterio, con la emoción de una buena historia".

En días como hoy - Carlos Ruiz Zafón publica la tercera entraga de su exitosa saga - Escuchar ahora

Un puzle completado a los 15 años

La novela con la que Ruiz Zafón concluía la historia de El cementerio de los libros olvidados llegaba a las librerías en 2016 con el título de El laberinto de los espíritus. Aquí la historia se torna más policiaca, con un nuevo personaje, Alicia Gris, en el centro de una investigación trufada de persecuciones, asesinatos, increíbles secretos de pronto revelados y un villano, Mauricio Valls, que personifica los crímenes del franquismo.

En la presentación del libro en No es un día cualquiera, entonces presentado por Pepa Fernández, el autor admitía cierta "sensación de alivio" tras completar un puzle en cuyas piezas había trabajado durante 15 años, aunque también se confesaba incapaz de olvidar a sus personajes.

"Todos los personajes que he creado más o menos se quedan en mi cabeza, quizás porque algunos de ellos son una parte intrínseca de mí mismo, otros porque convives con ellos, están ahí. Entonces, cuando se acaba la función, se apagan las luces, se va el público y se queda el escenario vacío, los figurantes, los integrantes de la compañía ambulante que llevo en la cabeza no se van a su casa, se quedan conmigo, e incluso muchos años después de que haya terminado un libro y una historia, los personajes siguen ahí, lo que pasa es que se han ido de vacaciones y se pasean por mi cerebro en albornoz y pantuflas".

No es un día cualquiera - Carlos Ruiz Zafón: "La labor del escritor es un tanto solitaria" - Escuchar ahora

Curiosamente, el personaje de la tetralogía de La sombra del viento que aparece por primera vez en El laberinto de los espíritus, Alicia Gris, era el predilecto de su autor. "Es probablemente mi personaje favorito de todos los que he creado y tengo expectación por ver cómo la van a recibir los lectores", afirmaba Ruiz Zafón en esta otra entrevista en Las mañanas de RNE.

Las mañanas de RNE - Carlos Ruiz Zafón: "Alicia gris es el personaje favorito de todos los que he creado" - Escuchar ahora

Las mejores citas de La sombra del viento

- El destino es el pariente de gala del azar.

- Un secreto vale lo que aquellos de quienes tenemos que guardarlo.

- Existimos mientras alguien nos recuerda.

- En el momento en que te paras a pensar si quieres a alguien, ya has dejado de quererle para siempre.

- Pocas cosas engañan más que los recuerdos.

- La espera es el óxido del alma.

- No hay segundas oportunidades, excepto para el remordimiento.

- Nada alimenta el olvido como una guerra.

- Las casualidades son las cicatrices del destino.

Radio

anterior siguiente