Enlaces accesibilidad

La Cueva de Nerja y otras cavidades milenarias

  • Recordamos su descubrimiento en 1959 con Miguel Muñoz
  • Luis Efrén, arqueólogo conservador, repasa sus principales hallazgos
  • Con el espeleólogo Carlos Puch conocemos otras simas y cuevas españolas
  • En aquella misma época comenzaba a comercializarse la talidomida

Por
Memoria de delfín - Cuevas: tesoros bajo tierra - 09/03/19

El 12 de enero de 1959, Francisco Navas, Miguel y Manuel Muñoz, José Luis Barbero y José Torres, cinco jóvenes curiosos que perseguían murciélagos, se encontraron involuntariamente con una cavidad milenaria que sería declarada Bien de Interés Cultural en 1985, y zona arqueológica en 2005: la Cueva de Nerja, en Málaga.

Aniversario del descubrimiento, con algunos de sus protagonistas y familiares

Sus casi 300.000 metros cuadrados visitables, son vistos cada año por 450.000 personas, y al oficio de guía han dedicado buena parte de sus vidas algunos de estos intrépidos exploradores. Por ejemplo, Miguel Muñoz, con quien hablamos en este nuevo Memoria de delfín (sábado, de 2.00 a 4.00 horas, Radio Nacional de España).

Además, Luis Efrén, arqueólogo conservador de la cueva, nos pone al día de los hallazgos más relevantes; y con Carlos Puch, experto en espeleología, repasamos las topografías de las simas y cuevas más emblemáticas de España, recogidas en su libro de 1998.

La de Nerja es una de las cuevas mas visitadas de España, y acoge cada año numerosos eventos

Y mientras Nerja se abría al mundo, el franquismo afrontaba su segunda etapa con una economía al borde del abismo, Eisenhower protagonizaba la primera visita a España de un presidente de los EE.UU., y comenzaba a comercializarse la talidomida en nuestro país, un fármaco indicado para las náuseas de las mujeres embarazadas. Los efectos fueron devastadores. Miles de niños nacieron con un mal desarrollo de su cuerpo, especialmente de sus extremidades. Entre ellos, Rafael Basterrechea, vicepresidente de la Asociación de Víctimas de Talidomida.

Rafael Basterrechea (izquierda), afectado por la talidomida

En cuanto a los medios de comunicación, El Caso vendió en aquella época medio millón de ejemplares gracias a los espeluznantes crímenes de El Jarabo, que mantuvieron en vilo a medio país, como recuerda Alberto Maeso; y en los tocadiscos sonaban temas como “Pedro Navaja", de Rubén Blades, y “Broken hearted melody", de Sarah Vaughan, diseccionados por Juan Otero.

Radio

anterior siguiente