Enlaces accesibilidad
ENTREVISTA

Marta Soliño: "Mis seguidores pensaban que yo era un chico"

  • Male di Miele, la cuenta de poemas de Marta Soliño, acumula más de 650 mil seguidores
  • "No puedes comparar la poesía que hacía Borges con la que hago yo porque él era un intelectual de la época"
  • Más noticias en Playz

Por
 Male di Miele
Male di Miele PLAYZ

Los tiempos han cambiado, eso es innegable. Internet y, consecuentemente, las redes sociales han cambiado por completo nuestra forma de relacionarnos y comunicarnos entre nosotros. Entonces ¿por qué muchos se empeñan en que la poesía no evolucione también? ¿Puede formar parte de esta vorágine informativa? 

Marta Soliño (@mdimiele_) cree que la readaptación de la poesía es posible. Y no solo lo cree, sino que lo ha demostrado. Hace dos años decidió abrirse una cuenta de Instagram para publicar los poemas que escribía para su blog. ¿El resultado? Más de 650 mil seguidores y un libro publicado. Parece que esta nueva generación de jóvenes poetas ha venido para quedarse.

Charlamos con la escritora sobre cómo su cuenta de poemas le ha cambiado la vida, la cultura de la cancelación en redes sociales y sus planes de futuro. ¿Qué es lo mejor de tener más de medio millón de seguidores? ¿Cómo será su segundo libro? ¿Qué va a pasar con Male di Miele? ¡Lo descubrimos!

P.- Hace dos tres años decides dejar de escribir en tu blog para readaptarlo a Instagram, ¿cómo ha cambiado tu vida esta decisión?

R.- Te lo puedes imaginar... Ha cambiado completamente mi vida. Si no hubiese readaptado mi blog a Instagram, no tendría ni los seguidores ni los lectores que tengo hoy y, sobre todo, no hubiese escrito mi libro que es el mayor logro en calidad de escritora. Sin esa decisión, no hubiese pasado nada de esto.

P.- Para quienes no te conozcan ¿cómo te definirías?

R.- Pues parece que en Instagram doy una imagen más seria y delicada. Parece que tengo mucha sensibilidad y que soy una persona muy sentimental y, en verdad, la gente que me conoce de verdad sabe que no soy así. No tengo pinta de escritora. No lo parezco, soy súper marchosa y muy dura. A la hora de escribir sí soy sensible, pero en mi día día no lo soy para nada. Soy muy payasa, estoy todo el día vacilando. Esa es Marta, una tía enrrollada.

"Instagram ha cambiado totalmente mi vida"

P.- Al principio te daba vergüenza y no pretendías llegar a mucha gente, ¿te sigue dando pudor?

R.- No porque ya estoy acostumbrada. Sí que es verdad que hay poemas que escribo que son un poco más personales y me da vergüenza que lo lean mis padres, no sé por qué. Que lo lean mis padres es lo que más vergüenza me da porque pueden pensar "¿qué vida oculta lleva esta niña?" (risas). Pero después de haber publicado el primer libro, lo demás ya no es nada.

P.- De todas formas, escribes bajo el pseudónimo de Male di Miele, ¿por qué?

R.- Es la pregunta que todo el mundo me hace a día de hoy. Ojalá poder dar una respuesta profunda y trascendental. Pero, sinceramente, lo vi en algún sitio y me gustó. Lo empecé a usar de nickname en redes sociales cuando era pequeña y cuando abrí el blog decidí usar el mismo nombre porque era el que siempre usaba. Ahí se quedó. Me gusta cómo suena, pero no tiene mucho sentido. Me gusta y ya. Le da un toque chic.

P.- Ahora has decidido dar un paso más allá y salir en las fotos, ¿por qué tomas esa decisión?

R.- Porque llevo dos años con la cuenta de Instagram más o menos y me daba cuenta de que la gente no me conocía, pensaba que era un chico. Y entre que pensaban que era un chico y que era más de una persona las que llevaban la cuenta. Tampoco estaba muy asentada mi imagen como escritora, y eso a la larga va a interesar porque, de cara a hacer presentaciones y firmas de libros, está bien que sepan quién soy. Obviamente, un escritor quiere que le conozcan, no por ser famoso sino para que sepan quién está detrás de cada palabra. No estaba rentabilizando nada la cuenta.

P.- ¿Tus seguidores te estaban pidiendo un face reveal?

R.- No, la verdad. Algunas personas sí, pero nada que llamase especialmente la atención. Cuando hacía Q&A's y contaba que era una chica de 23 años, sí que me escribía mucha gente diciendo que estaba flipando porque pensaban que era un chico. Y las marcas me trataban en segunda persona del plural como si fuésemos varios. Por eso puse mi nombre.

"Nadie se imaginaba que fuese una chica de 23 años"

P.- ¿En qué momento te das cuenta de que tu cuenta se está viralizando?

R.- Cuando subí "Placeres" por primera vez que fue cuando empecé a dar el pelotazo. Tuve que darme cuenta porque fue un crecimiento de seguidores exponencial del día a la mañana, me acosté con 4.000 seguidores y me desperté con 10.000. Esos días crecía unos 5.000 seguidores al día. Después ya no recuerdo exactamente cómo fue. Solo sé que cada vez que subía "Placeres" se viralizaba tanto que subía muchísimo los seguidores. No sé en qué momento llegué a los 600.000, pero el principio fue ese. De un día para otro.

P.- ¿Hay alguien que te haya reposteado que te hiciese especial ilusión?

R.- Siempre me hace ilusión que gente reconocida me repostee. A mí, en concreto, me hizo mucha ilusión Blanca Padilla porque me gusta mucho el mundo de la moda. También Paula Echevarría que es mi mayor fan, es una crack.

P.- Y ¿sientes presión por publicar?

R.- Sí. De hecho, es lo único malo que tiene haber aumentado tu público tanto. Además, hoy en día la gente es muy susceptible y tienes que tener mucho cuidado con lo que dices. Siempre digo que yo soy muy fiel a mis principios y a lo que yo considero que está bien, que no tiene que ser lo que está bien sino lo que yo considero. No me corto casi nada a la hora de escribir, pero en ciertos aspectos no publico todo lo que me gustaría porque sé que a veces tengo un humor un poco negro o tengo unos unpopular opinions total que no puedo compartir. Con la poesía no me corto, con lo demás un poco.

P.- ¿Deberíamos cancelar la cultura de la cancelación?

R.- Yo creo que como personas libres podemos hacer lo que queramos. No me parece justo que por ser yo escritora o tener más seguidores se me tenga que juzgar de forma diferente a una persona que no es conocida. También es cierto que, por otra parte, entiendo que tengamos mayor influencia y mayor exposición. Por eso tenemos que tener un cierto cuidado, entonces es un 50/50. Dentro de unos límites, tenemos que tener libertad para expresarnos siendo conscientes de la repercusión que eso puede tener. Hay que ser consecuentes, yo es lo que intento. Sé que puedo tener un error, que puedo ofender a alguien o subir algo que se entienda mal, pero soy bastante consciente de los límites. Aunque, está claro que siempre va a haber alguien que se ofenda.

"Te van a criticar siempre, hagas lo que hagas"

P.- Y viendo la parte positiva, ¿qué es lo mejor de tener una comunidad tan grande?

R.- Pues la gente obviamente. A mí trabajar con algo en lo que la gente pueda darme un feedback me alucina. Me encanta que la gente me escriba diciéndome que le ha gustado un poema o que le ha gustado un post. Eso es lo mejor. Mucha gente te lo agradece, luego hay otros que son un poco estúpidos y hacen comentarios malos o que me juzgan sin conocerme. Yo de momento no tengo muchos haters porque no me expongo tanto. Lo veo más en fotos de gente más conocida que tienen miles de comentarios negativos criticándoles. Pero hay que entender que si eres una persona famosa te va pasar. A mí todavía no demasiado, en el momento en que llegue a ser muy conocida —si lo llego a ser— voy con eso muy asentado en la cabeza. Te van a criticar hagas lo que hagas así que sigue haciendo lo que quieras.

P.- Gracias a esto, ya has escrito tu primer libro. "Reinventarse un domingo", ¿por qué lo recomiendas?

R.- Aparte de porque es mío (risas), porque yo creo en él. Considero que es un libro que está bien, que tiene muchos años detrás, que es muy sincero. De hecho lo que más caracteriza mi poesía es que es muy sincera. No es poesía que quiera vender, yo escribo desde mi experiencia y te puedes sentir identificado o no, pero, al menos, es sincera. Es lo que soy yo. También porque está bien reconocer nuevos autores emergentes, no siempre los clásicos. Hay que darle una oportunidad a las nuevas generaciones que, a lo mejor, no son tan buenos como los de antes.Te critican porque la poesía ya no es lo que era, ya, pero porque es diferente. La poesía se adapta a los nuevos tiempos y cambia, hay que darle una oportunidad a la gente joven que tiene cosas que decir.

P.- Algunos piensan que esta nueva generación de poetas online como no escriben con papel y boli son menos poetas.

R.- Claro. No estoy nada a favor de eso. No puedes decir que una poeta porque sea joven y escriba en ordenador no es poesía. Solo es una forma diferente de escribir. La poesía para mí es la vida y la vida es poesía. Si tú estás escribiendo sobre sentimientos, no puedes estar escribiendo como escribía Borges hace 80 años porque los tiempos cambian. Ahora hablamos, pensamos y sentimos de otra manera. Por eso, es normal que la poesía también haya cambiado. No puedes comparar la poesía que hacía Borges con la que hago yo, porque él era un intelectual de la época.

P.- Aunque seguramente tengas más lectores que él en la actualidad.

R.- Más seguidores que él en Instagram seguro (risas).

P.- Estás preparando tu segundo libro, ¿qué nos espera?

R.- Lo de siempre, honestidad al 100%. El primero lo empecé a escribir cuando era más pequeña y cuando eres joven tu mentalidad es muy moldeable, de 17 a los 21. Este segundo es más maduro, lo escribí en un año y mi mentalidad no ha cambiado mucho. Ha cambiado respecto al primero, se nota la estabilidad. Es más crudo, más realista, no habla tanto de amor. Son cosas que yo me he ido dando cuenta sobre la vida y sobre el comportamiento de las personas.

P.- ¿Tiene fecha?

R.- No, no tengo ni idea aún. Me hubiera encantado publicarlo en primavera, pero ha sido imposible porque no he tenido tiempo ni estaba demasiado inspirada. No tengo ningún tipo de prisa, prefiero que esté bien hecho aunque se publique en octubre o noviembre. Sé que quiero publicarlo este año.

P.- Además de este segundo libro, ¿tienes algún otro plan preparado para Male di Miele?

R.- Ningún plan sólido, pero me gustaría consolidar Male di Miele como una marca también con mi propio merchandising de productos. Ese es el plan a corto plazo. Luego, en mi carrera literaria, me fliparía escribir narrativa, una novela. Ahora que la pandemia está calmándose un poquito me fliparía hacer recitales, eventos y tal. En septiembre tengo la Feria del Libro en Madrid, por ejemplo. Me da tremenda vergüenza, pero sé que lo tengo que superar.