Enlaces accesibilidad
SE VIENEN COSITAS

Ser joven y artista en pleno siglo XXI

  • Cómo es el proceso hasta estrenar una obra de teatro 
  • De la mano de Ana Jara, Alberto Granados y Daniel Villar conocemos un poco más sobre el difícil mundo de las artes escénicas

Por
Se vienen cositas: Ser joven y artista en pleno siglo XXI

¿Qué pasa cuando uno es joven y busca la oportunidad de demostrar lo que vale? Pues que a veces llega y otras no. Muchas veces hay que insistir y llamar a muchas puertas hasta que una se abre, como bien señala Ana Jara: "Yo siempre digo que esta es la profesión del no, pero cuando llega el sí vale la pena todos los noes que te han dicho antes".

La actriz valenciana habla desde la experiencia. Con apenas 25 años ha tenido varias oportunidades para mostrar su talento, pero es consciente de que en su profesión esto no es lo habitual. A día de hoy Jara vive del oficio para el que se ha formado y que tanto ama: la interpretación, pero no todo ha sido un camino de rosas. Proyectos como La Eneida, la obra multidisciplinar que estrenó La Joven el pasado mes de abril en el Circo Price, hacen que el esfuerzo, la dedicación y el tiempo invertido hayan merecido la pena. 

"Hemos estudiado, pero sobre todo nunca hemos dejado de insistir y de intentarlo", remarca la actriz acerca de lo importante que es perseverar en el difícil mundo de las artes escénicas. Ella ha buscado la oportunidad fuera de España, concretamente en Argentina, país en el que se hizo popular por protagonizar la serie juvenil de Disney 'Soy Luna'. Ahora ha vuelto con más ganas si cabe de hacerse su merecido hueco. 

Alberto Granados (28) también emigró en busca de una coyuntura mejor. Él se fue a Rotterdam con una beca para mejorar sus habilidades como músico, pero en seguida se dio cuenta de que en España también se pueden hacer muchas cosas a nivel cultural y artístico. "Puede que la cultura fuera tenga un respeto mayor, pero la gente que he visto en España (como creadores) no tienen nada que envidiar al resto", subraya el músico. Alberto destaca que entre sus compañeros hay altos niveles de talento y que de ellos ha aprendido muchísimo a lo largo de estos años. 

Daniel Villar tiene 28 años y lleva varios ejerciendo como regidor dentro de La Joven, un puesto al que llegó casi de casualidad. "Cuando estás estudiando, sea lo que sea, hasta que no te metes en el mundo profesional no terminas de entender bien cómo funciona todo", indica Daniel. Para él La Joven ha supuesto la oportunidad de descubrir el teatro desde dentro y en todas sus ramas. 

A ellos y a los otros 31 jóvenes que participaron, de una forma u otra en La Eneida, la cultura les ha salvado. Igual que lo ha hecho con otras muchas personas durante esta pandemia. Todos sienten la magia del escenario al acabar la función y reconocen que hay algo en ella que atrapa. "Cuanda acaba un estreno, ese abrazo de todo el mundo es el resultado de muchos meses de trabajo. La gente solo ve una hora y media de espectáculo, pero es el resultado de muchos meses de trabajo", describe Villar. Al final todos ellos sienten una especie de liberación después de cada funcion. El sentimiento y la prueba del que el trabajo está bien hecho. 

Respecto al futuro de los jóvenes dentro del arte y la cultura, Alberto lo resume así : "Yo creo que nos dicen que no tenemos techo y que tenemos la posibilidad de hacer todo, pero a veces lo que nos falta es que nos den un suelo." Y es que La Joven les ha dado el primer metro cuadrado, pero les faltan unos cuantos más para lograr su objetivo.