Enlaces accesibilidad
RÉPLICA INTERNACIONAL

Klan desvela en Réplica el suceso que lo cambió todo: "Fueron los 15 peores segundos de mi vida"

Por
Klan en Réplica cropper

En este capítulo de Réplica Internacional 2 nos visita un hito de las competiciones de parque: Lucas Matías Santo, más conocido como Klan. Un argentino que llevó su pasión por el hiphop hasta el extremo y que, gracias a ello, ha conseguido consolidarse como referente del freestyle a nivel mundial. Esta es la primera parte de este capitulo lleno de contenido sobre su vida y experiencias personales. En la siguiente parte vamos a juntarlo con otro mastodonte madrileño del parque que tras una batalla con Klan se le consideró peso pesado del free: Bnet.

Klan fue, es y será siempre uno de los grandes referentes mundiales del freestyle. Su experiencia así lo avala. Desde los parques argentinos, el de Buenos Aires ha sido uno de los primeros en dar valor y profesionalizar la escena. Aunque también ha pasado por momentos muy duros a lo largo de su carrera. Desde que se fue de casa, a los 14 años, la vida no ha sido un camino de rosas para él. Su familia le decía: "Si no vas a estudiar, vas a trabajar". 

"Me empecé enfrentar a realidades para las cuales no estaba preparado", le dice Klan a Skone. Entendió que la calle era dura a base de golpes: "Preocupé mucho a mis padres, porque me escapaba y no volvía". El joven decía que iba a hacer la compra y preocupaba a su madre porque no regresaba. 

Hasta que un día su madre le dijo llena de tristeza: "Yo no puedo estar más así. En esta casa las reglas son estas". Le dejaron claro que o seguía sus normas o se iba a la calle. Eligió la calle porque para era la única vía de seguir aprendiendo hiphop, grafitti y rap, sus pasiones. 

El nacimiento de su hijo le hizo entender que era lo realmente importante 

"El día que nació mi hijo, estábamos en la sala de parto, y de repente, sale mi nene y escucho que no llora. Se empieza a cerrar el pecho y por unos segundos me quedé sin oxígeno. Fueron los 15 peores segundos de mi vida", relata Klan. "Di por sentado algo y luego no fue. La enfermera le empezó a dar golpecitos en la espalda, el niño lloró y recuperó el color". Así cuenta el argentino el instante que marcó para siempre el sentido de su vida. 

"Eso fue un click en la cabeza para mí. Me di cuenta que todo lo que había pasado desde la marginación, la pobreza, las drogas, haber sufrido robos y abusos de chico… Todo eso no era nada comparado con la preocupación de perder un hijo". Ese fue el día que aprendió a ver lo esencial. Le sirvió para dislumbrar su camino y su carrera dio un giro de 180 grados. Sintió que era el encargado de proveer y proteger a su familia. 

Acto seguido, Skone le pregunta si le gustaría que su hijo siguiese sus pasos. Klan es claro en este aspecto: "Le voy a mostrar lo que es ser rapero y lo que es la cultura. Si él quiere absorber que absorba y que se meta". El argentino ha entendido que no se puede proyectar en los hijos las frustraciones de uno. "Aprendí que cuando quieres meter algo a tu hijo a la fuerza, entra en la presión de no saber si es lo que realmente quiere para él". 

Halabalusa, ¿qué supuso el circuito en su carrera?

Halabalusa fue de los circuitos más importantes, entre 2010 y 2012, de Buenos Aires. "En esa época era todo muy fresco, muy reciente", recuerda el rapero. Klan cuenta cómo se enteró de que iba a participar en su primera batalla. "Uno de mi colegio me dijo: Hermano, te esperan a la salida. Entendí que era para pelear y me dijo que no, que era para competir."

Esa primera competición la perdió, pero luego ganó otras muchas. "El tío que me ganó me dijo que me iba a enseñar todo lo que tenía que saber de esto. Él me presentó el evento de Halabalusa". De esos tiempos, destaca que no se buscaban las mejores métricas o los mejores skills. "Era más que nada la gracia", destaca. De esa frescura y esas ganas nació un movimiento que a día de hoy tiene mucho peso en Argentina: El Quinto Escalón. "Fue soñarlo en voz alta lo que hizo que pasara", subraya. Aunque no vivían de eso, las miles de reproducciones y la fama que obtuvieron hizo el resto. "Se hizo real, antes de que lo fuera."

"El rap real es lo auténtico, lo que es verdad"

Hace un par de años, Klan y otros freestylers reconocidos hacían talleres de freestyle en los barrios más desfavorecidos de Argentina. El freestyler confiesa que tuvieron que dejarlo porque ya no tenían ayudas del gobierno. "En cuanto se libere la pandemia y se pueda, lo volveré a hacer". Una experiencia que jamás olvidará. 

"Vi gente con realidades peores. Vi menores con drogas, con armas…". Una de las cosas que más le impactó fue ver como Karen Pastrana se emocionaba con una chica llena de miedo a la que no le salía la voz. "Era incapaz de rapear ante todos los chicos y Karen dijo: ¿Qué le pasaría a esta chica si en la calle le quieren hacer algo? Tengo miedo de que no pueda gritar". En ese momento Klan lo comprendió todo. De forma nítida entendió la labor tan importate que estaban haciendo allí. "No solo les estamos dando un motivo y algo a lo que dedicarse, les estamos dando voz".