Enlaces accesibilidad
COVID-19

Se acabaron las aglomeraciones: así es el primer concierto al aire libre y con distancia de seguridad celebrado en Reino Unido

  • Plataformas elevadas y dos metros de separación: las claves de un concierto seguro
  • Sam Fender y el Virgin Money Unity Arena, protagonistas indiscutibles de la noche
  • Las redes sociales se rinden ante las medidas de seguridad adoptadas durante el evento

Por
 Reino Unido celebra su primer concierto al aire libre con distancia de seguridad
Twitter

El Virgin Money Unity Arena de Newcastle ha sido el lugar escogido por Sam Fender para realizar el primer concierto al aire libre y con distancia de seguridad. Las imágenes hablan por sí solas: plataformas distanciadas con más de dos metros, aforo controlado y una sectorización de la pista que evidencia que, si se quiere, la cultura puede ser 100% segura en esta nueva era post pandemia.

Como puede verse en las imágenes, ningún usuario transita entre los 2.500 asistentes divididos en las 500 plataformas espaciadas entre sí. El recinto ha sido el primero en Europa en adoptar unas medidas que requieren de una inversión superior a la estipulada inicialmente, así que es lógico que algunas giras no puedan hacer frente al aumento de presupuesto que supone garantizar la seguridad de quienes acudan.

De 45.000 a 2.500 asistentes: la gran renuncia

Cumplir con la ley -y ser escrupulosamente prudente a la hora de organizar espectáculos de este tipo- requiere renunciar a una gran parte del público que podría formar parte del evento. Según se observa en multitud de vídeos publicados en redes sociales, sin tener el cuenta el distanciamiento y las plataformas, el espacio estaría preparado para albergar a 45.000 personas, 43.000 más que las permitidas en plena crisis sanitaria. 

Gracias a este planteamiento, cada usuario disponía de alimentos y bebida que previamente habían adquirido. De esta manera, quedaba prohibido salir de la plataforma salvo en caso de emergencia. Además, proveía al recinto de una seguridad extra al garantizar que ningún asistente se cruzaría a menos de dos metros con cualquiera de los allí presentes.

Ahora bien... ¿qué hay del precio de las entradas? Reducir significativamente el aforo es un coste que han tenido que asumir las promotoras: mantener congelado el importe, llevar a cabo el concierto, poner en marcha las medidas de seguridad y contar con un 80% menos de público no son factores fáciles de adoptar. Así que al margen de los nuevos protocolos implantados, la industria musical debe enfrentarse a los malabares propios de un sector sacudido de lleno por el impacto del COVID-19.

"No se ve nada mal"

El revuelo generado en el último concierto de Taburete durante el Starlite de Marbella ha hecho que muchos usuarios tengan que hacer frente a multitud de incógnitas respecto a la celebración de estos eventos. ¿Es seguro acudir a ellos? ¿Se disfruta lo mismo con mascarilla y sin contacto físico? 

Algunos perfiles de Twitter no han dudado en analizar pormenorizadamente los pros y contras de la nueva forma de espectáculo realizada en Reino Unido. Hay quienes han encontrado en ella la solución a sus problemas, pero otros siguen sin ver con buenos ojos la adaptación de estos espacios a la nueva normalidad.

Festivales boutique y conciertos desde el coche: las alternativas más empleadas

Desde que se decretó el estado de alarma, países de todo el mundo han luchado para conseguir una solución factible a la hora de retomar giras y conciertos. Una de ellas son los festivales boutique. Es decir, encuentros en localizaciones privilegiadas donde la organización se compromete a ofrecer a los asistentes una experiencia que va más allá de lo musical. Algunas de las características que han contado con gran aceptación son la eliminación de las colas de acceso, reducción en el precio de cada entrada, intimidad con el artista al haber menos aforo e incluso compromiso con el medioambiente por estar en un entorno natural.

El distanciamiento social y el control de temperatura son hábitos que tendremos que mantener hasta que se encuentre la vacuna del COVID-19. Sin embargo, Dinamarca y Alemania fueron dos de los Estados que llevaron a cabo los primeros ensayos de música en directo desde el coche. Disfrutar de un concierto desde tu propio vehículo conlleva una serie de ventajas, como poder quitarte la mascarilla o tener la sensación de estar protegido a pesar de "compartir" espacio con decenas de personas. Así que descartando la idea de bailar y moverse con total libertad, esta opción se perfila como una de las favoritas y más seguras del próximo invierno.

PLAYZ

anterior siguiente