Enlaces accesibilidad
MÚSICA

Entrevista a Khea: "Con 16 años les pedí a mis padres que me dejaran abandonar el colegio para poder ganarme la vida con la música"

  • Khea, la estrella del trap que idolatra a Estopa y Justin Bieber
  • Ha estrenado recientemente single con Tini, Piso 21 y One Republic

Por
El trapero argetino Khea.
El trapero argetino Khea. cropper

Con apenas 20 años Khea es uno de los más conocidos representantes del trap de Argentina. Y no solo como estrella dentro de su escena urbana, sino también por llevar el trap a otros géneros, apostando por el crossover como una de las señas de identidad de su arte. Muestra de ello son sus últimos lanzamientos junto a One Republic en "Better days", Tini en "Ella dice" y Piso 21 en "Dónde estás", tema del que recientemente ha publicado un nuevo remix. Todos estos crossovers musicales han sido un impulso para internacionalizar a este chaval fan declarado de Justin Bieber y Estopa que sueña con ir algún día a Japón y que los japoneses canten sus temas.

La pandemia ha parado sus giras de los próximos meses, aunque como explica a Playz en una entrevista desde su confinamiento en su casa familiar en Argentina, está aprovechando el tiempo para componer muchísimo, hacer deporte y vivir una etapa más introspectiva gracias a este parón que, en cierto modo, lo necesitaba después de llevar trabajando sin descanso desde los 16 años. Hace cuatro años, pasaba las horas muertas aburrido en el instituto escribiendo rimas en cualquier papel. Ahora puede presumir de tener cientos de millones de reproducciones en YouTube, de que Bad Bunny le hiciera un remix o de actuar en festivales europeos como el Tomorrowland de Bélgica y el Wireless de Alemania, siendo uno de los pocos artistas latinos que han tenido acceso a estos escenarios. 

P.- ¿Cómo se pasa en solo cuatro años de ser un adolescente del freestyle de Argentina a estar colaborando con estrellas musicales del primer nivel?

Khea - Bueno, el punto que lo cambió todo fue que un día, cuando tenía 16 años, les dije a mis padres: "Déjenme dejar el colegio (yo ya había repetido tres veces). Y déjenme que durante un año pueda dedicarme a la música. Y si en un año no puedo vivir de mi música, vuelvo al colegio y termino". Ellos confiaron en mi palabra y de repente en ese año pasaron un montón de cosas que me han conducido hacia donde estoy ahora. Yo venía de ser un niño con un amor total por la música, con 11 años ya compuse mis primeras canciones, en el cole escribía canciones, poemas, cuentos, todo lo que no fuera estudiar. A los 15 ya empecé a meterme en el mundo del Freestyle, aunque nunca me sentí cómodo en el entorno de las batallas de gallos. Pero tenía claro que quería hacer música y vivir de ello, así que mis amigos y yo comenzamos a crear el proyecto, incluso creamos nuestro propio sello de música. Y cuando ya tuve el plan elaborado, les hice esa propuesta a mis padres. 

P.- ¿Qué es lo que no te gustaba de las batallas de gallos?

R.- El freestyle me encanta, con 15 años empecé a tirar mis primeros freestyles, pero nunca me gustaron especialmente las batallas porque no me gusta competir, así que participé muy poco. No me sentía cómodo y me resulta tóxico lo de putear a los demás porque creo que hay personas que no pueden gestionarlo bien. Imagínate que una persona tenga algún complejo y se le dice algo relacionado con ese complejo, entonces le puedes hacer mucho daño, y yo no comparto esa forma de crear arte. Pero sí me parece increíble y admiro el talento que hay que tener para improvisar y freestylear. Además, a través del freestyle empecé a conocer la escena de rap de Argentina, ya que yo hasta entonces solo había escuchado el rap de Estados Unidos. Y al ver lo que se estaba haciendo aquí a nivel musical, me di cuenta de que me quería meter en ese mundo y dedicarme a ello.

P.- ¿Por qué crees que de repente Argentina se ha convertido en uno de las principales escenas del rap, del trap y del freestyle de Latinoamérica?

R.- Yo creo que en Argentina hay un talento muy grande, acá nos metemos en el estudio y hacemos cinco temas por día improvisados, freestyleando, con estribillo, puente y verso. Y también venimos de una escena previa de rock buenísima. Como no existían ni Spotify ni YouTube, hay mucho talento del rock argentino que no se conoce fuera de aquí, pero sin duda fue increíble los artistas que dio el rock de este país. A veces pienso cómo hubiese sido si en el mayor punto de ebullición de nuestro rock hubiese habido la globalización que hay ahora, si hubiese habido Spotify y YouTube. Pero esa escena tan importante del tango, del rock, etc, ha hecho que esté muy presente la música en este país, ha movido energías, nos ha hecho conectar con lo musical, y ahora por fin el mundo le está dando a la música argentina el lugar que se merece.

P.- Tini es una de las artistas argentinas más top del momento de la escena más comercial, y tú de la escena urbana, ¿cómo surgió la collab entre ambos siendo dos artistas de géneros musicales tan distintos?

R.- Nuestros equipos estaban hablando para hacer una canción y cuando Tini me mandó el tema, me supergustó, y estuve un mes haciendo mi verso, porque soy súperperfeccionista, necesitaba mandarle un verso que me gustara realmente a mí y también a ella. Y la verdad estoy contento porque es un crossover de mundos que le sirve a la música nacional e internacional, y nosotros nos sentimos como dos artistas argentinos que están sonando en el mundo y me hace sentirme muy orgulloso. Ella es una chica súperinteligente y artística, es una artista por donde se mire, así que da placer laborar con gente así que realmente ama el arte y ama lo que hace.

P.- ¿Es difícil ese paso del trap a trabajar con artistas más pop o del mainstream?

R.- Es verdad que en mi ambiente del trap siento que a veces nos cerramos en nuestro círculo y al final eso evita que podamos expandir nuestro mensaje. Y además es que el trap va mucho más allá de la música, es un estilo de vida, así que por hacer un tema con Tini o con Piso 21 no dejo de ser quien soy, no siento que esté saltando a otro mundo, simplemente siento que estoy creciendo. Yo lo que tengo claro es que quiero ser artista, y dentro de eso no juzgo a nadie por la música que hace. Y seguiré colaborando con artistas de otros estilos siempre que conecte con la canción y con el artista y siempre que ese artista sea buena persona. El género musical del que provenga es lo de menos.

P.- He leído por ahí que escuchas a Justin Bieber, ¿es tu colaboración más soñada?

R.- Soy su mayor FAN. Es mi artista favorito. ¡No me puedo ir de este mundo sin hacer una collab con él! La verdad que, en este sentido, gracias sobre todo a mis padres, he escuchado tanta música desde pequeño que realmente conozco y entiendo mucha música, amo toda la música y siento que tengo mucha información musical en mi cabeza, y eso me da un abanico de posibilidades a la hora de componer y de entender a los artistas y a su música. Soy amante de la música, escucho de todo y no me pierdo nada.

P.- ¿Y de artistas españoles qué conoces?

R.- Soy súperfan de Estopa y Jarabe De Palo. Y luego también escucho mucho del trap de España, me gusta Yung Beef, Kaydy Cain, Rels B (de hecho quiero colaborar con él), Kidd Keo, C. Tangana, Rosalía... A Rosalía la admiro mucho también por todos esos crossovers que están haciendo, es increíble y lo que hace es muy bueno. 

Pero de todos ellos Estopa es lo que más me encanta. [Se pone a cantar fragmentos de varias canciones de Estopa].

P.- Estopa es uno de nuestros tesoros nacionales, pero tu amor por ellos... ¿es una frikada tuya o suenan mucho en Argentina?

R.- Es por mi mamá. Me los ponía muchísimo de siempre, y además es que con el tiempo me parecen aún más increíbles. De pequeño me sabía sus letras pero no entendía demasiado, pero ahora que sí las comprendo, ¡me explota la cabeza, me parecen increíbles!

P.- Recientemente has sacado el remix de "Dónde estás" de Piso 21, el tema está funcionando genial. Todo este tipo de crossovers que te van surgiendo, ¿a dónde quieres que te lleven? ¿Por dónde quieres que vaya tu carrera en los próximos años?

R.- En lo artístico fluyo y trabajo solo para transformar el presente. En lo laboral no me pongo un plazo de cómo tiene que ser el futuro, voy sobre la marcha, trabajo duro y me dejo llevar sin engancharme al futuro. Eso sí, lo que sí te digo es que sueño con hacer shows en Japón y que los japoneses canten mis temas. Más allá de eso, del futuro solo espero que pueda ser feliz y sentirme bien conmigo mismo, me dedique a la música o a lo que sea. 

PLAYZ

anterior siguiente