Enlaces accesibilidad

El asesinato de Laura Luelmo en El Campillo (Huelva), a juicio casi tres años después

  • La joven zamorana fue agredida sexualmente y asesinada en diciembre de 2018 en El Campillo (Huelva)
  • Será un jurado popular el que decida sobre la culpabilidad o no del acusado en un juicio que se celebrará a puerta cerrada

Por
Comienza el juicio por el asesinato de Laura Luelmo casi tres años después

El caso de Laura Luelmo, la joven zamorana agredida sexualmente y asesinada en diciembre de 2018 en El Campillo (Huelva), llega a los tribunales casi tres años después. La Audiencia Provincial de Huelva acoge desde este lunes y hasta el viernes el juicio con Bernardo Montoya sentado en el banquillo como el único acusado por estos hechos.

Un jurado popular que se ha constituido al inicio del juicio será el que decida sobre la culpabilidad o no de Montoya que, si bien en un primer momento confesó tanto en sede policial como judicial, en incluso ante las cámaras de televisión, ser autor de los hechos pidiendo perdón a la familia, meses más tarde cambiaría su versión asegurando que era inocente y culpando a una mujer que fue su pareja sentimental.

La Policía Nacional ha preparado un dispositivo de seguridad para garantizar que todo transcurra durante el juicio con total normalidad. Se trata de un caso que despierta un gran interés mediático. Y aunque se han acreditado un total de 35 medios de comunicación, entre periódicos, televisiones, radios y medios digitales, finalmente el juicio no se podrá seguir porque se celebrará a puerta cerrada.

A puerta cerrada

El magistrado presidente del juicio ha decidido que se celebre sin público, según han comunicado desde el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), precisando que la decisión se ha adoptado después de que todas las partes lo hayan solicitado y haya oído al jurado que se ha pronunciado en la misma línea.

Ha sido el abogado de la acusación particular, Francisco Luelmo, el que ha solicitado que el juicio se celebre a puerta cerrada para garantizar el derecho a la intimidad y privacidad de la víctima y su familia, petición a la que se han adherido a todas las partes.

Ha precisado que esta vista es mediática "a nuestro pesar, a pesar de la familia de Laura Luelmo" si bien, ha apuntado, que "más mediático fue el juicio de la 'Manada' de Pamplona y fue a puerta cerrada porque se entendió que se podía perjudicar un derecho fundamental, en este caso de la familia y de la víctima".

Un asesinato que conmocionó al país: ¿qué pasó?

En diciembre de 2018, Luelmo (26 años) se trasladó a vivir a El Campillo para cubrir una baja de la especialidad de Plástica en el instituto de Educación Secundaria Vázquez Díaz de un pueblo cercano, Nerva. Unos días más tarde, el 12 de diciembre, la familia denunció su desaparición y se activó el correspondiente dispositivo de búsqueda para dar con su paradero.

Tras intensas y largas batidas por la zona en la que participaron centenares de voluntarios, apareció su cuerpo cinco días después en un lugar conocido como Las Mimbreras, a las afueras de El Campillo, dando al traste con las esperanzas de los que confiaban en poder encontrarla con vida. Al día siguiente fue detenido Montoya, un vecino del pueblo que residía en una vivienda frente a la de la joven, con antecedentes por asesinato.

Relata el fiscal que fue alrededor de las 17:30 horas de ese 12 de diciembre cuando el acusado abordó por sorpresa a la joven al volver a su domicilio tras hacer la compra en un supermercado cercano y, con ánimo de privar su libertad de movimiento, mientras la misma gritaba, la introdujo a la fuerza en su domicilio.

La autopsia realizada en el Instituto de Medicina Legal (IML) de Huelva acreditó que Luelmo sufrió abusos sexuales, además de un fuerte golpe que le provocó la muerte entre los días 14 y 15 de diciembre.

Su muerte conmocionó al país: hubo concentraciones masivas de repulsa y se convocaron carreras en recuerdo de la joven, que iba con ropa deportiva en el momento de su desaparición.

Las muestras de cariño en El Campillo y Nerva han sido muchas en todo ese tiempo y de hecho el pabellón multifuncional de la primera localidad pasó a denominarse Laura Luelmo, así como el aula de dibujo del instituto nervense donde la joven impartía clases con el fin de conmemorar a la profesora.

¿Quién es el acusado? ¿Quién está personado?

En este juicio están personados la Fiscalía; la acusación particular que ejerce la familia de la víctima, la acusación popular ejercida por la Junta de Andalucía, y por otro lado, la defensa de Montoya.

Bernardo Montoya, con graves antecedentes penales como el asesinato de una anciana, es el único protagonista. Se encuentra desde su detención en prisión provisional como presunto responsable. Confesó el crimen en el interrogatorio policial en un primer momento, pero posteriormente cambió su declaración y desde el 4 de abril de 2019 mantiene la versión de que fue su exnovia la presunta responsable de la muerte de la chica.

Según su relato, la mujer fue a su casa y, movida por los celos al verlo hablando con Laura, le atacó y "le dio un golpe en la cabeza". Sin embargo, su expareja, pese a constar en un principio como investigada, fue excluida finalmente de la causa.

¿A qué cargos se enfrenta Montoya?

Tanto la acusación particular, ejercida por la familia de la joven, como la Junta de Andalucía -acusación popular- han solicitado prisión permanente para Montoya, quien lleva en la cárcel de Huelva desde el pasado 2 de noviembre, día en que fue trasladado desde la de Sevilla II, en Morón (Sevilla), a la espera del juicio.

Además, la Fiscalía considera que los hechos acontecidos son constitutivos de un delito de detención ilegal, un delito de agresión sexual y otro de asesinato, toda vez que argumenta que se dan las agravantes de género en el caso del delito de agresión sexual y la de reincidencia, en el de asesinato.

Por tanto, señala que procede imponer a Montoya la pena de 20 años por el delito de detención ilegal, doce por agresión sexual y la pena de prisión permanente revisable por el delito de asesinato.

¿Cuántas sesiones del juicio habrá?

Con todo ello, se inicia una semana completa de sesiones, de mañana y tarde, en las que se sucederán las declaraciones de unas cuarenta personas, entre testigos, peritos y forenses, que arrojarán luz sobre los hechos acontecidos aquellos días de finales de 2018.

Este lunes ha comenzado el juicio con la constitución del jurado, formado por nueve titulares y dos suplentes, y se ha decidido que el juicio se celebre a puerta cerrada.

Este lunes estaba previsto que se leyeran los escritos de conclusiones de las partes, así como la declaración del acusado. En la sesión de tarde, tendrá lugar la declaración de otros 12 testigos.

El martes 16 de noviembre declararán 15 testigos en la sesión de mañana y cinco en la sesión de tarde, mientras que el miércoles 17 de noviembre comparecerán por la mañana seis médicos forenses y por la tarde agentes de distintos grupos de la Guardia Civil. La mañana del día 18 será la comparecencia de seis agentes de la Guardia Civil, de cuatro médicos forenses y de un psicólogo.

Una vez concluya la práctica de la prueba, las partes personadas en el procedimiento presentarán sus informes finales, tras lo que el magistrado-presidente del juicio entregará el objeto del veredicto a los miembros del jurado popular, que se retirarán entonces a deliberar antes de hacer público su veredicto.

Noticias

anterior siguiente