Enlaces accesibilidad
Ávila

Estabilizado el incendio de Navalacruz, el más extenso en Castilla y León en los últimos 40 años

  • No hay llama en el perímetro del fuego, que podría reavivarse en cualquier momento
  • La Junta de Castilla y León estima que se han quemado al menos 12.000 hectáreas, que Copernicus eleva hasta casi 22.000

Por
El incendio de Navalacruz se encuentra estabilizado

El incendio forestal que se declaró el pasado sábado en la provincia de Ávila entre Navalacruz y Cepeda de la Mora está ya estabilizado y no tiene llama en su perímetro, de 130 kilómetros. Así lo ha afirmado este miércoles el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez Quiñones, quien señala que en cualquier momento el incendio podría reavivarse.

Por ello, la Junta de Castilla y León ha apelado a la prudencia y la cautela por las reproducciones de llama que se pueden producir en las próximas horas. 

De hecho, este miércoles se han detectado reproducciones en los municipios de Mengamuñoz y San Juan de la Nava, que han sido "rápidamente sofocados por medios aéreos", según ha explicado el delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Ávila, José Francisco Hernández en una grabación distribuida entre los medios de comunicación.

Por el momento, se sigue refrescando el terreno y con un perímetro "perfectamente consolidado", ha apuntado Hernández, quien ha explicado que el incendio se encuentra con una "mejoría ostensible, conforme van pasando las jornadas".

La Junta de Castilla y León no prevé por el momento bajar el actual nivel 2 de peligrosidad y tampoco disminuir el despliegue de medios materiales y de equipos de extinción de incendios en la zona, ya que preocupan las elevadas temperaturas, el viento y las posibles reproducciones que pueden generarse en las próximas jornadas, dada la extensión del terreno afectado.

Una diferencia de 10.000 hectáreas

El consejero de Fomento y Medio Ambiente ha pedido prudencia al hablar del número de hectáreas arrasadas por el incendio. El número de hectáreas quemadas se estima en al menos 12.000, aunque el Servicio de Gestión de Emergencias de Copernicus aumenta de forma considerable la cifra.

Copernicus, que proporciona información geoespacial puntual y precisa y que pertenece al programa de observación de la Tierra de la UE,  calcula que se han quemado 21.993 hectáreas. La cifra ascendería hasta 22.723 hectáreas al sumar las 730 del cercano incendio de El Tiemblo.

La diferencia, de alrededor de 10.000 hectáreas, podría deberse al modo de calcular la superficie. Se desconoce por el momento si Copernicus ha tenido en cuenta las islas que podrían haber quedado sin quemar dentro de la zona afectada por el fuego y que habría que descontar de la superficie total.

Según Copernicus, 44,5 hectáreas quemadas serían de tierra cultivable, 50,8 de cultivos permanentes, 407,4 de pastos, 278,8 de áreas agrícolas heterogéneas, 1.004 de bosques y 16.120 de asociación de vegetación arbustiva y herbácea.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente ha señalado que el cálculo de la superficie calcinada se tiene que realizar una vez se extinga el incendio ya que "hay zonas interiores dentro de todo el área afectada que no están quemadas".

"Una cosa es la superficie comprendida dentro del perímetro y otra la superficie quemada dentro de ese perímetro que tendrá que ser determinada por los sistemas aéreos y de medición de superficie de los que disponemos y la misma se publicitará una vez de obtenga", ha explicado.

Solo teniendo en cuenta la cifra de 12.000 hectáreas arrasadas, el incendio de Navalacruz es el más extenso en los últimos 40 años en Castilla y León y también uno de los más importantes ocurridos en España en los últimos años, concretamente el cuarto más grave de su historia según la organización conservacionista WWF, que recuerda que el más extenso se registró en 2012 en Corte de Pallás (Valencia), con 30.000 hectáreas arrasadas.

Un plan de restauración forestal

La Junta de Castilla y León está valorando los daños para determinar el plan de restauración forestal, que tiene que comprender el restablecimiento de pastos para la ganadería y la protección de los acuíferos y la captación de agua de las poblaciones.

"El incendio ha podido generar depósitos que pueden ser arrastrados por las primeras lluvias que se registren y contaminar los acuíferos, por lo que la labor más prioritaria es salvaguardarlos", ha explicado Suárez-Quiñones.

También es prioritaria para la Junta la extracción de toda la madera calcinada de la zona para evitar enfermedades vegetales. El plan de recuperación comprenderá la reforestación forestal de la zona.

En esta zona eminentemente ganadera y forestal, otra de las prioridades es la ayuda a los profesionales que han visto cómo el pasto del que se alimentan sus animales ha desaparecido de un plumazo y, por esta razón, la Junta de Castilla y León se ha comprometido a garantizar comida y agua al ganado afectado.

Por otra parte, Suárez-Quiñones ha asegurado que la declaración de zona catastrófica es una competencia del Gobierno central.

La "Pompeya vettona" abulense

El poblado fortificado de "Ulaca", el más grande entre los asentamientos vettones y uno de los más importantes de la Europa céltica, ha hecho honor al apelativo de "Pompeya vettona" tras resistir a la 'erupción' del devastador incendio."Ulaca" se ha convertido en una especie de isla dentro del mar de llamas en la que llegó a convertirse esta zona.

A unos 20 kilómetros al suroeste de la capital abulense, sobre una atalaya situada a 1.500 metros sobre el nivel del mar, se asienta esta joya arqueológica que, como a finales de la Edad del Hierro hicieron sus más de 1.500 pobladores, se ha defendido de una invasión bien distinta a la de entonces: el fuego.

Por otro lado, el histórico portero de la Selección Española, del Real Madrid y del Oporto, Iker Casillas, es uno más de los centenares de voluntarios que se han sumado a las labores de extinción del incendio de Navalacruz -de donde procede su familia y donde tiene una casa-.

Noticias

anterior siguiente
-->