Enlaces accesibilidad

El Festival de Sitges arranca, por primera vez, con una película dirigida por una mujer

  • La cineasta Ana Lily Amirpour, con su última cinta, "Mona Lisa and the Blood Moon" abrirá el Festival de Cine Fantástico en Sitges
  • Álex de la Iglesia estrenará su última obra, "Veneciafrenia", en la muestra de cine que tendrá lugar entre el 7 y el 17 de octubre 

Por
El director del Festival de Sitges, Ángel Sala y la directora general de la Fundación Sitges, Mònica Garcia Massagué
El director del Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges, Ángel Sala y la directora general de la Fundación Sitges, Mònica Garcia Massagué, durante la presentación de la 54 edición. ARCHIVO EFE

El Festival de Cine Fantástico de Sitges abrirá por primera vez con una película dirigida por una mujer, la cineasta Ana Lily Amirpour, con su última cinta, "Mona Lisa and the Blood Moon", en consonancia con el eje temático de esta 54 edición, la licantropía y la bestia que el ser humano lleva dentro. El programa WomanInFan, que pretende atraer a las mujeres al género fantástico, concederá becas para tres directoras con una trayectoria cinematográfica inicial destacada: Anna Moragriega, Irene Moray y Laura Ferrés.

La directora de la película con la que arrancará la muestra, Ana Lily Amirpour, ha explicado el director del festival, Ángel Sala, ya estuvo en Sitges en 2014 con "Una chica vuelve a casa sola de noche" y en 2016 con "The Bad Batch", y en esta ocasión presenta una película protagonizada por Jeon Jong-seo, en el papel de una joven con habilidades extrañas que escapa de un centro para enfermos mentales.

Mujeres en el cine

El Festival, que tendrá lugar del 7 al 17 de octubre próximo, acogerá el estreno mundial de "Veneciafrenia", última película del español Álex de la Iglesia, con la que inaugura el sello "The Fear Collection", una iniciativa que pretende dar voz a directores de género para producir largometrajes originales y que tendrá también su presentación oficial en Sitges. En "Veneciafrenia", Álex de la Iglesia cuenta en el reparto con Armando de Razza, Ingrid García Jonsson y Silvia Alonso, que luchan para salvar sus vidas en una inquietante Venecia.

Otras películas españolas

Sala ha anunciado también la proyección de otras películas españolas, como "Visitante", debut de Alberto Evangelio; "La pasajera", de Raúl Cerezo y Fernando González Gómez, un filme de carretera con invitado alienígena no deseado a bordo; "Jacinto", de Javi Camino, un terror rural que el propio director define como un cruce entre "La matanza de Texas" y "Forrest Gump"; así como "Tres", de Juanjo Giménez.

Los amantes del género de terror contarán con títulos como "Última noche en el Soho" y "The Sparks Brothers", ambas del británico Edgar Wright; la islandesa "Lamb", de Valdimar Jóhannsson con Noomi Rapace; "The Deep House", terror sobrenatural bajo el agua de Alexandre Bustillo y Julien Maury; y una nueva entrega de la saga "Halloween", de David Gordon Green, con Jamie Lee Curtis.

No recomendado para menores de 12 años Historia de nuestro cine - Coloquio: Mujeres en el cine español - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Buenas noches, bienvenidos.

Es viernes, son las 21:00, y en La 2 hablamos de cine.

Ayer ocho de marzo se celebró el Día Internacional de la Mujer

y si nos habéis seguido durante esta semana

sabréis que nos hemos sumado a esta conmemoración

y reivindicación femenina.

En el coloquio de hoy queremos hablar

de cómo nuestro cine ha retratado a la mujer

a lo largo de las décadas.

Y lo vamos a hacer tomando como ejemplo

las cuatro películas de la semana.

Las recordamos y enseguida os presento a nuestros invitados.

(Música)

¡Buenas tardes!

Carmen.

Somos tres y tenemos que estar unidas.

¡Mírame cuando te hablo!

Pero Pilar, ¿cómo estás aguantando eso?

Soy libre de hacer lo que guste. ¡Y lo voy a hacer!

Quiero ser como las demás.

Si yo no quiero a un hombre, no me caso con él.

No puedo volver con él.

A veces pienso que no soy tan inconsciente como parezco.

Lo que me ocurre es que pienso al revés.

Yo me comparto solita.

Voy a trabajar como una mula.

Y me voy a alquilar un piso para mí sola.

Tú lo que tendrías que hacer es arreglarte con Antonio.

-Volver a tu casa. -¡Una mierda!

Tendría que separarse y pedir una orden de alejamiento.

¡Una imbécil es lo que he sido siempre!

¡Fuera de aquí!

No sé quién soy.

¿No te das cuenta de lo sola que estoy?

(Música flamenca)

Para hablar sobre mujeres, sobre su tratamiento en el cine,

sobre cómo han evolucionado los papeles femeninos

en el cine español, y mucho más, contamos con la actriz Laia Marull,

protagonista de "Te doy mis ojos",

la película que vamos a ver esta noche

y por la que consiguió el Goya a la mejor actriz protagonista

en 2004.

¿Cómo estás? Muy bien.

¡Qué película!

Qué suerte tuve.

Pasado el tiempo sigue teniendo la misma fuerza.

Sí, sí, sí.

Es una película que a mí me gusta mucho

precisamente por su guion,

por su manera de indagar en este problema.

Pues mira, hablando de guion, quien conoce muy bien la película

es nuestra siguiente invitada, Alicia Luna.

Ella es coguionista junto a Icíar Bollaín

de esta historia de malos tratos

por la que también ganó un Goya y el Premio Europeo al mejor guion.

¿Cómo estás? Bienvenida de nuevo. Muy bien.

No es tu primera vez aquí.

Buenas noches, ¿qué tal? Muy bien.

Me da pena que no esté Icíar.

Sí, es una pena, pero es más complicado traerla a ella

porque como no vive en España...

Pero de vez en cuando nos visita en el programa.

Gracias por venir.

Y jugando en casa, están nuestros compañeros

Andrea Gutiérrez, ¿cómo estás? -Hola, ¿qué tal?

Redactora jefe de "Cinemanía" y compañera del programa.

Hola, buenas noches.

Y también Fernando Méndez-Leite, el que más sabe de cine español.

Eso es mentira. ¡Eso es verdad!

(RÍE) Eso es mentira.

Hoy nos iba a acompañar Manuel Gutiérrez Aragón

pero finalmente no ha podido estar.

En cualquier caso, vamos a hablar entre todos

de cómo han evolucionado esos personajes femeninos.

Yo creo que las películas de esta semana dan pie para ello.

Pero antes de nada, hablemos del momento que vivimos,

tanto a nivel nacional como internacional.

Cada vez está más presente esa petición

de que las mujeres tengan mayor presencia en el cine.

Sobre todo en los puestos de dirección, guion, producción.

Que es donde se deciden todos los personajes e historias.

¿Es tan grande la diferencia? Sí, es muy grande.

Pero lo más importante es que se entienda que el cine

tiene que ser con mujeres.

No solo es cine de mujeres, es cine con mujeres.

Mujeres en la temática, en los puestos directivos.

Y no hacer trampas.

Hay mucha gente en producción que ha hecho trampas

para respetar los porcentajes que se piden al ICAA,

meten esos porcentajes en maquillaje, peluquería,

y no están en los cargos de dirección.

Dirección de foto, guion...

Esa trampa no se debe hacer.

Pero sobre todo lo que hay que reivindicar

es el cine hecho con mujeres.

Además, comentábamos antes de empezar la grabación

que en los últimos años cada vez han sido menos mujeres

las que están dirigiendo películas.

En contra de lo que podemos imaginar

porque este año en los Goya las triunfadoras han sido ellas,

pero cada vez son menos.

Sí, es curioso que los productores no confías en las mujeres directoras.

Un director puede hacer una película mediocre

y le encargan otra.

Una directora hace una película buena

y es muy difícil que consiga hacer otra

y que consiga el mismo presupuesto, un presupuesto elevado,

para su película.

Esto es lo más sangrante.

El presupuesto que pueden conseguir los productores

para producir una película dirigida por un hombre o una mujer.

Hablemos de los personajes femeninos que nos ha dejado el 2017.

Todavía seguimos hablando porque es lo más reciente.

Hemos tenido muchos.

Sin ir más lejos, "Brava" es un personaje maravilloso.

Tenemos "No sé decir adiós", "Verano 1993",

"Abracadabra", "Verónica"...

Ha sido un año donde ha habido mucho personaje protagonista

femenino e interesante.

-Sí, que hablan precisamente muchas de ellas,

aparte de algunas ser dirigidas y escritas por mujeres,

aunque sean escritas por hombres,

están hechas contando problemática que tengan las mujeres.

Y a mí me parece interesante eso,

que no tengamos que diferenciar que sea de mujeres

porque esté hecho por mujeres, como decía Alicia Luna,

que parece una cosa doméstica,

se queda en "para las mujeres".

Estamos hablando hoy de "Te doy mis ojos"

pero tu último personaje protagonista, el de "Brava",

también es una mujer que sufre un abuso

y cómo condiciona su vida y cómo le afecta.

Totalmente. Dirigido por Roger Aguilar.

Fue una experiencia buenísima poder hacer este personaje.

Es muy introspectivo.

Poder, realmente,

contar el mundo interior de esta mujer en esa situación,

donde todo lo que tiene se le resquebraja,

se queda un poco en nada y tiene que reconstruirse.

En los Goya, por ejemplo, han ganado ellas.

"La librería", "Verano 1993", dos mujeres cineastas.

Sí, la verdad es que se nota

que el tema está en la agenda de los medios.

Yo no sé si eso significa que la situación vaya a cambiar.

Pero sí, han ganado, y además merecidamente.

Isabel Coixet y Carla Simón.

No solo es un año bueno aquí.

Fuera, las películas más taquilleras están protagonizadas por mujeres.

"Wonder Woman", la última de "Star Wars"...

Vamos... "La bella y la bestia" incluso".

Recoge a un público más joven.

A ver si esto hace que la gente que decide qué películas se hacen

lo tenga en cuenta y se hagan más historias femeninas.

En este sentido, yo tengo mucha esperanza

en la labor que ha hecho CIMA

con el tema de los porcentajes para las directoras y guionistas

y jefas de equipo, como directoras de fotografía.

Como decía Alicia, se había hecho un poco pillaje,

se había introducido a profesionales de maquillaje, peluquería,

para que se concediesen las ayudas,

y con la nueva modificación de la ley se va a intentar solucionar eso.

Que se premie más a los proyectos que tengan a directoras y guionistas

y jefas de equipo, a ver si así lo conseguimos.

¿Qué papel puede desempeñar el cine

en esa búsqueda de la igualdad de oportunidades

entre hombres y mujeres, Fernando?

Yo creo que lo que importa realmente

es que se hagan buenas películas con buenos personajes

tanto femeninos como masculinos.

Si nos ponemos a calcular numéricamente la situación,

supongo que el porcentaje se inclina

de una manera escandalosa hacia los hombres

con respecto a las mujeres.

Pero hablamos de que el año pasado, por ejemplo,

había muchos personajes femeninos.

Pero esto lo ha habido siempre.

Ha habido siempre películas de mujeres.

Otra cosa es películas hechas por mujeres. Eso no.

Eso sí que es muy reciente.

Pero grandes personajes femeninos,

pues en el cine clásico americano, por ejemplo,

están todos los personajes de Bette Davis, Joan Crawford,

Barbara Stanwyck, de los años 30 o 40.

En el neorrealismo italiano

están las películas de Ingrid Bergman y de Anna Magnani

que eran películas absolutamente de mujeres y sobre mujeres.

Hechas por alguien que me temo que debía ser machista

pero eso no se reflejaba en sus películas

como Roberto Rossellini.

Pero eso siempre ha habido.

En los 70, por ejemplo, películas como "Una mujer descasada",

como "La luna", como "Alicia ya no vive aquí".

Había un montón de películas importantes

de las que se hablaba en el momento

que eran de mujeres.

A mí lo que me importaría es que las mujeres tengan acceso

por su inteligencia, por su capacidad,

al igual que los hombres, a todos los puestos de trabajo.

Pero tampoco hay que minimizar determinados puestos de trabajo.

Y aquí voy a discrepar contigo, Alicia.

Porque antes, hace mucho tiempo, en el cine español,

las mujeres se ocupaban muy frecuentemente del montaje.

El montaje es una tarea muy importante, como todos sabemos.

Y muy técnica,

y que exige una capacidad de inteligencia y de conocimiento

de lo que es una película, de lo que es el cine, muy grande.

Y esto lo hacían muy frecuentemente mujeres.

Y también el maquillaje, había grandes profesionales.

Pero lo que no había era ninguna directora de fotografía,

ninguna directora de producción.

En los años 80 no estaba nada más que Marisol Carnicero

que empezaba en ese momento a ser directora de producción.

No había ninguna otra directora de producción.

No había ninguna directora de fotografía.

Había tres directoras: una no trabajaba,

otra trabajaba muy poco y estaba Pilar Miró.

Punto, no había más. Eso es lo que ha cambiado.

Y que está cambiando.

Las guionistas.

¿Cuántas guionistas hay ahora en las televisiones, en las series?

Una barbaridad.

Yo tengo, gracias a Dios y a la Virgen Santísima,

a casi todas mis alumnas de la escuela de cine

colocadas trabajando mejor o peor,

pero trabajan mucho en series de televisión

y en películas.

Al principio el montaje era considerado

como un trabajo para ellas, para las chicas,

porque total, era ordenar los fotogramas.

-Y no siempre. -Cuando empiezan a entrar...

A veces era un trabajo de familia. El marido era el montador

y la mujer la ayudante. -¿Y cuándo entran los hombres?

Cuando el montaje es considerado una pieza importantísima

en la elaboración de una película.

Fíjate lo que ocurre.

Cuando de repente consideran que el montaje es importante,

entran los hombres, hasta ese momento estaban mujeres.

-Yo no entiendo que haya más importantes y menos.

Yo creo que la gracia de lo que dices tú

es más bien que si subes el porcentaje

de, al menos, dirección y guion,

sí que tendrás más historias contadas desde una mujer.

Claro, pero yo reivindico que los hombres podamos hacer

una película sobre mujeres. -Hombre, claro.

Y mujeres también pueden hacer sobre hombres perfectamente.

Claro, claro. Quería decir antes...

Y que sean tan feministas como las de una mujer.

-¿Por qué no? -Claro, hombre.

Eso sería lo ideal.

Antes de hablar de las películas de la semana

me gustaría hablar de esos abanicos rojos de los Goya,

y en su momento también en los Globos de Oro

fueron las mujeres vestidas de negro.

En los Grammy con flores blancas, en los Premios Feroz también.

Fueron galas que han sido muy reivindicativas.

Esta noche queremos reivindicar el papel de la mujer.

Es muy importante para nosotros reivindicar ese papel.

Y por eso la gala la presento yo.

Entiendo que quieren más entregadoras.

Por eso yo aquí también.

Un campo de nabos feminista precioso.

Este año, de 135 nominados, solamente 30 son mujeres.

No hay mujeres en música, en arte, en animación, en efectos, en sonido.

Defendamos la igualdad profesional de oportunidades.

Solo así haremos que la industria deje de perder el talento

que aportan las mujeres para llegar más lejos

y hacer mejores películas.

Porque solo derrotando a la superioridad de género

derrotaremos también al monstruo de la violencia contra las mujeres.

-¡Bravo!

(Aplausos)

¿Crees que todos estos movimientos ayudan a que la gente

se sensibilice con el tema? -Por supuesto que sí.

Se nos puede tachar de que somos pesadas,

y yo creo que los pesados son ellos.

Ellos y ellas, los que no dejan de decirnos:

"Eres una pesada, siempre reivindicando

que haya más mujeres entregadoras en los Goya con frase".

"Eres una pesada diciendo que haya más temas de mujeres en el cine".

A mí no me gusta hacer de guardia civil,

pero por favor, no me hagáis serlo.

Poned a mujeres entregando Goyas con frase

y escribid guiones donde haya mujeres importantes.

Si no, yo no sería guardia civil. No me gusta nada.

Un dato que me parece muy importante

pero que supongo que de momento es insignificante.

Por ejemplo, que Patty Jenkins haya dirigido "Wonder Woman"

o que Kathryn Bigelow pueda hacer películas

con esos presupuestos y de temas interesantes,

como está haciendo desde hace años,

eso sí me parece importante porque es darles a las mujeres

poder sobre el poderío, sobre la gran producción,

sobre medios, etcétera.

Y eso es importante porque supone reconocer

la responsabilidad de una mujer no de hacer películas pequeñitas,

como aquella película de los 70 que tuvo tanto éxito

en el ámbito feminista que se llamaba "La femme de Jean",

"La mujer de Jean", que era una película muy pequeñita

sobre una mujer que lo pasaba muy mal y tenía que reivindicar sus derechos.

A mí esto me parece que es mucho menos significativo

que el que una mujer pueda acceder a cualquier tipo de producción

y a cualquier tipo de tema, con libertad.

Que actúe en las mismas condiciones que actúan los hombres.

Digo "actúan" y no "actuamos" porque yo no actúo.

-Y que los productores puedan conseguir los mismos fondos

para que una directora pueda dirigir una película.

-Claro. Estamos de acuerdo.

Vamos a hablar de las películas de la semana.

Échale una cruz, mujer.

Le echaré lo que me dé la gana. ¡Desgraciado!

Yo no sabré nada pero me gano el pan que como.

¡Y el que te comes tú, gandul!

Así que no tengo por qué aguantarte.

Soy libre de hacer lo que guste.

Comenzábamos con "La Carmen" de Julio Diamante.

Estrenada en 1976.

Es una nueva versión de "La Carmen" de Mérimée.

Un personaje que ha fascinado, sigue fascinando,

y que se ha llevado en muchas ocasiones al cine.

¿Cómo es esta adaptación?

Pues es una adaptación llevada a los años 70.

Y, sobre todo, al mundo del flamenco,

lo que le interesaba a Julio Diamante.

Era un gran amante del jazz y del flamenco.

Eso es lo más destacable, es un homenaje absoluto.

Él la concibe como una "suite" flamenca

con dos peteneras, al comienzo y al cierre,

interpretadas por Rafael Romero y por Enrique Morente.

Y luego se dan cita en esta película

Pepe de Lucía, el Agujetas, Enrique "El Cojo"...

Es un desfile de personalidades del mundo del flamenco,

incluida Sara Lezana, que es la protagonista,

a la que habíamos visto ya en "Los Tarantos"

pero que aquí una Carmen que a mí me ha encantado.

-No sé qué pensáis vosotros. -A mí también me gusta mucho.

¿Qué creéis que aporta esta Carmen

a la representación de la mujer en la historia de nuestro cine?

Es la Carmen más liberal que yo he visto.

Y me ha sorprendido, porque es de los años 70, ¿no?

76.

A mí me ha sorprendido verla.

Porque las Cármenes, en general, me ponen de muy mal humor.

-Sí. -Pero esta...

El diálogo ese de: "Yo me comparto solita".

(CHISTA) Yo me comparto solita.

Y además, la cosa es fácil.

Si el plan no te gusta, cada cual por su camino.

-Es muy potente esta mujer. Y muy potente la película.

-Yo pienso que no es extraño

porque Julio Diamante es un hombre de una gran cultura

y de una mentalidad muy liberal.

Lógicamente, no iba a ser una Carmen

que fuera una película machista más

como por ejemplo la de Charles Vidor con Glenn Ford y Rita Hayworth,

"Los amores de Carmen", que es tremenda,

aunque es muy divertida, pero es lógico.

Carmen pone un poco de los nervios, esa es la verdad,

pero por otro lado es un personaje tan potente...

Y luego, Sara Lezana era una actriz estupenda.

No solo había hecho "Los Tarantos",

sino que protagonizó "La busca" de Angelino Fons,

una de las películas más notables de los 60 en España.

Sobre la novela de Baroja.

Y había trabajado muchísimo en televisión y en cine.

Y además, físicamente tenía mucho poderío.

A mí me parece que ella es una Carmen fantástica.

Lo que ocurre es que yo creo que esta es una película

que está también un poco encorsetada

por circunstancias de la industria del cine

en los años 70,

que evidentemente ya no era la de los años 40,

pero que seguía teniendo muchos condicionantes.

Y la carrera de Julio Diamante en esos años

estuvo muy encorsetada,

muy impedida por esos condicionantes.

Julio Diamante venía de hacer una película,

una especie de "thriller" erótico lésbico

que se llamaba "Elena y Fernanda",

película totalmente olvidada que me encantaría poder volver a ver,

y había hecho una película con Pepe Sacristán y Carmen Sevilla

que se llamaba "Sex o no sex".

Es decir, que un director que empieza haciendo películas

tan estupendas como "Los que no fuimos a la guerra",

"Tiempo de amor" o "El arte de vivir"

y que en los años 70 esté haciendo este tipo de películas

y tenga que recurrir a "La Carmen" como una...

Y, además, sea su última película.

Me parece una de las historias dramáticas del cine español.

De tantos y tantos compañeros que han hecho películas estupendas

y que luego no han podido seguir trabajando con continuidad

en el cine español.

Y me parece una injusticia cósmica con Julio Diamante.

Viéndola me venía mucho a la cabeza...

Yo hice "Lulú" de Wedekind en teatro, dirigida por Mario Gas.

En el 2000 o así.

Y me venía mucho a la cabeza este personaje.

Aunque la Lulú es un personaje amoral.

-Más canalla. -Más canalla.

Pero desde la moralidad y desde una cierta inocencia.

Aunque canalla.

Y este es más rebuscado,

pero me venía mucho a la memoria este personaje

que tiene el final trágico sí o sí

por buscar su libertad y su...

-Su camino. -Y su camino.

Lo que sí me gusta de esta Carmen es que ves a una mujer fuerte y libre

en un mundo muy machista.

No puede eliminar el machismo en el que vive inmersa.

Ella es maltratada por su chulo, que le pega.

El único hombre que la quiere es este pobre soldado que fue cura

que se enamora ciegamente y se convierte en su esposa casi.

Y también es vendida por sus "managers" a otros hombres

que ella cree elegir, pero no está eligiendo.

Es una mujer que cree que es libre

y vive en un mundo muy, muy machista.

Mañana les dirás que no aceptas.

¿Que no acepto? ¿Por qué?

-Porque yo te lo digo. -Estás borracho.

Estamos bien como estamos, ¿para qué quieres más?

¡Lo primero para ti debo ser yo!

¿Tú? (RÍE)

Comes mi pan, duermes en mi cama, ¿y todavía pretendes darme órdenes?

Carmen es la protagonista

pero la historia está contada a través de un hombre.

-Otra cosa que no me convence. -Sí, también me ponía nerviosa.

Porque estamos con Carmen y de repente no,

estamos con el pobre hombre que sufre.

La peli empieza con ella reflejada en las gafas de él

y seguimos un poco...

A mí es que la historia de él no me interesa, sino la de ella.

-Carmen es una obsesión de los hombres.

-Los hombres en el mito de Carmen quedan muy mal parados siempre, ¿no?

Siempre son más bien tontos.

Yo siempre los he visto muy tontos y siempre he estado con Carmen.

Incluso cuando Carmen era más canalla que Lulú.

La Carmen de Sara Montiel, que me encanta.

Pero que Carmen es una obsesión de los hombres.

-Si yo encontrara un hombre...

Uno de esos que te cuidan cuando estás enferma

como Spencer Tracy.

O te salvan cuando te tiras por un puente

y te estrujan a besos para darte luego un par de bofetadas,

como Clark Gable.

Mierda de cine, el daño que le ha hecho a una.

Vamos a hablar de "Vida/Perra", dirigida por Javier Aguirre.

Estrenada en 1982.

Una película arriesgada, experimental.

¿Cómo definiríais este monólogo con una actriz

permanentemente mirando a cámara?

A mí me ha gustado mucho.

Con "Te doy mis ojos" es la que más me gusta de la semana.

Es super... Hipnotiza.

A ver, es una peli para ver siendo consciente de qué vas a ver.

Precisamente porque es una sucesión de planos

con una actriz hablando a cámara, moviéndose poquísimo.

Incluso la cámara también se mueve poquísimo.

Pero he de decir que me había leído el libro antes.

Me enganchó muchísimo más la película.

Leí esta novela al poco tiempo de publicarse

y mientras la leía me iban surgiendo imágenes de la película que he hecho.

-Hay dos adaptaciones. La de Javier Aguirre es la más libre.

Hay una de Farida Benlyazid con Mariola Fuentes de protagonista

y esa respeta más el contexto

de "La vida perra de Juanita Narboni".

Es una obra de Ángel Vázquez.

Hoy es una obra de culto.

En el momento ganó el premio de la crítica

en el año 76.

Y la peli de Farida es verdad que respeta el contexto

en el que se sitúa el monólogo de Juanita Narboni.

La de Javier Aguirre no, se la lleva a Pontevedra.

Pero no le importa que suceda en Pontevedra.

Quiere descontextualizarla para hablar de la soledad

que para mí es el tema principal, más allá de que sea una mujer.

Es una mujer absolutamente sola.

Esto es un psicoanálisis en estado puro.

Sí, es la propia película la que hace ese proceso

de análisis psicológico del personaje.

Y retrata también a una generación.

Y del entorno y de la generación y de todo ello.

De todos modos, lo que me hubiera gustado

es una película dirigida por Esperanza Roy

con Javier Aguirre de protagonista.

Me hubiera parecido fantástico.

Hablemos de esa generación que está representando

el personaje de Esperanza Roy.

Esas mujeres que han tenido esa educación tan castradora,

que están tan insatisfechas,

porque han tenido mucho miedo y las han educado así,

que es lo que le sucede a este personaje.

Sí, es un personaje muy parecido a la protagonista de "Calle mayor".

De Bardem, ¿os acordáis?

-Estaba pensando en ello en este momento.

-Telepatía. -Efectivamente, es "Calle mayor".

Esta peli lo que me ha parecido es muy provocadora

para los años en los que se ha hecho.

He tenido rápidamente que ir a mirar en qué año se había hecho.

Y me parecía provocadora.

Para ser de los años 80 y ser como una obra de teatro filmada,

son piezas monologadas de Juanita Narboni,

es muy valiente.

Claro que es la Esperanza Roy, si no esto no se sostiene.

Ha sido como un laboratorio de conocer al máximo

la profundidad psicológica de un personaje.

La he desmenuzado a la Juanita.

Tenía que hacerse así, esta película no se puede hacer de otra forma.

Ocurren cosas que no ocurren en el cine todavía.

Hay muchísimas directoras y directores que...

Solamente Almodóvar.

Esperanza Roy meando en el retrete y siguiendo con su monólogo.

O diciendo cómo le tocaba menganito las tetitas

y ella tocándose en pantalla.

Estamos en los años 80.

¡Pues no me está tocando las tetitas!

¡Josefa, alza, levántate!

Yo creo que solamente Almodóvar con "Pepi, Luci y Bom"

había hecho cosas atrevidas.

Y de repente llega esta película que es una rara avis,

que yo la he conocido gracias a vosotros.

Mil gracias por haberla mostrado.

Me ha sorprendido mucho.

¿Cómo valoras la interpretación de Esperanza Roy?

Porque ese monólogo... Es que se come la cámara.

Es increíble. Todas las sensaciones que transmite.

Sí, sí, sí.

Además, es que es ella sola con sus pensamientos,

compartiéndolos, las cosas que dice cara afuera,

las cosas que piensa que también las dice

por el puteo que lleva dentro.

Me pareció brutal y muy difícil.

Y cuando empecé me estaba costando. Digo: "Esto es muy teatral".

Es teatro, teatro.

Y claro, te va hipnotizando la manera de hacer de ella

y de cómo está rodada la peli, cómo se va acercando...

Yo más que encerrada en su soledad, que sí está claro,

pero yo la veo encerrada en la moral, a la pobre,

de esta madre que sigue viva aunque esté muerta.

A la pobre

la ha dejado en tierra de nadie.

-Mamá.

Tú nunca me has querido.

Has querido más a la otra.

-De hecho es muy interesante eso.

Contaba Javier Aguirre que lo que más le interesaba

era no tener a los interlocutores en la película.

Ella habla sola, lo cual hace que sea más patética su situación.

Y se lo tomaron con tanto rigor

que ella miraba a un punto distinto de la habitación donde rodaban

según estuviese hablando con el padre, la madre, la hermana...

Esa hermana a la que odia.

-Porque ha podido hacer lo que ella no se ha atrevido.

-Sí.

La verdad es que leyendo un poco sobre el rodaje,

contaban los dos que había sido tremendo.

Para empezar, tuvo que memorizar estos monólogos.

Claro, es un plano secuencia, lo tenía que decir tal cual.

Claro.

-Y encima Javier Aguirre le quitaba frases de repente,

después de habérselo memorizado. Javier Aguirre es su marido.

El director es el marido de Esperanza Roy.

Pues se lo hizo pasar...

Decía Aguirre que hasta el "script" había llorado en el rodaje

del caos que había sido.

A mí hay una cosa que me encanta de la interpretación de Esperanza Roy

y como no hay montaje prácticamente, son unos planos detrás de otros,

ves cómo ella va cambiando las emociones en un mismo plano.

Ella hace como su propio montaje con su interpretación.

Eso me parece alucinante.

Y luego también hay una decisión de puesta en escena

que es que esté maquillada, peinada y vestida...

Ella es una loca, una neurótica.

La podían haber vestido de alguna manera para expresar eso.

Y tampoco, la visten muy formal, la peinan...

Todo a través de su interpretación, es un trabajo impresionante.

"Vosotras siempre por el caminito recto",

nos aconsejaba nuestro difunto padre.

¡Leche con el caminito recto!

La maldita de mi hermana sabrá Dios lo que ha sido de su cuerpo

desde que se torció.

Lo que yo estoy pasando.

Solo Dios y yo lo sabemos.

Un año antes, Josefina Molina había hecho "Función de noche"

con Lola Herrera, donde también tenemos a una mujer

mostrando ante la cámara, desnudando su alma,

y hablando de todos esos fantasmas y esas insatisfacciones.

Sí, el tema era parecido,

aunque el contexto sea ligeramente distinto.

Pero yo creo que sí son dos películas muy diferentes

en cuanto a su desarrollo, a su guion.

De hecho, "Función de noche" no es un monólogo.

Y como muy bien decía Alicia, está 30 años antes,

o veintitantos años antes en "Calle mayor" de Bardem,

que es, creo, la gran película sobre ese tema, ¿no?

Yo creo, además esta película se rodó

en su propia casa y con muy pocos medios,

pero es que yo creo que es muy difícil hacer ese monólogo,

porque, como bien decía Laia, es muy teatral,

pero hacer esa interpretación en un escenario

yo creo, y estoy hablando desde fuera,

no es lo mismo para una actriz que hacerlo frente a una cámara.

Creo que tienen que variar muchísimo,

ya desde el momento de la memorización.

No es lo mismo memorizar cuando estás haciendo una función,

en una sesión diaria en un teatro

que hacerlo frente a una cámara y condicionada por un entorno,

por el entorno de un rodaje y por un director dirigiéndote continuamente,

que por un director que dirige la función

y luego se va y tú te quedas libre.

-Sí, me imagino, porque en teatro, quieras o no,

lo ensayamos un tiempo, con lo cual,

todo este proceso que hace el personaje

ya lo tienes antes de estrenar la obra de teatro.

En cambio, aquí pensabas:

"Cada trozo es como un acto en sí".

Sí, tiene que ser muy complicado, al mismo tiempo,

claro, la cámara ayuda a que puedas ver

su mundo interior,su tal,

y supongo que esto, lo que dices tú, crea un ambiente,

gracias a ser filmado, que igual en teatro

no sé cómo quedaría.

Vamos a hablar de "Cosas que dejé en La Habana",

película que veíamos el miércoles.

Nunca en mi vida he pasado una vergüenza como esta.

Ni en las telenovelas venezolanas se ve una cosa así.

Película dirigida por Manuel Gutiérrez Aragón,

estrenada en 1997.

¿Cómo preparó el rodaje? Porque estuvo documentándose mucho

de cómo era la vida de los cubanos aquí.

Sí, él contó con un guionista cubano, que estuvo un año en Tetuán,

que era donde estaba prácticamente toda la comunidad...

En el barrio de Tetuán. Eso es.

Aquí, en Madrid. (RÍE)

Y, claro, eso se ve en la película.

Tiene una naturalidad y un realismo, que ves que hay una documentación

y que hay un escritor cubano detrás,

los diálogos son totalmente creíbles y verosímiles.

-Los diálogos son uno de los valores más claros de la película.

Son de una veracidad y, al mismo tiempo,

tiene mucha gracia y, al mismo tiempo,

son muy ácidos. Define muy bien a cada uno de los personajes.

Yo creo que los diálogos y la construcción de los personajes

son claves. Es una película muy de guion.

Manolo me comentó hace poco que, efectivamente,

el guion prácticamente lo describió Senel Paz, ¿no?

Es decir, que la idea era de él, él la había escrito un primer guion solo

y después entró Senel Paz, pero reescribió todo,

porque había muchas cosas que él la había escrito

que no respondían a la realidad de esos personajes cubanos.

-La película es más cubana que hispana,

porque, evidentemente, todos los actores

menos Pepón Nieto y Kiti Manver, todos los actores son cubanos.

Los principales por supuesto, pero, luego los secundarios, los terciarios

y los que vienen después, también son.

Pero la visión es más la visión de España

que tiene otros cubanos que otra cosa.

Analicemos los personajes femeninos de esta película.

Tenemos esas tres hermanas migrantes cubanas

y luego también tenemos otros personajes

con los que se encuentran aquí, en España.

¿Cómo las calificas?

Bueno, yo antes que nada quiero recordar a todos los telespectadores

que AKA no es nada más ni nada menos el autor

del cuento de "Fresa y chocolate", que luego fue esa gran película.

Y que ha sido guionista de muchas películas,

otras películas cubanas y también de otras españolas,

es un gran guionista.

Estos personajes femeninos son, me parecía,

cuando veía la película es como un poco el cuento de "Caperucita".

Esta niña que es nena, que creo que es la hija de Silvio Rodríguez,

esto es cotilleo, no tengo ni por qué haberlo dicho.

Con este plantel de grandísimas actrices cubanas que las rodean

y españoles, porque está... Kiti Manver.

Kiti Manver, que es una gran actriz,

pero es tan nena que llega a Madrid

y está rodeada de un bosque lleno de lobos feroces.

Su tía, que la intenta casar con un gay.

El hombre del que se enamora, que es un estafador,

es como "Caperucita y el lobo".

Luego, las otras mujeres son..

Hay una, la hermana mayor, que es, la más dócil, ¿no?

Pero la otra, la del medio, termina siendo la más lista,

la de: "De aquí no se sale, hay que casarse con el gay,

porque es rico.

Pues habrá que volver al gay hetero y ya está".

-Yo no tengo ningún problema. Estoy bien como estoy.

-¿Pero cómo puedes decir eso?

Tú estás muy solo en la vida.

Necesitas compañía.

-Se pone linda, se pone bella y se va por él

y lo convierte en hetero, que esto es un poco increíble.

Luego me encanta La Gorda, ¿no?

La Gorda, que la llaman La Gorda, que se llama Natalia el personaje,

Nati, ¿no? -Nati, María Isabel Díaz.

-Que su marido la quiere a ella.

Le hablan de toda la pornografía en España, de tal, las mujeres

y él dice: "Yo tengo a mi Gorda". Me encanta.

-Y ella de mala leche siempre.

-Y luego la tía, la tía de las cubanas,

que es mala, es una mala sombra. No tiene doblez.

-Es la bruja de Manolo Gutiérrez. -Rancia, rancia.

-Sí, es como una fábula.

Para mí, "Cosas que dejé en La Habana" es como una fábula.

-Son siempre las estructuras de Gutiérrez Aragón

ya desde la época de la escuela en que hacia "Hansel y Gretel"

en la escuela, siempre ha contado cuentos infantiles.

-Estudiaba, se preparaba para entrar en la universidad.

-Toda una señorita, ¿pero qué estudiaba?

(HABLAN A LA VEZ)

-¿En qué quedamos? ¿Ingeniero o veterinario?

-Estudiaba para actriz, tía, para actriz.

-Envenenándote la vida como tu madre.

-Esta película cumple muy bien con el abanico de las mujeres,

más mujeres en el cine,

porque el abanico de mujeres asombrosas y fuertes

que hay en "Cosas que dejé en La Habana" es impresionante.

Además, aquí ya estamos en los años 90

y tenemos a esas mujeres que viven de buena manera

tan libre, por ejemplo, su relación con el sexo.

Tanto las que vienen de Cuba como Kiti Manver

que, directamente, se entregaba al cubano.

Pero que es un poco triste, porque, realmente, tiene...

-Visto por ambas partes. -Claro.

A mí me pareció, más que una historia de mujeres,

de la inmigración, directamente.

Porque contaba como la desgracia de eso,

la vulnerabilidad de ser inmigrante en tierra ajena, ¿no?

Aunque tengamos todas las...

Somos hermanos, pero cuando llega alguien de fuera,

que se busque la vida y si le caso o si no

me busco a la mujer española para hacerle de puto y...

Pero sin papeles no puedes... Sin papeles no puedes hacer nada.

-La cosificación del emigrante, ¿no?

Es decir, que si tú necesitas un tío, ahí está el cubano,

pero antes ha estado el marroquí y el bosnio.

-Ten cuidado, porque esa a lo mejor lo que quieres meterse en tu casa.

Los cubanos somos así. -Ya lo sé.

Pero en dos noches me ha hecho más feliz

que el serbiobosnio, que el marroquí y que todos.

-Lo ha hecho mejor, porque ha sabido ser muy cubano.

-Pero las mujeres son fuertes, porque el personaje de Kiti Manver

se da cuenta de que es estafada y no se tira por el balcón,

no es un personaje romántico, es fuerte,

y tampoco tira de los pelos a la chica.

-Pero sigue abusando de él.

-Y dice que quiere tener un buen recuerdo.

Una vez que ya sabe que le han engañado,

dice: "Vamos a echar otro polvo".

Otro de los atractivos de la película

es que está hablando de un historia muy dura,

pero también hay mucho humor en esta película.

Sí, la verdad es que eso es lo mejor de la peli,

que la estás viendo... Realmente la ves como una comedia

y luego cuando terminas, piensas:

"No, no, si esto es totalmente amargo".

Este panorama en el que, además, el género pasa a un segundo plano.

La historia de él es casi más dura que la de ella.

Ella, por lo menos, tienen hasta madrastra, tía,

que la acoge y tal, pero él...

Es un prostituto en toda regla.

-Es como que él, siendo inmigrante, no te puedes permitir tener ideales

o seguir los ideales.

Lo que pasa con la obra de teatro de ella, ¿no?

-Es la historia de las decisiones que se toman.

La niña, siendo la más joven, decide que no se va a dejar casar.

El inmigrante, no hemos visto su historia desde el inicio,

porque cuando empieza la película, él ya hace tiempo que llegó,

pero él ha decidido incluso estafar a su amigo,

es una historia de las decisiones que tomas en la vida.

-La vida en situaciones adversas.

-No es verdad que la vida del sea peor.

Él tomó la decisión de convertirse en estafador.

Ella tomó la decisión de no dejarse casar.

No creo que sea fácil ni bonito.

-Pero es verdad lo que dice Laia, que el personaje de la obra de teatro

lo de ejemplifica superbién.

Es una metáfora de las cosas que te ves obligado a hacer

cuando te encuentras en circunstancias adversas, ¿no?

Y ella le dice: "Oye, allí, en Cuba, defendías que tu obra

tenía que ser libre y, sin embargo, aquí, te la saltas".

-Miguel ha acabado con la obra.

Una vez en La Habana le censuraron una escena

y la defendió a capa y espada. Y ahora llega aquí y hace esto.

-Es así, nena.

La gente en la emigración hace cosas que no le gustan.

Hablamos de la amargura que desprende

"Cosas que dejé en La Habana",

pero vamos a hablar de la película de esta noche,

"Te doy mis ojos".

Una película dura, estrenada en 2003,

protagonizada por Laia Marull, coescrita por Alicia.

Abra la puerta, Pilar.

Pilar, no me voy a marchar hasta que no me abras. Abre la puerta.

Pilar, ¿me oyes?

Cuéntame, ¿cómo fue la documentación,

cómo llegasteis a esta historia, cómo preparasteis estos personajes?

Porque ahora contaremos cómo son cada uno de estos personajes.

"Te doy mis ojos" viene del corto documental que es "Amores que matan",

donde decidimos hacer la investigación

por qué los hombres son así,

los hombres maltratadores por qué son así.

Investigamos a los hombres, mucho, mucho, mucho

e hicimos lo que llamamos Icíar y yo un barrio sésamo,

rompes la planta, es rota, si la planta la riegas, es viva.

De esta tontería surgió "Amores que matan"

y a Icíar le quedó tan bien que creo que fue Montxo Armendáriz

el que le propuso: "¿Por qué no haces un largo?"

Entonces, Icíar me propuso a mí: "¿Por qué no hacemos un largo?"

Y mi primera respuesta fue "no".

Con lo que hemos sufrido haciendo el corto,

no quiero ni pensar una película, hora y media.

Realmente, la propuesta era una hipótesis,

nunca fue una tesis y era la pregunta:

"¿Por qué una mujer aguanta?"

Sobre esta pregunta empezamos a construir toda la base del guion

y nos fuimos a Toledo,

porque habíamos descubierto una asociación de mujeres fantásticas

que trabajaban en Toledo.

Inicialmente, no me dejaron acercarme a ellas.

Dijeron: "A mis mujeres no se las toca".

Yo volvía a Icíar diciendo que no lo había conseguido,

pero luego nos llamaron y me dijeron: "Ven a vernos".

Fui, empecé a ir yo a la asociación y a la terapia de grupo

y luego dejaron venir a Icíar

y no estiramos casi... Un montón de meses.

Yo creo que fueron nueve meses yendo a terapia de grupo

con estas mujeres.

Construimos a la Pilar que interpretó Laia de esa manera tan magistral

a través de 12 mujeres.

Esa Pilar son las 12 mujeres.

Después llega el momento de los ensayos.

He de decir que cuando terminamos el guion

y lo presentamos a TVE y todo,

pensábamos que nadie nos iba a dar un duro.

Levantar "Te doy mis ojos" fue muy difícil, hay que decirlo ya.

Que luego todo el mundo se apuntó a la foto, ¿vale?

Pero era muy difícil.

Todos los que lo leían la foto, decían:

"Es muy dura, y encima hay un niño y ¿quién va a querer ver esto?".

Todo fue muy difícil.

Entonces, fue la productora de La Iguana e Icíar muy dura

y Enrique González Macho, que también le quiero reivindicar aquí hoy,

que era distribuidor y productor, quien defendió la película,

en TVE, en esta casa, y luego en la distribución

y Santiago García de Leaniz, el productor.

Desde La Iguana consiguieron rodar en Toledo,

consiguieron todas las financiaciones suficientes

y con muy poco dinero se levantó "Todo de mis ojos".

Laia luego tuvo que ir a Toledo y Luis también,

pero, sobre todo, Laia, te pasaste mucho tiempo

conviviendo con una mujer.

¿Cómo fue construir este personaje?

Al principio, con mucho respeto, ¿no?

Lo que yo tenía seguro era un guion que yo sabía que era muy bueno,

porque cuando lo había leído, me había tocado mucho.

La cosa ya la tenemos.

Ahora se trata de no cagarla, ¿no?

Luego, cuando me puse a trabajar, estaba en manos de Icíar,

con lo cual, también estaba tranquila.

Bueno, tranquila no, tranquila no los tuvimos nunca,

pero sí mucho respeto, sobre todo, por tocar el tema,

por no... -Faltar a la verdad ¿no?

-Faltar a la verdad de la situación esta,

de la gente que lo vive, las mujeres que están en esta situación.

Ahí eso me puso nerviosa, pero, bueno, fuimos trabajando.

Yo empecé como a leer bastantes libros de teoría,

con Icíar hablé bastante y, sobre todo,

lo que me ayudó mucho es que me pusieron en contacto

con esta misma asociación. -Que se llamaba María de Padilla.

-Que se llamaba María de Padilla y me aceptaron

en algunas de sus terapias.

No entré en la terapia directo,

pero sí que me pusieron en contacto con una de las chicas

que Icíar pensó que tenía mucho que ver con mi personaje.

Luego también en una reunión con todas estas 15 o las que fueran,

que me contaban sus realidades.

Allí, la verdad es que pensaba: "No me están diciendo mucho, tal",

pero lo poco que me decían, que era terrible,

me daba cuenta de lo mucho que callaban,

es lo que me estaban contando más del personaje.

-¿A qué estas esperando para contárnoslo? ¿Eh?

A que sea demasiado tarde, a que ya no te podamos ayudar.

-Déjala en paz, caray, nadie te ha pedido tu opinión.

Tenemos en "Te doy mis ojos" el retrato de la mujer maltratada

y también el retrato del maltratador

y la manera en que indagan en su psicología.

No es un monstruo y te coloco al monstruo,

sino que es una persona y, además,

tiene momentos en los que se transforma.

Estuvimos documentándonos muchísimo ya para el cortometraje.

Con psicólogos que trabajaban directamente

con hombres maltratadores en terapias y en cárcel.

Nunca nos dejaron acceder a la cárcel, no se podía,

pero, entonces, lo que hacíamos era hacer como un teatrillo

en estas entrevistas con los psicólogos de ellos.

Entonces, sin que se fueran dando cuenta,

íbamos diciendo: "Su mujer le dice tal, y él responde tal".

Y el psicólogo nos daba la respuesta.

Era muy bonito, era hacer un teatrillo,

pero bueno, que toda la información y documentación

de cómo se comportaban estos hombres,

cuando llegamos a construir el guion de "Te doy mis ojos"

ese trabajo ya venía hecho.

Y, además, había sido interpretado por Luis también.

Con lo cual, Luis también traía ese trabajo hecho.

El trabajo, sobre todo, fue el de construir a la mujer

y tuvimos, a la presidenta de la asociación María de Padilla

y a Carmen, muy cerca todo el tiempo, leyendo cada versión,

para estar seguras de lo que estamos contando de las mujeres

era verdad, ¿no?

Es que, sobre todo, Icíar no es capaz

de trabajar con algo que no sea verdad

y yo creo, ¿verdad, Laia? Que Icíar en "Te doy mis ojos"

Icíar Bollaín estuvo tocada por un toque de gracia y sabiduría

y yo creo que lo más difícil fue construir el guion,

pero luego ella tuvo un gran talento para elegir en el casting

a los actores que debían estar, para dirigiros,

porque es una gran directora.

Luego todo el rodaje con todos los técnicos,

todo fue, yo creo que ella tiene un gran talento,

sabe dirigir muy bien.

-En la película había muchos elementos, hay muchos,

hay una madre, hay una hermana, hay un arte, hay unas amigas,

hay una ciudad de Toledo, hay muchos elementos alrededor,

pero yo creo que se va, la historia se va a centrifugando,

se va espesando, haciendo un círculo cada vez más concéntrico

alrededor de ellos dos.

Fernando, cuando estábamos en maquillaje, me decías:

"He vuelto a ver la película y es que es un peliculón".

Sí, es que yo no creo que sea una película que se conserva bien.

Yo creo que es un clásico.

Es una película de una extraña perfección, ¿no?,

porque, claro, hablar del maltrato

de los hombres a sus mujeres

puede dar ocasión a mil y una historias distintas

y cada una será un mundo que podría tener una película,

pero esta película consigue ser

como un catálogo del tema.

Es decir, que están todas las cuestiones que te pueden interesar

sobre el tema, están planteadas.

Y, al mismo tiempo, el guion no es nada teórico.

Es una historia muy vivida, muy natural, muy realista

y muy profunda, ¿no?

Con muchas aristas y muchos matices.

Ese personaje de Tosar está tan bien construido como el de ella.

Justo es decir que cuando tienes a unos actores

como Laia Marull y Luis Tosar es que tienes mucho adelantado,

pero también tienes mucho adelantado

cuando hay un guion como el de Alicia e Icíar,

y perdón por el peloteo,

pero es que cuando yo admiro una cosa,

la admiro en todas sus dimensiones

y me parece que esta es una película de una gran perfección

y extraordinariamente útil para conocer cuál es el infierno

en el que se mueven estos personajes. Ella y él.

Y no digamos el niño que está magníficamente interpretado

por el hijo de Alicia Luna

y que dice que ahora es ingeniero, imagínate.

Y que estaba también en "Pídele cuentas al rey", ¿no?

Y que estaba estupendo también.

Es que hay toda una serie de historias dentro de la película

que están contadas en segundo término

con una administración de la información en el guion

pues eso, de una rara perfección y habilidad, ¿no?

A mí me parece que es una película que te deja clavado en la butaca

como las grandes películas de todos los tiempos.

-¿Para qué quieres tú una pareja fija?

Date una alegría de vez en cuando

y el resto del tiempo haces lo que te dé la gana.

-Como si fuera fácil. -Claro, Rosa, tú puedes decir eso

porque tienes un hombre que es un amor

y encima no le aguantas en tu casa. -Ahí está.

-Claro, que las camisas se las planche él

y a mí que me lleve al cine. -Qué graciosa.

Cómo son las otras mujeres también.

Decías que cuando la has vuelto a ver

te has emocionado en ese momento de los encuentros de las dos hermanas.

Sí, mucho. Cómo está Candela Peña también.

La hermana está al lado, que sabe que pasa algo,

que ha querido ayudar, pero no ha sabido cómo,

porque una cosa, aparte de que nos podría pasar a todos,

pasa mucho que lo juzgamos antes de realmente ponernos en la piel

o intentar o...

Y eso es una de las cosas que hace la sociedad, ¿no?

-¿Tú eres gilipollas o qué?

¿Cómo puedes creer a un tío que te está machacando?

-A mí me gusta mucho una cosa en esta película

que creo que es un tema de dirección,

pero, por supuesto también de interpretación,

y es que los actores y las actrices que hay en la película

prácticamente en su totalidad defienden sus personajes.

Es decir, los construyen desde dentro,

no los construyen de una manera crítica desde fuera,

sino desde dentro.

Y eso se nota, por ejemplo, en un personaje tan negativo

realmente como el de la madre, que lo hace Rosa María Sardá.

No desvelaremos mucho más.

Rosa María Sardá está defendiendo a esa mujer con su interpretación

y creo que también eso está, supongo,

en la dirección de Icíar

y, por supuesto, está en el personaje de de Tosar.

Y terminamos entendiendo también por qué esa mujer es así.

Tenemos que ir terminando, pero son necesarias este tipo de películas,

me refiero a que estas películas al fin y al cabo

ayudan a que muchas mujeres se sientan reconocidas,

a que también acabemos, de alguna manera,

con esta lacra social. El cine puede hacer mucho también

para que la sociedad sea mejor.

El cine es un arma muy poderosa, muy poderosa.

Mucho más poderosa que la poesía o el teatro o que las novelas, lo siento.

Todo esto me gusta mucho, pero tengo que reconocer

que el cine es un arma muy poderosa, porque nos cultiva a todos.

En el mundo entero, toda la gente sabe de la historia de Estados Unidos

porque nos lo han contado a través de su cine, ¿no?

No porque hayamos leído los libros de historia de Estados Unidos.

Entonces, en cuanto al papel de la mujer en el mundo,

es hora ya de que se cuente en el cine realmente cómo es

y no con esa falsa mirada y romántica mirada

que nos destruye a las mujeres.

Hay que contar lo que de verdad es y las mujeres somos fuertes

y fuimos fuertes y seremos fuertes.

Entonces, tenemos que vernos así en el cine.

Incluso cuando somos débiles, también hay que contarlo.

Lo que no se puede es contar siempre que las mujeres somos pobres víctimas

o que no estamos en el cine, no se puede.

Hay muchos varones que dicen: "Perdóname,

pero no puedo contar una historia del oeste

con mujeres, porque no había".

Y dices: "¿Tú lo sabes, estabas allí o te lo han contado?"

Por supuesto que nuestras bisabuelas, tatarabuelas existían,

porque no vas a contar una historia del oeste donde haya mujeres,

pues claro que puedes hacerlo.

Yo creo que esto que has dicho cierra muy bien este coloquio

en el que hemos venido a hablar del papel de la mujer

y de esa devolución en nuestro cine.

Muchísimas gracias, de verdad, Laia,

nos ha encantado tenerte por primera vez,

espero que no sea la última. Qué bien, encantada, gracias.

Volveremos a llamarte, Alicia, gracias.

Gracias por juntarme con Laia. Vivimos muy lejos.

ha sido un bonito reencuentro. Sí.

A Andrea y a Fernando no os pregunto,

porque como nos vemos todas las semanas, ya sé que no paráis.

Y no estamos en nada.

Viendo películas como un loco para el Festival de Cine de Málaga.

Sí. Películas españolas.

Españolas y latinoamericanas.

Eso me lleva una jornada de ocho horas diarias,

es como ir a la oficina.

Y en Cinemanía también a tope, claro.

A tope, siempre de cierre ya.

La película de esta noche podemos enmarcarla

dentro de esos grandes títulos españoles

de principios del siglo XXI que han quedado

como retratos de alguno

de los grandes problemas de nuestra sociedad,

el paro, el maltrato infantil

o, en este caso, la degradación de la mujer y la violencia de género.

En unos minutos nos vemos en la presentación de "Te doy mis ojos",

una película tan sobrecogedora como necesaria.

Historia de nuestro cine - Coloquio: Mujeres en el cine español - ver ahora

El cine de animación contará con tres legendarios directores, el israelí Ari Folman, el japonés Mamoru Hosoda y el norteamericano Phil Tippett, que presentarán "Where is Anne Frank?", "Belle" y "Mad God", respectivamente. El cine asiático desembarcará en Sitges con el cineasta chino Zhang Yimou, que presentará "Cliff Walkers", un thriller de espionaje ambientado en Manchukuo, estado títere del imperio japonés en China durante la década de 1930; Takashi Miike con "The Great Yokai War: Guardians"; o Ando Masahi con "The Deer King".

"Demonic", de Neill Blomkamp ("District 9", "Elysium"), terror sobrenatural, donde los límites de la realidad se distorsionan hasta confundirse; dos filmes de Edgar Wright, "Última noche en el Soho", el thriller de viajes en el tiempo que protagonizan Anya Taylor-Joy y Thomasin McKenzie, y el documental "The Sparks Brothers", una pieza devota de este dúo musical surgido en Los Angeles en la década de los 70, son otros títulos destacados por Sala.

Papel destacado de las óperas primas

Las óperas primas tendrán un papel destacado en Sitges 2021, especialmente las dirigidas por mujeres, y a los nombres ya anunciados de Prano Bailey-Bond ("Censor") o Carlson Young ("The Blazing World"), se suma la artista y cineasta británica Charlotte Colbert, que debuta con el thriller psicológico "She Will", o la también británica Camille Griffin, que presentará "Silent Night", que cuenta en el reparto con Keira Knightley, Annabelle Wallis, Matthew Goode y Lily-Rose Deep.

El tema de Sitges 2021, el hombre lobo y la bestia interior, tendrá una presencia constante en el Festival más allá de la retrospectiva ya anunciada, con filmes como "Eight for Silver", de Sean Ellis; la comedia "Werewolves Within", de Josh Ruben; y la ya anunciada "Bloodthirsty", la innovadora cinta de mujer-lobo de Amelia Moses.

No recomendado para menores de 12 años Historia de nuestro cine - Coloquio: Mujeres directoras - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Hola, segunda película de Isabel Coixet estrenada hace ya 20 años.

Terminamos esta semana dedicada a cinco títulos españoles

dirigidos por mujeres.

Ellas van a ser las protagonistas del coloquio de esta noche

en "Historia de nuestro cine ".

Rosario Pi fue la primera directora española del cine sonoro.

También actriz y guionista,

que en 1935 estrenó una de las películas emblemáticas de la época,

"El gato montés", el título con el que disfrutamos el lunes.

A esos ojos negros les brindo yo este toro

para que te acuerdes de Rafael el Macareno.

-Celoso, más que celoso.

No bebas más.

-¡Que te la tiro!

(Disparo)

Vente a mi casa.

-Yo no quiero más que huir de la justicia y vivir para verla a ella.

Tendrían que pasar casi 20 años para que otra mujer, Ana Mariscal,

se pusiese detrás de una cámara.

En 1953, la famosa actriz dirigió, interpretó y produjo su ópera prima,

"Segundo López, aventurero urbano".

"Una película dirigida por una mujer que gustará a los hombres",

ese fue el eslogan publicitario.

Yo me ocuparé de esta chica y vaya si la curo.

-Dios le oiga.

-Qué bueno eres.

(Música flamenca)

Sáqueme de aquí, jefe.

-Un hombre como usted es lo que yo necesito.

Aguerrido,

pendenciero.

Josefina Molina fue la primera mujer

en recibir el título de directora de cine en España.

"Vera, un cuento cruel", la película que vimos el miércoles,

supuso su debut en el cine en 1973.

Vera no morirá nunca.

¿No es verdad? -Tampoco los seres que ella ama.

-¿Podría ver al señor? -No desea ver a nadie.

-En esa casa están pasando cosas muy raras.

Han echado todos los criados y se ha quedado el francés solo.

-Usted la amaba mucho, ¿verdad?

-Estar perdido para siempre.

-Hemos hecho bien.

-Ser olvidado

es como no haber existido nunca.

Siempre recordaremos a Pilar Miró por su entereza, coherencia,

valentía y por su libertad a la hora de hacer cine

y de manejarse en un mundo de hombres.

Su segunda película fue todavía más valiente que la primera.

Anoche vimos "El crimen de Cuenca",

la durísima historia de un error judicial

que continúa impactándonos 35 años después de su estreno.

-¡Has matado a León para robarle! -¡Como lo vuelva a decir, la mato!

-¿Qué les has dicho?

-No sé porqué dice eso. -Tú sabes que no es verdad.

-No te preocupes que ya te tocará a ti.

-Ayude a la justicia, León.

Y la justicia le ayudará a usted.

-Si tú no se lo dices, se lo diré yo.

¿Cómo lo engañaste para que fuera al palomar?

¡Se lo diré todo, todo! ¡Diré lo que él quiera!

Con "Cosas que nunca te dije",

la segunda película de Isabel Coixet,

nuestra directora más internacional,

terminamos esta semana dedicada a cinco miradas femeninas

de nuestro cine.

Cinco títulos que vamos a analizar

con la ayuda de nuestros cuatro invitados de hoy.

Me acompañan Juana Macías, directora y guionista,

que a principios de este año estrenaba su última película,

la comedia "Embarazados". ¿Qué tal? Hola, encantada.

Bienvenida, Juana. Buenas noches.

Inés París, también es guionista y directora.

En unas semanitas estrenará

"La noche que mi madre mató mi padre",

otra comedia también.

Con la que me he reído mucho, por cierto.

Muchísimas gracias.

Protagonizada por Belén Rueda,

que la veremos en un papel de comedia directamente.

Después hablaremos de vuestros últimos trabajos.

Diego Galán, escritor cinematográfico y director.

También nos acompaña esta noche.

Además, él es autor, entre otros libros,

de "Pilar Miró, nadie me enseñó a vivir".

De Pilar Miró vamos a hablar mucho esta noche.

Eso espero, quiero decir.

Es un placer tenerte de nuevo aquí. Lo mismo verte de nuevo.

Y Javier Ocaña, nuestro colaborador habitual aquí.

¿Qué tal, Javier? Muy bien.

Pero, antes de entrar en materia, si os parece,

me gustaría recuperar las palabras de Josefina Molina

al recibir el Goya de Honor en 2012, convirtiéndose así

en la primera mujer directora en recibir tal reconocimiento.

"Sé que estoy aquí representando también

a otras mujeres de generaciones anteriores

que se han dedicado a este oficio del cine

cuando no era nada fácil.

Quisiera compartir con ellas este Goya de Honor

y también quisiera compartirlo con mis compañeras de CIMA,

la asociación de mujeres cineastas y de medios audiovisuales

que ha sabido sustituir el aislamiento por la solidaridad.

Y cuya labor por la visibilidad de las mujeres cineastas de este país

es constante.

Gracias".

Escuchábamos a Josefina Molina

que quería compartir ese Goya de Honor con sus compañeras de CIMA.

Vosotras dos estáis en CIMA.

Tú eres una de los miembros fundadores.

Desde el 2006, que fue cuando se puso en funcionamiento,

¿qué es lo que se ha conseguido en todos estos años? 10 ya.

Yo creo que se ha conseguido, sobre todo, poner sobre la mesa

un problema que nadie consideraba tal cosa.

Lo que hizo CIMA realmente fue decir:

"Fijaros qué extraño y qué curioso que parece que el hecho de ser mujer

determina tu carrera profesional en el mundo del cine".

Es decir, hay poquísimas mujeres en los puestos directivos

donde se determina qué se va a contar y cómo.

Es decir, hay muy pocas mujeres directoras,

hay muy pocas mujeres guionistas,

y muy pocas mujeres que sean productoras,

dueñas de las empresas que producen, o productoras ejecutivas.

En cambio, hay muchísimas mujeres dominando dos departamentos,

que son maquillaje y peluquería.

¿Qué nos está dando esta imagen del cine español? ¿Qué falla?

CIMA puso ese problema sobre la mesa.

Y yo creo que conseguimos una recepción extraordinaria.

Empezamos diciendo esto, éramos 10 directoras,

entre ellas, Isabel Coixet, que hemos visto su película,

o Icíar Bollaín, de las más conocidas,

pero también Patricia Ferreira o Helena Taberna.

En fin, Mireia Ros... Un montón.

10 éramos.

Y, sin embargo, ahora son 250 las mujeres que están en esta asociación

y, sobre todo, hemos tenido también muy buena recepción en general

por parte de la profesión.

-Nuestra labor en CIMA,

que lo que hace es agruparnos

y visibilizarnos también entre nosotras

y de cara a la profesión,

nuestra labor es que seamos muchas más.

Que seamos más o menos como somos en la sociedad.

Vamos a hablar de aquellas pioneras,

de aquellas mujeres que comenzaron en el mundo del cine,

y esto nos remite en el cine español a Helena Cortesina,

en el año 1921, en el cine mudo,

y ahí estaba presentando una película, dirigiéndola.

¿Qué nos podéis contar de Helena Cortesina?

Solamente lo que escriben algunos libros, que no es mucho.

En la película que hizo, que yo sepa, no se ve, no existe.

"Flor de España". Con lo cual, poco puedo decir.

Era una bailarina.

Según dicen los libros, que era escultural,

y que hizo una película que era un españolada.

Según he leído justamente hoy.

Bueno, pues una mujer que hizo una película no muy buena, al parecer,

pero fue la primera.

-Si allí delante de un toro no te deja escoger,

yo te juro que, ande te encuentre, te mato.

Desde luego, sí que tenemos más datos de Rosario Pi.

Porque la película que vimos el lunes, "El gato montés",

está dirigida por ella

y no sé qué os ha parecido después de verla,

no sé si la conocíais anteriormente.

Para mí ha sido un descubrimiento.

Cuando estudiamos historia de cine, yo he hecho comunicación audiovisual,

y estudiamos poco a las mujeres pioneras.

Se estudia desde una que ahora es muy conocida, como Alice Guy,

hasta Rosario Pi.

Yo no había visto la película y para mí ha sido un descubrimiento.

¿Qué nos puedes contar de Rosario Pi?

Yo creo que es muy importante,

no solo que Rosario Pi sea la directora,

sino que sea la productora de la película.

Y que ella, junto a una serie de hombres,

crearon una productora en la que mandaba ella.

Y eso es muy importante. Muy importante en aquellos años.

Es como una pionera de verdad en todos los sentidos.

-Además, como productora,

es enormemente innovadora también

porque ella produce las tres primeras películas sonoras del cine español.

Era una mujer, además...

-Hay un mediometraje de "Daredevil" que produce Star Film,

la productora de Rosario.

Es una mujer muy interesante, evidentemente.

Y que luego incluso terminó trabajando en Cinecittà, en Italia.

Cuando sale de España con la Guerra Civil,

vive primero en Francia, luego en Italia y trabaja en Cinecittà.

Una mujer muy interesante.

-A mí me parece que aquella época era mucho mejor que la que vino

a continuación para el desarrollo de la mujer en la sociedad.

Los años de la República fueron muy vigorosos en la mujer.

Además, que pudo votar,

cosa que en Francia o en otros países más civilizados

tardaron muchos años más.

Y que era un movimiento femenino en los años de la República,

era muy valioso, muy brillante, muy vibrante,

y ahí está incluida Rosario Pi.

-Lo que es muy interesante en esta obra de Rosario Pi

es que es la adaptación de una zarzuela,

pero el personaje protagonista femenino

en la película gana muchísima más importancia

que en la obra en la que se inspira.

Aquí lo que se sigue muy claramente es la peripecia de ella.

Es curioso ver que es una mujer, además, enamorada de dos hombres,

o entre dos hombres, como Carmen,

pero aquí no se vive como un gran conflicto.

O sea, se acepta que ella esté amando a los dos.

En el 38 hizo "Molinos de viento",

pero creo que es su segunda película y que no la pudo llegar a estrenar.

No la hemos visto. -Es una película desaparecida.

-¿Qué tal andamos? -Voy tirando.

-¿Y qué es lo que hace? -Flores.

Nos vamos a Ana Mariscal, la segunda protagonista de la semana.

Estuvimos viendo el martes "Segundo López, aventurero urbano".

Y Ana Mariscal creo que es un personaje muy interesante.

La conocemos como actriz de películas que hemos podido ver aquí,

la veíamos en "Raza",

también la hemos visto en "Un hombre va por el camino".

Es interesante

porque hemos visto hace poco "Un hombre va por el camino".

Ahí conoce al que fue su marido

y es junto a su marido con quien funda una productora.

De nuevo una película dirigida por ella y producida por ella.

Y protagonizada por ella. Y protagonizada por ella.

Y es muy importante.

Es una pionera también en todos los sentidos.

Recordemos que, por ejemplo, a mediados de los años 40,

ella en el teatro, dirigida por Luis Escobar,

protagonizó un don Juan,

pero no haciendo de doña Inés, sino haciendo de don Juan.

Pues es que son señales

de que hay que romper con ciertos estereotipos y ella los rompe.

Decíamos que Rosario Pi,

entre comillas, lo tenía más fácil porque era la época de la República,

pero es la primera directora después de la Guerra Civil

que estrena una película y, ¿cómo es ese estreno?

Porque no lo tuvo fácil con la censura,

a pesar de ser una persona bastante vinculada al Régimen.

Sí, con la censura no lo tenía bien nadie en aquella época.

Y lo peor es que la calificaron en muy mal la categoría

y tenía dificultades para ser estrenada,

para ser exhibida normalmente,

y tuvo que hacer muchos arreglos en la película

para que le subieran un punto esa categoría y estrenarla.

Porque reflejaba la miseria de la posguerra.

Sí, efectivamente.

El retrato que hace de este Madrid mísero es extraordinario.

Se dice que era influencia del neorrealismo,

pero ella confesaba que solo había visto... (ININTELIGIBLE)

-Lo que me ha asombrado es ver, que yo no lo sabía,

que la mayoría de los intérpretes, el protagonista, el niño y tal,

no son actores profesionales.

-Uno es más de Mur Oti, el director de cine.

-Y qué bien encaja.

Ella, como actriz, en ese conjunto, y qué bien dirige.

-Vamos a echar un trago para celebrarlo.

-Como director de cine,

siempre me ha gustado ser muy sincera

y me ha gustado, sobre todo, no ser virtuosista.

A mí me gusta hacer un cine puro, como hice en "Segundo López",

como hice en "El camino".

Y me gustaría mucho más todavía hacer un cine de verdad,

dirigido por una mujer.

Porque el mundo nuestro, el mundo de las mujeres,

no sé si es mejor o peor que el de vosotros los hombres, pero es otro.

No se parece en nada.

-La película a mí me ha gustado un montón.

Me ha parecido una película interesantísima.

Ese que hace de comercial,

con el reloj parado siempre a las 3.

Es una película con cosas muy bonitas.

-Seguramente por eso, lo de los actores no profesionales y demás,

también se la emparentó con el neorrealismo,

con algunas cosas de Visconti y demás.

Y es muy interesante también cómo, después de lo que contaba Diego,

cuando ya le suena el escalón en la calificación y puede estrenarla,

no tenía distribuidora y era muy complicado.

Entonces, se inventó una especie de marketing

que entonces era muy novedoso,

que es ir por las ciudades presentando la película.

-Con respecto a los actores, los secundarios son todos profesionales.

Solamente los protagonistas son gente de la calle.

El chaval hizo varias películas más, papeles pequeños.

Intentó hacer carrera, no tuvo mucho éxito.

Y el chaval tiene un encanto especial en la película.

-Es que esa pareja es una pareja apasionante.

¿Verdad? Qué bien funcionan estos dos personajes juntos.

Son una pareja clásica y que remite...

-Al gordo y el flaco, incluso. -Exacto.

-Tiene un punto disparatado la película,

una comedia casi surrealista

porque el personaje de la millonaria loca, Adela Carboné...

(ININTELIGIBLE)

Te abra las puertas de su mansión.

Bueno, y secuencias como esa en la que están en aquellos dos sofás

sentados en mitad de la calle.

Que tienen un diálogo, cogen los sofás y se los llevan

porque están trabajando en una mudanza.

¿Qué dos películas destacaríais de Ana Mariscal?

No sé si "El camino" es de las más populares,

es adaptación de Delibes.

"El camino" y "La quiniela".

Pero "El camino" sobre todo,

que, por cierto, Josefina Molina llevó a la televisión.

Hizo una miniserie.

En "El camino" había muchas coñas sobre la censura que no estaban mal

y la censura autorizó.

Los curas tapando el proyector cuando sale un beso.

Has citado a Josefina Molina, tenemos que hablar de ella.

La primera mujer en diplomarse en la escuela de cinematografía aquí

en el año 1967.

Me imagino que para vosotras ella sí que es una pionera y un referente,

un referente próximo.

Ser la primera que hace algo, abrir ese camino...

Si cuando el camino más o menos está abierto requiere mucha energía,

supongo que, cuando eres la primera, cuesta mucho más.

Tienes que demostrar mucho más,

tienes que convencer mucho más a los que te rodean

y supongo que se te mira todo con lupa.

Es la cosa de, bueno, ella, de alguna manera,

que nos pasa a las mujeres,

no eres tú, eres tú y todas las demás.

De alguna manera, representas a.

Y eso es mucho peso. Yo creo que...

Para nosotras, las que hemos venido después...

Es muy importante esos referentes,

igual que ahora puede ser muy importante

que haya una directora que haya ganado un Oscar.

Cuantas más haya, mucho mejor.

-Josefina, hay que decir también

que es la presidenta de honor de CIMA.

Y que CIMA se creó

porque ella nos dio un dinero que le habían dado por un premio.

O sea, ha sido realmente alma mater, también material,

de todo lo que hemos ido haciendo.

Y siempre, ha comentado lo mismo,

lo importante que era que estuviésemos unidas.

Siempre ha transmitido un mensaje enormemente positivo.

Y luego se ha interesado mucho con todas nosotras y con cada una

por nuestro trabajo concreto creativo.

Yo, desde luego, con Josefina he hablado muchísimo

de todos mis guiones.

Y siempre ha estado pendiente, me ha dado notas,

los hemos hablado...

O sea, que es una mujer enormemente generosa y cariñosa, y muy próxima.

-No hay que olvidar que empezó en televisión.

Y que, igual que Pilar Miró,

que sus carreras se formaron en Televisión Española

y ahí adquirieron una experiencia extraordinaria,

un gran conocimiento del oficio.

No solamente se adaptaban ahí obras feministas,

se adaptaban todo tipo de teatro o de novelas.

Y Josefina las dirigía estupendísimamente.

Hasta llegar a esa obra maestra de la televisión, "Teresa de Jesús".

-Lo que yo intento a través de mi profesión, si esto es posible,

es analizar...

Analizar el mundo que nos rodea

y ver hasta qué punto esta sociedad en la que vivimos

satisface nuestras necesidades, las necesidades de las mujeres.

Hablabas de su trabajo en televisión.

Ya adaptó "Vera" a la televisión y después lo llevan al cine.

Sabes que la señora condesa prefiere vino de Burdeos para la cena.

Hemos visto "Vera, un cuento cruel" el miércoles.

¿Qué os ha parecido la película?

¿Cómo refleja este cuento cruel, nunca mejor dicho?

Curiosamente, la mujer no es la protagonista, salvo el título.

Pero sí que es la que evoca todo. La causante de todo.

Una película necrófila, como la de Rosario Pi.

-Es verdad.

-Se emparentan las dos en el culto a la muerte y al cadáver.

-Hombre, yo, después de ver la película,

me iba también a releer las memorias de Josefina, sentada en un rincón.

Entonces, ella señala varias veces que esta película fue un encargo.

Que fue para ella una posibilidad real de dirigir cine

y no quedarse únicamente haciendo televisión.

Pero que no hubiera sido la película,

la historia que ella hubiera querido dirigir.

Aunque detrás había también una mujer, Lola Salvador,

pero a ella le llega un guion, lo afirma ella...

Se lo ofrecen después de "Tres hombres".

Que habían dicho que no. -Exacto.

Ella no está muy satisfecha por esta historia.

Eso lo dice ella, no es que me lo invente yo.

Lo que sí creo que aporta Josefina a esta película

y es interesante verlo,

es su enorme interés por el valor de la imagen.

Cuanto antes hablábamos de más allá, de qué universo sea o no femenino,

cada director tiene un mundo.

El mundo de Josefina siempre ha estado obsesionado por poder relatar

con el poder de las imágenes en sí.

Y eso la película está presente.

No solo en la magnífica fotografía de Alcaine,

sino, por ejemplo, en los momentos esos de silencio

en los que se pretende contar todo, fundamentalmente,

a través de las miradas,

de las relaciones entre los personajes,

de su relación dentro del plano también.

En cambio, a mí lo que menos me gusta son los diálogos en esta película.

-Aunque eran muy recargados al principio

y ella nos los intentó...

Intentó quitar de esa vehemencia y de esa retórica,

creo que aún queda un poco. -Te excedes en tus atribuciones.

-El señor conoce mi devoción por la señora condesa.

Nada me es más grato que servirles,

como he venido haciendo con ella desde hace tantos años.

-A mí lo que decía Inés me parece muy interesante,

en el sentido de que...

A una determinada mujer profesional de la televisión

le ofrecen en un determinado momento un proyecto

y ella se lo piensa, luego se descubre que Olea,

que Camus y Picazo habían dicho que no,

pero lo que me interesa, ya sea mujer o sea hombre,

es esa decisión de decir: "Tiro para adelante,

aunque no sea el mejor proyecto del mundo y si incide

el hecho de que sea mujer".

Si ella lo veía con más dificultad, dar el paso

y termina diciendo que sí y a lo mejor un hombre joven

en la misma circunstancia hubiera dicho que no

porque hubiera visto más posibilidades.

A mí eso me parece... -Ella lo dice en las memorias.

Lo que ella dice es: "En ese momento yo pensé

que me iba a ser muy difícil...". -Pero lo dice como mujer, ¿no?

-Sí. "Como mujer, pensé que me iba a ser muy difícil

vender unos proyectos que yo tengo".

-No quiero que se nos olvide Margarita Alexandre.

Fue una directora...

Recientemente fallecida, además. Recientemente fallecida.

Una mujer valiosísima que dirigió junto a su marido...

Bueno, no era su marido, pero da lo mismo, para los efectos...

Incluso en la primera película, en cinemascope en color en España.

Que fue "La gata" con Aurora Bautista y Jorge Mistral.

-Estás guapa...

Muy guapa...

-Hizo otras dos, una de tinte comunista...

Y se marchó con su pareja porque en España era insoportable vivir

no estando casada.

Se fueron a Cuba, revolucionó el cine cubano.

Al principio de la revolución...

Y luego intervino en "Operación Ogro" de Pontecorvo.

Una historia apasionante la de Margarita Alexandre,

muerta hace un par de meses, a los ochenta y tantos años.

-Y como todas estas tantas mujeres,

son mujeres de armas tomar todas ellas.

-De armas tomar, sí, sí. -Lo que está clarísimo

es que son de una personalidad enorme.

Ella deja a su primer marido, que además creo que es un hombre

de la aristocracia, que tiene...

Son mujeres que han tomado las riendas de su vida.

Y es que es verdad, digamos, que para dirigir cine

hay que echarle muchas narices, y más estas, que estaban empezando.

-Coincide con todas ellas. Con todas.

Incluso con Leni Riefenstahl en Alemania.

Si hablamos de mujeres directoras en nuestro país,

tenemos que hablar, por supuesto, de Pilar Miró.

Ella también estudió en la Escuela Oficial de Cinematografía.

También comenzó en televisión.

¿Cómo fueron esos inicios de una directora que lo tenía clarísimo?

Bastante duros, por lo que ella cuenta o contaba, mejor dicho.

La televisión, el hecho de que fuera una mujer la que tuviese el control,

estaba mal visto por los hombres. La tomaron poco en serio.

Tenía que hacerse más arisca, más maleducada, dar más gritos

para hacerse valer.

Sobre Josefina Molina cuento una pequeñísima cosa.

Yo fui un pésimo ayudante suyo en un programa de televisión.

En la víspera del rodaje, vamos a ver el decorado y dice:

"No me gusta, que lo tiren". "Pero Josefina, que rodamos mañana".

"Este decorado que lo hagan de nuevo".

Esos gestos para hacerse valer, para hacerse respetar,

eran típicos de Pilar Miró también.

Nos lo contaba mucho, porque si no,

solo miraban que llevaba un jersey muy pronunciado

y que le gustaba llevar faldas cortas.

Ese tipo de cosas era en lo que se fijaban sus jefes,

sus compañeros de trabajo.

La respetaban poco al principio.

Año 1979, Pilar Miró hace "El crimen de Cuenca",

una película que no puede estrenar.

Vamos a recordar lo que sucedió.

Una película absolutamente valiente sobre un hecho real

de un error judicial.

(Bebé llorando)

La película la presenta a censura, la censura la acepta.

Se exhibe en todos los cines que se iba a estrenar, lógicamente.

Y, sin embargo, el director general está muy inquieto

y la presenta a los militares para que le dé su punto de vista.

Entonces la prohíben radicalmente.

Ya no había censura.

Era un país sin censura.

Y hubo un proceso militar contra Pilar Miró.

Le piden seis años de cárcel militar y se organiza un gran escándalo

en todo el país.

-Como consecuencia de haber cometido...

injurias contra el cuerpo de la Guardia Civil,

estaba procesada,

en espera de un Consejo de Guerra,

donde se me pedían hasta seis años de prisión militar.

-Y solo hasta después del golpe de febrero de Tejero,

cuando los socialistas ganan las elecciones,

cambia la normativa por la que un civil no puede ser juzgado nunca

por un militar en tiempos de paz.

Y eso es lo que libera, por fin, a Pilar Miró,

de la condena y del proceso militar al que estaba sujeta.

-El cambio fue que los presuntos delitos de los civiles

contra los militares se juzgaran por la jurisdicción ordinaria.

-Fueron dos años que ella vivió mal, como es lógico,

pero aún así hizo otra película, para contar su propia vida,

que es "Gary Cooper, que estás en los cielos".

La hemos visto.

¿Cómo valoráis la valentía de Pilar Miró

para sacar a la luz esta historia?

Es que yo creo que es tan demencial lo que pasó luego con la película,

que ella no imaginaba estas consecuencias.

Te digo quién lo puede decir, como nos ha contado Diego ahora mismo.

Ya no había censura cinematográfica.

Esta película le llega como un encargo

y va a contar un suceso real que había sucedido hacía 60 años.

¿Qué razón podía haber?

¿Cómo puede uno imaginar que de pronto las fuerzas vivas

se vieran retratadas de tal manera que no pudieran soportar...?

-Era demasiado auténtica la película.

-Sí. Creo que tiene que ver con el punto de vista

desde el que está contada esa película.

Es tan real...

Retrata tan bien la crueldad, la indiferencia...

En general.

Hay secuencias que ponen los pelos de punta

y por un lado son las de tortura, pero por otro lado son...

las de relaciones.

Esa secuencia...

de la mujer, cuando va a verle a su marido,

y va con su niña y el marido pierde totalmente los papeles

y se arroja a beber leche de ella.

Ese punto de vista desde el que está contado

y que yo creo que sorprende mucho en la película,

más allá de la historia que cuenta, creo que tiene mucho que ver

con la repercusión y que a mucha gente molestara.

-Es verdad que consigue un enorme realismo.

Que es además lo que ella buscara.

Y qué fuerza tiene que fuera un hecho real.

Un pequeño hecho real que pone en juego

a todos los componentes que pueden hacer que una sociedad

vaya en la dirección equivocada.

Ahí están los jueces, la Iglesia, la Guardia Civil...

Todos aquellos contribuyendo a que la verdad no aparezca

en ningún momento.

-Hay una cosa, pero se habla de los dos amigos.

Y la película solo sigue a uno, el interpretado por Vicenta.

El otro desaparece, yo creo que por problemas de presupuesto

o de duración...

Dijeron: "Estas hojas fuera".

Porque está coja la película en ese sentido a mi juicio.

El que se lanza sobre su mujer y el pecho de la madre,

¿y el otro qué ha pasado mientras tanto, dónde está?

-Lo que pasa es que se recuerda mucho el principio.

Recuerdo la secuencia entre ellos dos, cuando es: "¿Qué les has dicho?

¿Qué les has dicho tú cuando son detenidos?".

Y luego en ese arco el final, cuando ellos se abrazan.

Tienes toda la razón, hay uno de ellos que...

-El otro no está, no...

Y hay otra cosa que yo incluso se lo sugerí y no me hizo ni el menor caso,

que pone "Osa de la Vega, 12 de marzo de 1912".

Y le dije: "Pilar, pon 'A 10 kilómetros tres días después'"

y es más asequible que acordarte de la fecha anterior que leíste.

Y era muy tozuda.

De hecho, lo iba apuntando.

Sobre eso hay una cosa muy bonita también que ella cuenta.

El productor le dice: "Lo que no puedes hacer

es no presentar al Cepa al comienzo porque si lo dejas para ese momento

en el que el ciego vuelve a contar el cuento,

y hay uno en el público...".

Nadie va a entender que ese es el Cepa.

Entonces ella dijo: "Pues es ahí donde lo voy a poner

y si no soy capaz de hacer que el público lo entienda,

es que soy muy mala directora". Pero se entiende, se entiende.

Hombre que si se entiende...

Con ese zoom hacía el rostro del otro.

-Guillermo Montesinos con esa cara de paleto atontado, inocente y bruto.

Nos pasaríamos horas y horas hablando de Pilar Miró

y de su cine, pero tenemos que acabar con la película de hoy.

Con la película dirigida por Isabel Coixet.

Ella estudió historia y comenzó en publicidad

Hemos hablado de Josefina y Pilar, que comenzaron en televisión.

Pero creo que esta película, "Cosas que nunca te dije",

hay influencias de esa vertiente publicitaria.

Yo creo que sí.

Para bien, tanto visualmente como esos mensajes publicitarios

que te hablan de las pequeñas cosas para hablar de las grandes cosas.

El helado es el ejemplo perfecto.

No está buscando un helado, está buscándose a sí misma.

Está sola y perdida.

Hablar de un helado para hablar de la soledad y de la pérdida,

algunas escenas en ese sentido son muy publicitarias.

-¿Le ocurre algo?

Una película muy diferente a lo que se estaba haciendo ese momento.

A mediados de los 90. Sí.

Aquí quizá...

Es una directora que representa a otra generación.

Por de dónde procede, cómo llega al cine...

Es algo con lo que nosotras estamos más... cercanas.

Pero creo que además es una película muy moderna para su época

y que han pasado 20 años, pero lo sigue siendo.

Y además se mira mucho en referentes de cine independiente americano

y que, de repente, aquí conectan muy bien con la gente.

Para nosotras, Isabel Coixet es también un referente actual,

que además ha hecho las cosas como una pionera también,

de alguna manera.

Con esta pata que tiene ella siempre fuera.

En producciones rodadas fuera, en inglés...

Eso era algo aquí que ahora es más habitual,

pero en ese momento no. Ya no solo la estética,

sino la localización y el rodar en inglés.

Eso abre de repente una puerta aquí.

-Hay que tener en cuenta cuando hablábamos de cómo se inicia o no

una carrera profesional, en el caso de una mujer,

que a Isabel le cuesta muchísimo llegar a hacer esta película.

Y lo que hace es pagársela a sí misma.

Ella se produce...

-Volvemos al principio, a las que se lo pagan.

-Exacto. Con todo el esfuerzo.

El dinero que había guardado de hacer publicidad

y la empresa que había montado, se paga esta película.

Esta película la hace allí, la hace como quiere.

Aquí no hay un encargo, aquí no hay tal...

Ella hace la película que quiere hacer.

Creo que eso se nota muchísimo.

Pero vuelve y nadie la quiere estrenar.

Casi ni la quieren ver.

Y es gracias a su amiga del alma, Cristina Andreu,

que se empeña en llevarse los rollos al ministerio

y que la película se presente a Berlín

el día que se cerraba la selección.

Cuando la cogen para Berlín,

empieza a tener un interés la película y a verse.

Pero también es fruto de un empeño absoluto.

En contar algo en lo que ella creía.

Cómo valoras "Cosas que nunca te dije"

dentro de la cinematografía de Isabel Coixet.

Esta es su segunda película.

Sí. Iba a decir algo que no debo.

Yo creo que es la película suya que más me gusta.

No la única, ni mucho menos, pero es la que me sigue...

emocionando más.

Es curioso que sea porque son historias de soledades,

de malos entendidos.

Algo que es común, por cierto, a películas de Josefina Molina,

"Función de noche", por ejemplo,

o de Pilar Miró y "Gary Cooper, que estás en los cielos".

En el cine de mujeres que se ha visto aquí esta semana,

en buena medida es un cine trágico.

Empieza un punto de vista de personajes femeninos

visto por mujeres y ninguna de ellas feliz.

Es algo que también me ha llamado la atención.

-Las hay que hacemos comedias. -Ya lo sé, ya lo sé...

Pero las comedias no tienen por qué ser felices siempre...

-Lo digo por Juan, además.

Citabas Berlín.

En Berlín suele presentar sus películas.

Tiene esa puerta abierta.

Es reconocida fuera de España.

Isabel se ha convertido, no solo en una autora que lleva

sus propios proyectos a buen término,

sino en una directora reconocida internacionalmente,

que acepta proyectos de otros internacionales,

y ha hecho películas de encargo en Estados Unidos, en el Reino Unido,

con nombres importantísimos.

Esa doble vertiente de Isabel es buenísima.

-Ahora le sigue costando levantar sus propios proyectos.

-Igual más que los otros. -Exacto.

Vosotras dos en las últimas películas

habéis querido hacernos reír.

En enero estrenabas "Embarazados".

¿Cómo ha sido levantar este proyecto

y las satisfacciones que te ha traído,

porque ha funcionado bien?

Ajá. La verdad que ha sido un proyecto interesante para mí,

que nunca había hecho comedia como tal.

De la mano de Paco León, que además hace un personaje un poco distinto,

a lo que ha hecho hasta ahora y con Alexandra Jiménez,

o con Karra Elejalde.

Para mí ya te digo que ha sido muy interesante.

Se ha ido sumando mucha gente a él.

Cuesta levantar cualquier proyecto. Esta es mi segunda película.

Han pasado cinco años entre medias, ¿no?

Los proyectos siempre... No es fácil levantarlos.

Próximamente se estrenan tres títulos dirigidos por mujeres.

Está "El olivo" de Icíar Bollaín, está "Acantilado", de Elena Taberna

y a finales de abril estrenas

"La noche que mi madre mató a mi padre",

también una comedia.

Antes vas a pasar por Málaga. Sí.

Una comedia, que no ni un thriller ni un drama,

aunque protagonizada por Belén Rueda y con un crimen,

puede parecer cualquier cosa.

No, no, no...

Es una comedia.

Una comedia de personajes,

con unos actores estupendos.

He tenido mucha suerte... No solo con ella.

Están Eduard Fernández, María Pujalte,

Diego Peretti, que es un actor extraordinario...

Que hace de Diego Peretti. Sí, que hace de Diego Peretti.

Hace de sí mismo.

Todos los proyectos cuesta levantarlos.

Yo hacía mucho que no hacía una película de ficción.

Es mi cuarto largometraje.

Pero hacía tiempo...

En este tiempo lo que pasa es que he rodado muchos documentales.

Esto también me ha hecho aprender mucho.

Creo que las trayectorias de cada uno son muy diversas.

Yo prefiero siempre adoptar el punto de vista positivo.

He llegado a la película con muchas ganas de hacerla.

Sobre todo, lo que creo es que la película me quedó muy graciosa.

Entonces es lo que veo.

Que la gente se troncha y eso es lo que yo quería.

Diego, ¿cómo va tu documental?

Bien, estamos ya prácticamente terminados...

Ya habló de mujeres lo suficiente, y ahora toca hablar de hombres.

Sí. Yo ya hice uno sobre mujeres. Por eso digo.

Ahora estoy haciendo uno sobre hombres.

¿Cómo se va a titular? "Manda huevos" es el título.

Muy masculino.

Y bueno, es el hombre, distintos tipos de hombres,

vistos a través del cine español.

Igual que la mujer con "La pata quebrada".

Pero yo creo que más que el hombre, que es la disculpa,

es el país este que hemos tenido y que seguimos teniendo.

Pero propiamente todo está reflejado en las películas,

y yo las cojo, las espulgo y las pongo.

Muchísimas gracias a los cuatro por habernos acompañado

esta noche en "Historia de nuestro cine".

Gracias. Muchas gracias.

A vosotros os esperamos la próxima semana

con cinco películas muy distintas, pero que tienen una cosa en común.

Todas ellas son adaptaciones de obras de teatro.

"Malvaloca", "Maribel y la extraña familia",

"La casa de las chivas" "¡Ay, Carmela!" y "Actrices".

Os esperamos a partir del lunes aquí, en "Historia de nuestro cine".

(Música)

Historia de nuestro cine - Coloquio: Mujeres directoras - ver ahora

La sección Brigadoon, que engloba propuestas alternativas, ha programado "Fascism On a Thread: The Strange Story of Nazisploitation Cinema", de Naomi Holwill, y rendirá homenaje a la trayectoria de dos figuras recientemente desaparecidas: Giannetto de Rossi, mítico especialista de efectos especiales y director ocasional, del cual se verá "Killer Crocodile 2" (1990), y el director británico Norman J. Warren, con la proyección de "Inseminoid" (1991).

El director iraní nacionalizado danés Ali Abbasi, la cantante Alaska, la cineasta y actriz Luna (María Lidón), el actor y cómico Joaquín Reyes y el director y guionista Antonio Trashorras conformarán el jurado Oficial Fantástico.  El festival, que mantendrá las restricciones de aforo que estén vigentes en ese momento, no espera grandes presencias de artistas internacionales, "algo mayor que el año pasado, eso sí", ha puntualizado Sala.

Noticias

anterior siguiente
-->