Enlaces accesibilidad
Coronavirus

La OMS pide no administrar la tercera dosis hasta que la vacuna no llegue a países vulnerables

Por
¿Es habitual tener más efectos secundarios con la segunda dosis? ¿A quién afecta más?
Una joven recibe una dosis de la vacuna en Valencia. Ana Escobar / EFE

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha pedido este miércoles a los países de altos ingresos que pospongan la tercera dosis de la vacuna de la COVID-19 hasta, al menos, finales de septiembre, con el fin de asegurar las primeras dosis en países de ingresos bajos.

Tedros ha advertido de que más del 80 % de las vacunas han acabado en países de ingresos altos, a pesar de que solo son la mitad de la población de todo el mundo y esto es algo a su juicio que "no se puede aceptar". "Entiendo la preocupación de todos los gobiernos de proteger a sus ciudadanos de la variante delta, pero no podemos aceptar que los países que han utilizado la mayoría del suministro de las vacunas aún hagan uso de más vacunas, mientras que las personas más vulnerables en otras partes del mundo siguen sin protección", ha señalado.

Así, con el fin de que los países vacunen a al menos al 10 % de su población de aquí a finales de septiembre, ha pedido a los países de altos ingresos una moratoria hasta entonces para administrar la dosis de refuerzo. Y es que, según ha alertado, "aún estamos fuera de los objetivos".

Pide la colaboración de los países y empresas

Para ello, ha pedido la colaboración de países y empresas que controlan el suministro mundial de vacunas. "El curso de la pandemia depende del liderazgo de los países del G-20", ha señalado el director general de la OMS, que les ha pedido dar prioridad a Covax.

En mayo, los países de altos ingresos habían administrado 50 dosis por 100 personas, pero ahora la cifra se ha duplicado, situándose en 100 dosis por cada 100 personas, según advierte la OMS. "Mientras tanto, los países de bajos ingresos inoculan 1,5 dosis por cada 100 personas debido a la carencia de vacunas", ha lamentado Tedros.

Los 50 países más ricos del mundo acaparan el 61,5 % de las vacunas

Por último, ha recordado que las vacunas no son la única herramienta para acabar con la pandemia. "Solo podemos derrotarla con un enfoque integral en combinación con medidas sociales y de salud pública que sabemos que funcionan", ha señalado.

Noticias

anterior siguiente