Enlaces accesibilidad
Solidaridad

3.500 niños y niñas andaluces necesitan un hogar

  • Estos menores andaluces están en centros de la Junta de Andalucía
  • Varias entidades que trabajan con ellos lanzan la campaña "Solo quiero un hogar"

Por
Las familias de acogida son una alternativa a los centros para menores

Aldaima es una asociación de Granada que, junto a Infania (Málaga), Alcores (Huelva) y Apraf-A (Jaén) están buscando que niños y niñas que viven en centros de acogida de la administración pública andaluza puedan encontrar familias que los ayuden a tener una infancia normalizada. Ángeles Gómez y Jesús Agua son padres malagueños de acogida por cuyo hogar han pasado diez niños que han permanecido con ella en régimen de acogida. Desde el primer acogimiento han pasado ocho años.

En Andalucía 3500 niños viven en centros de acogida con la esperanza de tener pronto un hogar. Estamos hablando de menores que sufren maltrato, abandono o no son bien cuidados. Por esto, deben ser separados de sus familias. Al no poder vivir con sus familias biológicas, hay que buscar familias que los cuiden.

Las familias acogedoras son familias solidarias que cuidan a estos pequeños mientras su familia biológica no puede hacerlo. Es la mejor forma para evitar que tengan que crecer en centros de protección de menores.

El acogimiento familiar es una medida temporal

Mientras, la familia biológica puede solucionar los problemas que tiene para que sus hijos puedan volver a la que siempre fue su casa. Si no lo solucionan, habría que buscar otra medida de protección más estable.

Hay varias modalidades de acogimiento diferentes: temporal, de urgencia, especializado y permanente. Todas las familias coinciden, hay momentos duros, pero nada comparable con ver a los pequeños felices.

Noticias

anterior siguiente
-->