Enlaces accesibilidad
Cómic

La fundación 'El arte de volar' ayudará a "despegar" a los dibujantes de cómic

  • Lanzará dos becas, una de creación y otra de investigación
  • Su creador es el Premio Nacional de Cómic Antonio Altarriba

Por
El guionista Antonio Altarriba

Si es difícil para un autor consagrado publicar sus cómics en el actual mercado español imaginaos para un dibujante novel. Esa es la principal razón por la que nace la fundación El arte de volar. Si el nombre os suena es porque detrás está Antonio Altarriba (Zaragoza, 1952), guionista de esa obra maestra del mismo título, dibujada por Kim, que consiguió el Premio Nacional de Cómic en 2010.

“Con la crisis actual, los jóvenes dibujantes lo tienen muy complicado para poder publicar sus primeras obras –asegura Antonio Altarriba-. Por eso la fundación quiere ayudar en la medida de nuestras posibilidades”.

La fundación hará distintas actividades, de las que ya nos adelantan algunas en su web, como exposiciones o una sección de opinión. Pero Altarriba nos avanza que sus pilares básicos “son dos becas, una de creación y otra de investigación”.

La beca de creación

“Para optar a la de creación no ponemos márgenes de edad, sino que tienen que ser autores con menos de dos libros publicados” –nos comenta el guionista-

“En cuanto a la dotación –asegura Altarriba- estamos negociando todavía con algunas instituciones y, si finalmente se deciden, esperamos conseguir una bonita cantidad, esperamos que por encima de los 10.000 euros. La editorial que ya está comprometida con esta beca es Norma, que aportará otra suma de dinero y, además, publicará la obra que resulte de esa beca”.

“La intención –añade el guionista- es que durante ese periodo de elaboración de un cómic, que puede ser de un año o más, los autores puedan estar más desahogados e incluso comer un poquito” (bromea)

La beca de investigación

En cuanto a la de investigación: “Es una beca que me interesa especialmente porque yo he trabajado en una facultad, hice una tesis sobre el cómic y sé las dificultades que siguen existiendo en el mundo académico para reconocer este tipo de trabajos. Esta beca la hacemos en colaboración con la Cátedra de Cómic de Valencia, que lleva Álvaro Pons. Tendrá una dotación de 5.000 euros”.

“Una investigación sobre cómic –puntualiza Altarriba- puede ser un libro, pero también un trabajo de búsqueda en archivos, de exposición, de recuperación de material antiguo… pueden ser otro tipo de actividades que no sea simplemente una investigación que se plasme en un libro”.

“Las bases de la convocatoria saldrán a principios de diciembre” –concluye el guionista-.

Logotipo de la fundación 'El arte de volar'

“El arte de volar”

En cuanto al nombre de la fundación, Altarriba confiesa que: “Fue una idea que se le ocurrió a Julio Gracia (historiador del arte, crítico de cómics y vicepresidente y director de actividades de la fundación El arte de volar). Me comentó que nosotros lo que vamos a hacer es dar un impulso a esos creadores para que emprendan el vuelo, un empujón para que despeguen y suban hacia las nubes del reconocimiento. ¡Y me pareció una gran idea!"

El arte de volar es un libro que ha marcado mi trayectoria –confiesa Altarriba- y que supuso un antes y un después en mis planteamientos como narrador y en el reconocimiento por parte de los lectores. Por eso me pareció una idea estupenda”.

Sara Jotabé inaugura la sala de exposiciones virtual

Aparte de encontrar toda la información relacionada con los premios, en la web tenéis una sección de opinión (patrocinada por la librería gráfica El armadillo ilustrado), que se inaugura con un artículo de Antoni Guiral; y una sala de exposiciones virtual (patrocinada por GP Ediciones y Salazonera Aragonesa) que se inaugura con el trabajo de la ilustradora zaragozana Sara Jotabé (1993)

Julio Gracia, comisario de la exposición, asegura que han elegido a Sara “por su originalidad y frescura. Tiene una forma muy personal de plantear sus historias y selecciona temáticas que inciden en el feminismo, el cuerpo o la vida cotidiana de manera irónica y abierta”.

“La exposición realiza un recorrido por toda su obra -añade el comisario-, desde sus orígenes hasta los trabajos más recientes. Podemos ver dibujos que nunca se han mostrado y es posible, además, observar una progresión clara, una evolución, en diferentes aspectos de su producción. Desde su tratamiento del humor hasta la manera en la que entiende al público de su generación, que se identifica fácilmente con sus viñetas”.

Se va a desarrollar entre el 5 de noviembre de 2020 y el 11 de enero de 2021. De cara a futuras exposiciones, tenemos como objetivo seguir aproximándonos a obras de autoras jóvenes, innovadoras y diferentes” –concluye Julio Gracia-.

Una de las obras de Sara Jotabé que pueden verse en la exposición virtual

La asociación Argh!, de guionistas de cómic

Además de esta fundación, Antonio Altarriba también es presidente de Argh!, la asociación profesional de guionistas de cómic. “Damos un premio al mejor guion, para apoyar a los guionistas de cómic, que lo tienen más complicado todavía que los dibujantes. Nosotros antes de engañar al editor tenemos que engañar al dibujante”.

“De esa necesidad surge el premio Argh! al mejor guion, para apoyar a los gionistas. Tenemos también otras actividades como los premios que da la Cátedra de Valencia da a los mejores trabajos de Fin de Grado, de Fin de Máster y a la mejor Tesis del año”.

Logotipo del premio Argh!

“La investigación sobre cómic vive un buen momento en España”

Altarriba destaca el momento que vive la investigación sobre cómic en España. “Si vamos a Tebeosfera encontraremos un artículo de Julio Gracia en el que hace un seguimiento de la investigación en España a través de las tesis sobre el cómic que se han leído desde 1996 hasta ahora. La primera tesis sobre cómic fue la de Juan Antonio Ramírez en 1975, pero hasta 1996 esas tesis eran una rareza. A partir de 1996, todos los años hay al menos una tesis sobre cómic en las universidades españolas, destacando 2006, cuando se produce un despegue de esas tesis”.

“Ahora estamos en unos promedios de entre ocho y diez tesis anuales sobre cómic, leídas principalmente en el ámbito de Historia del Arte, Bellas Artes, Periodismo, Filologías, Literatura. Además hay editoriales, como Marmotilla, especializadas en la publicación de libros sobre cómic; también la colección Grafikalismos, que publica la Universidad de León; al menos dos revistas de carácter universitario: Cuco (Cuadernos de Cómic) y Neuróptica. Sin olvidar que hay dos cátedras sobre cómic, la de la Universidad de Valencia, y la recientemente abierta en la Universidad de la Laguna, que lleva el nombre de Moebius. Y cada vez son más los planes de estudios donde se incluyen materias relacionadas con el cómic”.

“Todavía es un tema complicado porque siguen existiendo muchos prejuicios sobre el cómic y mucha resistencia por parte de algunas instituciones académicas. Pero comparado con el desierto del que veníamos es una maravilla” –afirma el guionista-.

Antoni Guiral inaugura la sección de opinión de 'El arte de volar'

Antonio conoce muy bien ese desierto: “Yo empecé mi tesis en 1976 y nadie quería dirigirla porque les parecía que eso era un desprestigio para la Institución. Hasta que encontré un profesor que confesó que no tenía ni idea ni me podría ayudar pero que, por lo menos, administrativamente, iba a cubrirme. Recuerdo que en la universidad se reían de mí diciendo: “ese es el que está haciendo los cómics sobe los chistes”.

Antonio Altarriba nos comenta de qué iba esa pionera tesis: “Yo estudié filología francesa y mi teses era sobre el cómic francés. Yo viví varios años en Francia en los 70. En el momento en que la revista Pilote estaba en su mejor época. Yo viví las primeras publicaciones de jóvenes autores como Jacques Tardí o Enki Bilal, que prometían mucho. También recuerdo cuando en un número de Harakiri sale por primera vez la firma de Moebius, en la historieta La desviación, que se ha convertido en un clásico. Y aparecieron nuevas revistas específicamente dirigidas un público adulto como Lecho Des Savanes, Metal Hurlant toda una serie de publicaciones que cambiaron el cómic europeo. Fue una década extraordinariamente creativa y mi tesis fue sobre La historieta francófona desde 1970 a 1980

Afortunadamente, en la actualidad las cosas han mejorado bastante: “En los últimos años –afirma Altarriba- el panorama se ha asentado con una generación de jóvenes investigadores, como Roberto Bartual, Iván Pintor… que están haciendo un trabajo muy interesante, porque desde el punto de vista de investigación estamos empezando a superar la fase de recuperación e investigación sobre material que estaba perdido, para pasar a un nivel más analítico, más teórico, más de análisis de estilo y de lenguaje del cómic… ese tipo de análisis es el que más me ha interesado siempre”.

Y no queríamos despedirnos sin anunciaros que Antonio Altarriba y Keko publicarán Yo, Mentiroso el 11 de diciembre. La tercera y última parte de su exitosa Trilogía egoísta iniciada con Yo, asesino y Yo, loco. “Gráficamente Keko se ha pasado con este último número. ¡Es espectacular! -Asegura Antonio-. Y desde el punto narrativo, aunque los tres tomos tienen su autonomía y se pueden leer de manera independiente, en este último intento hacer referencias a los anteriores y, de alguna manera el conjunto adquiere unidad. Incluso hay una trama que iniciamos en el primero y que concluirá en este. Los editores está muy contentos con el libro”.

Noticias

anterior siguiente