Enlaces accesibilidad

Bérgamo: el precio de no confinar a tiempo

Por

Bérgamo: el precio de no confinar a tiempo

¿Cómo frenar el contagio sin que la economía se hunda? Es el gran debate que suscita la actual pandemia y el reto al que se enfrentan todos los gobiernos. Uno de los mejores lugares para observar las consecuencias de una u otra apuesta es Bérgamo, el epicentro de la pandemia en Europa.

Para todos los públicos En Portada - El dilema de Bérgamo - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

"Fue el epicentro de la pandemia en Europa.

Roma tuvo que enviar al ejército para sacar

de allí a los muertos por COVID."

"'En portada' vuelve a la zona cero de Italia.

Bérgamo es una de las provincias

más industrializadas del continente."

"Sus relaciones con China y con el mundo

facilitaron la llegada de la COVID-19."

"La pandemia obliga a conjugar economía y salud."

Han preferido dar más oportunidad a la economía que a la salud.

Creo que eso fue el error.

"Hoy, 'En portada', El dilema de Bérgamo."

(Música)

(Sirena)

(HABLAN EN ITALIANO POR EL MEGÁFONO)

(Campana)

(Música)

(Música)

"Unas veces en tranvía, otras en bici,

Marco recorre los 14 kilómetros que separan su pueblo,

Albino, de la ciudad de Bérgamo, donde trabaja.

Esta vía férrea es solo el comienzo del valle que riega el río Serio,

a los pies de los Alpes italianos.

Val Seriana, así lo llaman los lugareños,

es uno de los principales pueblos industriales de Europa.

Creado al calor del sector textil,

hoy en día alberga entre sus montañas

una potente industria manufacturera.

Solo en dos municipios, Alzano Lombardo y Nembro,

hay casi 400 empresas que dan trabajo

a miles de los habitantes del valle

y mueven casi 700 millones de euros cada año.

Las fábricas forman parte de su tejido social

y de su paisaje urbano."

(Música)

"23 de febrero de 2020.

Se diagnostican dos casos de COVID-19

en el hospital de Alzano Lombardo.

El centro se cierra, pero solo unas horas después,

reabre sus puertas.

Es el primer foco oficial de la provincia de Bérgamo.

En una semana,

el número de personas contagiadas en Val Seriana

se multiplica por 100.

En la vecina provincia de Lodi, el municipio de Codogno,

con apenas 50 casos, ya se ha declarado zona roja.

Sus habitantes están confinados."

(Música)

"Todo parece listo para el confinamiento,

pero la declaración de zona roja en Val Seriana nunca llega.

8 de marzo, dos semanas después,

Alzano Lombardo y Nembro albergan el peor foco COVID del país,

con unos mil contagios."

"El Gobierno italiano declara el cierre

en toda la región de Lombardía,

que incluye la provincia de Bérgamo.

Pero más que una zona roja o confinamiento total,

establece una especie de zona naranja

que permite mantener gran parte de la actividad productiva.

En menos de un mes, Val Seriana pasa

de dos casos a cerca de 10.000."

"La fiscalía de Bérgamo está investigando los hechos.

Por qué ni el gobierno central ni la región de Lombardía

declararon la zona roja en una semana crucial

que llevó a Italia a confinar a todo el país."

(ACENTO ITALIANO) En el mes de marzo estaba ya muy adelantada la cosa.

En algunos pueblos como Codogno se ha hecho en los primeros días

pronto, rápido, esta cosa creo que ha salvado muchas vidas.

(ACENTO ITALIANO) Yo me "estoy enfermar",

he encontrado el virus en los primeros días de marzo.

Después, claro, no he podido ir a trabajar

para no infectar a los demás.

Entonces, estaba en mi casa con la computadora,

con el teléfono,

que hacía más de 100, 150 "telefonadas" cada día.

También sábado, domingo...

Otras cosas en los mismos días, yo estaba en casa

y también mi esposa enferma

con una neumonía bilateral del 30-40%

de los pulmones.

Y ella necesitó dos días de oxígeno,

terapia en casa,

porque el hospital, los hospitales de toda la provincia

estaban llenos.

Después de dos días, estaba también mi mamá, se llama Fernanda.

"El personal sanitario, siempre en primera línea,

ha pagado con su salud, e incluso con su vida,

la falta de una protección adecuada en el inicio de la pandemia.

En la provincia de Bérgamo hay 600 médicos de familia.

Uno de cada cuatro ha enfermado de COVID.

Uno de cada 100 ha muerto."

Un drama para toda la populación,

cuando se va a fallecer, un doctor que va a fallecer

para hacer su trabajo y salvar la vida a los demás,

es un drama, no solo para el doctor y su familia,

sino para todo el pueblo, yo creo.

Como me infecté,

para mí la cuarentena fue una...

La pandemia fue un cuarentena.

en este mes, yo pasaba todo el día desde las 8 de la mañana

hasta las 8 o más de la tarde respondiendo al teléfono.

La verdad es que fue muy estresante, muy estresante.

De hecho, no quiero imaginarme cómo lo hicieron los médicos

que sí iban a trabajar porque no estaban en cuarentena,

contestando al teléfono y visitando también.

Hola.

Vamos a tomarte la temperatura antes de entrar.

Si fuera más de 37,5, en teoría,

no te podemos dejar entrar.

Ok.

Está a 35,7.

Ahora tienes que desinfectarte las manos con el gel.

-Después de cada visita,

es necesario hacer limpieza de todo el cuarto:

la camilla, la silla,

todo el cuarto donde se visita.

Entonces, antes se hacía una visita cada 10-15 minutos,

ahora necesitan 30 minutos.

Es necesario aumentar no solo el número de los doctores,

también del personal.

No es importante solo la persona que está muy grave

debe ir al hospital.

Es importante también para la epidemia el chico de 20 años

que tiene una pequeña fiebre.

-Ya han dado protecciones a los hospitales,

a otro tipo de médicos.

Pero a los médicos de familia, nosotros, no dieron nada.

Y nosotros fuimos el escudo principal.

Somos pocos, somos pocos y estresados.

(Música)

"Donde muere el tranvía, el río Serio

sigue trazando el valle

en el que late la economía bergamasca.

En la provincia italiana más azotada por la mortandad

del coronavirus, la vida se abre paso

entre el temor y la incertidumbre.

En una sociedad emprendedora que, como tantas otras en el mundo,

ha tenido que frenar en seco.

(Música)

"En Val Seriana, el coronavirus irrumpió

con la virulencia de un cataclismo.

Las empresas han tenido que adoptar nuevos protocolos de seguridad

y evitar la aglomeración de empleados.

Algunas fórmulas que costaba implantar

en los países del sur, como el teletrabajo,

han venido para quedarse."

(Música)

"Productos que se venden en todo el mundo

con materias primas o componentes que se fabrican, a menudo,

muy lejos de aquí.

Vivimos en una economía globalizada.

La cadena de producción cruza fronteras y continentes.

Los bienes y las transacciones viajan por el mundo

tan veloces como el virus."

"Giovanna lleva décadas asesorando a la industria de Val Seriana,

dando claves para el éxito empresarial.

Esta vez, su receta para sobrevivir a la crisis es,

ante todo, emocional."

"La pandemia ha puesto patas arriba la economía y el sistema.

Una situación difícil de imaginar hace unos años.

Ante un mercado temeroso y menguado,

hace falta músculo para soportar el embiste.

(Campanas)

Pero si la crisis de la COVID ha dado un zarpazo a la industria,

sin duda, ha dejado heridos de muerte a otros sectores,

como el turismo,

el pequeño comercio o la hostelería."

(Música)

"Han saltado las costuras.

Han aflorado las contradicciones del actual sistema.

La pandemia nos enfrenta a un dilema

entre preservar la salud

y mantener el pulso de la economía.

Un equilibrio difícil, pero necesario."

No se puede vivir solo de economía.

La economía debe...

y se debe poner todo en equilibrio.

Han preferido dar más oportunidad a la economía que a la salud,

creo que eso fue el error.

"Val Seriana, un pequeño valle industrial

con vínculos con todo el planeta.

(Música)

Sus relaciones comerciales y productivas

facilitaron la expansión de un virus

que ha puesto en jaque a todo el mundo.

Es el precio de una economía globalizada.

Paradójicamente, esa industria es la que más puede contribuir ahora

a la recuperación económica de Italia.

En el terreno sanitario, durante el verano,

el país ha logrado contener la pandemia.

Contra la COVID, cada gobierno aplica

su propia receta.

Pero no habrá una solución local sin una global.

Y la economía no podrá prosperar a costa de nuestra salud."

(Música)

En Portada - El dilema de Bérgamo - ver ahora

La provincia con mayor nivel de mortalidad de Italia alberga uno de los principales polos industriales del continente: Val Seriana, un valle con una potente industria manufacturera. Su peso económico influyó a la hora de decidir si se declaraba o no zona roja, lo que suponía el confinamiento total, el área que se convirtió en el principal foco de contagio de la COVID-19.

El redactor jefe de L’Eco di Bergamo, Bruno Bonassi, nos lo resume en una frase: "Cerrarlo todo significa que la economía colapsa". Val Seriana es un pequeño territorio, pero mantiene relaciones productivas y comerciales con todo el mundo, China incluida. En una economía globalizada, ese cierre implica la falta de suministro en muchos más lugares del planeta.

El coste de no confinar a tiempo

Sin embargo, que el confinamiento tardara en imponerse tuvo consecuencias letales. Los dos primeros casos de la provincia se detectaron en el hospital de Alzano Lombardo, en Val Seriana, el 23 de febrero. Una semana después, los contagios se habían multiplicado por cien.

Roma envió a militares para imponer el cierre y el municipio de Codogno, en la vecina provincia de Lodi, ya estaba confinado con un menor número de contagios y una población similar. "Cerrar a tiempo, rápidamente, salva vidas", nos explica Mirko Tassinari, secretario de la Federación Italiana de Médicos de Familia en Bérgamo. En menos de un mes, Val Seriana pasó de dos casos de covid a cerca de 10.000.

La justicia investiga por qué no se declaró la zona roja

La Fiscalía de Bérgamo está investigando por qué ni el Gobierno central ni la Región de Lombardía decretaron la zona roja. Algunas voces apuntan a supuestas presiones por parte de la patronal, Confindustria Bérgamo, que el 28 de febrero hacía pública su campaña #Bergamoisrunning, en la que, para calmar a sus clientes en el extranjero, le quitaba hierro a la situación epidémica en la provincia, con mensajes como: “En Italia se ha diagnosticado el mismo número de casos que en muchos otros países” o “Las actuales advertencias sanitarias del Gobierno italiano indican que el riesgo de infección es bajo”. La vicepresidenta de Confindustria Bérgamo, Giovanna Ricuperati, nos reconoce: "Con lo que hoy se sabe, fue un error. Hoy no lo haríamos".

Bérgamo aprende de sus errores

Durante este verano, la zona más azotada por la COVID-19 ha logrado contener la pandemia. Trata de aprender de sus errores. Quienes la han sufrido en primera línea lo tienen claro: “Han preferido dar más oportunidad a la economía que a la salud. Creo que ese fue el error”, nos dice Silvia Benedetti, doctora de familia en Almenno San Bartolomeo, cercano a Bérgamo.

Todos en Bérgamo saben que lo primero es la salud. Pero Stefano Scainelli, director de una empresa de componentes eléctricos de Val Seriana, Scame, sintetiza la visión de los empresarios: “Si no morimos del virus, de la enfermedad, corremos el riesgo de morir de economía.”

Noticias

anterior siguiente