Enlaces accesibilidad

Coronavirus

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, positivo por coronavirus

Por
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, da positivo en Covid-19

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, ha informado este martes de que ha dado positivo por Covid-19 y de que está siendo tratado con hidroxicloroquina, a pesar de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha suspendido los ensayos con este fármaco para tratar la enfermedad.

Después de meses desafiando al virus casi a diario, el mandatario ha comunicado en persona desde su residencia oficial a un grupo de periodistas que el resultado de las pruebas a las que se sometió este lunes es positivo, precisando que se siente "perfectamente bien" y que no tiene "pánico". 

Boletines RNE - Bolsonaro, positivo en coronavirus - Escuchar ahora

"Estoy bien gracias a Dios", ha señalado a los medios, frente a quienes ha admitido que el resultado no le ha sorprendido dada su "actividad dinámica". "Soy el presidente de la república y no huyo de mi responsabilidad" ni tampoco "del contacto intenso con el pueblo", ha subrayado.

Bolsonaro, de 65 años, es uno de los presidentes más escépticos del mundo sobre la gravedad del virus, al que llegó a describir como "gripecita" y al que ha retado circulando por las calles en plena cuarentena o asistiendo a actos públicos sin mascarilla.

Todo ello, pese a que Brasil es el segundo país más afectado del planeta por la pandemia, tanto en número de contagios (más de 1,6 millones) como de fallecidos (64.000).

Asegura que sus pulmones están "limpios"

El test en el que ha dado positivo es el cuarto que se realiza desde el pasado mes de marzo. El mandatario ha optado por someterse a una nueva prueba para comprobar si había contraído el virus después de que este domingo presentara fiebre, con hasta 38 grados, y malestar. Para ello, acudió este lunes al Hospital de las Fuerzas Armadas de Brasilia, donde también le realizaron una radiografía pulmonar que, según ha contado él mismo, mostró que los pulmones están "limpios".

"Confieso que creí haberlo contraído unos meses atrás", ha explicado Bolsonaro, que asegura que respetará los "protocolos". Sin embargo, antes de terminar la entrevista, se ha alejado de los periodistas y se ha quitado la mascarilla para demostrar que está bien. 

"La vida sigue", ha afirmado también el presidente, insistiendo en la necesidad de volver a trabajar cuanto antes porque, de lo contrario, ha dicho, "la economía podría encontrarse en una situación bastante compleja". "No se puede combatir un virus si los efectos colaterales de ese combate son peores que los daños causados por el propio virus", ha zanjado.

Ese argumento está en la base de una gestión de la crisis sanitaria muy cuestionada. Bolsonaro pidió el fin del confinamiento para no perjudicar a la economía e incluso vetó el uso obligatorio de mascarillas en comercios, iglesias, escuelas y cárceles en Brasil.

Esas decisiones y también sus polémicas declaraciones han colisionado con varios de los gobernantes regionales del país y han provocado la salida de dos ministros en la cartera de Salud.

Está siendo tratado con hidroxicloroquina

Después de conocerse el positivo de Bolsonaro, varios portavoces de la Presidencia han confirmado que toma, desde este lunes, dos dosis de hidroxicloroquina, un antipalúdico que, en su opinión, es completamente eficaz para el tratamiento del coronavirus, pese a que, según la comunidad científica, no es beneficioso para pacientes con coronavirus y puede desatar efectos secundarios.

Mientras se recupera, su agenda estará paralizada y permanecerá en cuarentena en su casa. No obstante, seguirá reuniéndose mediante videollamada porque, asegura, no sabe "estar parado".

Es el tercer gobernante que ha contraído la Covid-19

El director de emergencias sanitarias de la OMS, Mike Ryan, ha subrayado que el positivo por coronavirus de Bolsonaro demuestra que "nadie es especial" y que todos "somos igualmente vulnerables".

"Le deseamos una recuperación rápida y completa", ha dicho el experto irlandés, que ha recordado que el presidente brasileño no es el primer líder político mundial afectado por la pandemia.

De hecho, es el tercer gobernante que ha contraído la Covid-19, tras el primer ministro británico, Boris Johnson, que llegó a estar en la UCI, y el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, quien también fue hospitalizado por prevención y recibió el alta la semana pasada. Además, el príncipe Alberto de Mónaco también ha pasado la enfermedad.

Familiares y políticos que estuvieron en contacto con él, en alerta

Este último fin de semana, Bolsonaro estuvo de visita en el estado de Santa Catarina y al regresar a Brasilia visitó al embajador de Estados Unidos, Todd Chapman, para celebrar el Día de la Independencia de ese país junto al canciller brasileño, Ernesto Araújo, entre otros.

Todos posaron para las fotos abrazados y sin mascarilla, y dialogaron alrededor de una mesa sin protección alguna, lo que ha llevado al diplomático a someterse también a un test de coronavirus, según han confirmado a Efe fuentes de la embajada estadounidense.

A diferencia de Bolsonaro, Chapman no ha presentado síntomas de enfermedad alguna, pero se someterá preventivamente a algunas pruebas.

Lo han hecho ya todos los ministros que han estado con el mandatario en los últimos días y también los miembros de su familia, que ya desde la semana pasada se preocupa por la salud de una abuela de la esposa de Bolsonaro, de 80 años e internada con coronavirus.

La Asociación Brasileña de Prensa ha anunciado que presentará una demanda ante la Corte Suprema contra el presidente por "actuar de forma criminal" y "poner en peligro" la vida de los periodistas presentes cuando ha anunciado su positivo.

Noticias

anterior siguiente