Enlaces accesibilidad

BULOS DEL DÍA - 24 ABRIL 2020

Inyectarse desinfectante contra el coronavirus no es buena idea, como sugiere Trump

Por
No, inyectarse desinfectante o lejía no es una buena idea para acabar con el coronavirus, tal y como sugería en rueda de prensa el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. VERIFICA RTVE

Los expertos desaconsejan inyectar desinfectante en el cuerpo humano para combatir el coronavirus, tal y como ha sugerido Donald Trump, presidente de EEUU. “Son declaraciones que no tienen ningún rigor científico ni sentido sanitario”, afirma la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

La sugerencia de Trump puede verse en el vídeo que recoge la rueda de prensa de la Casa Blanca el 23 de abril - a partir del 26.52”- y tiene su origen en un estudio realizado por el Centro para el Análisis y Contramedidas de Biodefensa de EEUU, dependiente del propio Gobierno.

Este estudio describe el efecto de detergentes sobre muestras de saliva y fluidos respiratorios, pero no menciona su inyección. Relacionar la introducción física de desinfectantes con la COVID-19 desde instancias oficiales genera críticas pues rumores previos sobre lejía y alcohol provocaron víctimas mortales.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha propuesto este viernes inyectar desinfectante en los pulmones de los pacientes para curar el coronavirus. "Veo que el desinfectante se lo carga en un minuto. Podemos hacer algo con ello, como inyectarlo", ha dicho.

Horas después, la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnnany, ha defendido que Trump nunca ha recomendado la ingesta de desinfectante para combatir el coronavirus y ha acusado a los medios de comunicación de distorsionar sus palabras. Una afirmación verdadera, ya que los medios hemos transmitido que Trump ha utilizado el verbo "inyectar" desinfectante, no ingerir.

Cientos de personas han fallecido en países como Irán, Turquía e India por tomar alcohol adulterado en la creencia de que este acababa con la enfermedad. Grupos conspiracionistas y antivacunas han impulsado el consumo del derivado de la lejía MMS (“Solución Mineral Milagrosa”) y del dióxido de cloro, cuando ambos son perniciosos para la salud, como explicó Verifica RTVE.

Una rueda de prensa insólita

En la rueda de prensa se escucha a William Bryan, vicesecretario de Ciencia y Tecnología del Departamento de Interior, presentar el estudio. “Hemos probado lejía. Hemos probado isopropanol en el virus, específicamente en saliva o en fluidos respiratorios. Puedo decirles que la lejía matará el virus en 5 minutos, el isopropanol en 30 segundos, y eso sin manipulación ninguna, sin frotar, si no frotas funciona y si frotas se va incluso más rápido”, sostiene.

Trump contesta: “Veo que el desinfectante lo noquea en un minuto. Un minuto”. “¿Hay una forma de que podamos hacer algo como eso, como una inyección en el interior o casi una limpieza? Porque ¿ves?, entra en los pulmones y causa un tremendo beneficio en los pulmones… Así que sería interesante comprobarlo”.

El presidente también recomienda “aplicar luz y calor”, como sugiere también el informe, aunque la Organización Mundial de la Salud ha advertido que exponerse al sol o a temperaturas superiores a los 25º centígrados no previene la enfermedad.

El confinamiento y la higiene, la mejor prevención

“Desde SEPAR seguimos recomendando a la población general que se continúe cumpliendo con el confinamiento, que se respete el distanciamiento social y que se realice un lavado frecuente de manos. Esas son las mejores medidas para prevenir la infección por coronavirus”, dice Carlos Jiménez, presidente de esta entidad.

Stephen Hahn, comisionado de la Agencia de Medicamentos de EEUU (FDA), ha reconocido en CNN: “Ciertamente no recomendaría la ingesta interna de un desinfectante”.

Algunos líderes políticos han realizado afirmaciones contrarias a la evidencia científica sobre la COVID-19. Twitter, Facebook e Instagram eliminaron contenidos del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que promovían el acercamiento social o el uso de determinadas sustancias de eficacia no demostrada.

Por su parte, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, en inglés) dependiente del Gobierno ha recomendado a los estadounidense no automedicarse con hidroxicloroquina y la cloroquina como tratamientos para el COVID-19, debido a los riesgos que comportan sus efectos adversos.

"Mientras están en marcha ensayos clínicos para determinar la seguridad y efectividad de estos medicamentos para el COVID-19, hay efectos secundarios conocidos para estas medicinas que deberían ser considerados", explicó el regulador estadounidense en su página web.

Noticias

anterior siguiente