Enlaces accesibilidad

Coronavirus

Pasaporte COVID: identificar a los inmunes para volver a la normalidad

Por
Sierra:" Una persona que supera el virus desarolla un nivel de anticuerpos que le inmuniza durante un tiempo"

Solo hay una cosa en el mundo capaz de frenar al COVID-19: la inmunidad, algo que solo se puede conseguir a través de una vacuna -un logro que aún tardará varios meses- o tras haber superado la enfermedad. Por eso, ahora que Italia y España comienzan a ver la luz al final del túnel, la mirada se centra en cómo identificar a la población inmune, la punta de lanza para recuperar la normalidad. 

El número de recuperados de coronavirus en España ha superado este domingo las 38.000 personas, según ha anunciado el Ministerio de Sanidad, lo que implica que han desarrollado anticuerpos y, por tanto, inmunidad ante la enfermedad. Sin embargo, se estima que si se tiene en cuenta a los asintomáticos o los que han superado el virus sin acudir al médico, la cifra total de población a la que no le afectaría el virus podría ser hasta de siete millones de personas, según algunos estudios.  

Una de las estrategias en las que ya trabajan las autoridades sanitarios es en el uso masivo de test rápidos serológicos, cuyo resultado indica si la persona tiene o no anticuerpos del coronavirus y, por tanto, si ya está protegida ante la enfermedad. 

"Se van a iniciar ya estudios de la población con test de anticuerpos para ver su inmunidad" pudiendo tener resultados "en pocas semanas", ha explicado este domingo la jefa del Área del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, María José Serra. "Una persona que ha pasado la enfermedad desarrolla un nivel bastante alto de anticuerpos (...) Nuestra sensación, por estudios que se van publicando, es que cuando pasa la enfermedad, la persona va a quedar inmunizada durante un periodo de tiempo importante", ha señalado la epidemióloga durante la rueda de prensa. 

Realizar pruebas cuando acaben los síntomas

Para el director del Centro de Encefalopatías y Enfermedades Transmisibles Emergentes de la Universidad de Zaragoza, Juan José Badiola, el impulso de este tipo de estudio es una medida "positiva" puesto que son test "más sencillos" que no solo proporcionan información sobre los curados sino también sobre "contagiados que no se habían detectado".

"Para realizar estos test se suele tomar una pequeña muestra de sangre de la persona. Esto permite determinar de manera más rápida y sencilla si tiene anticuerpos. Si los tiene significa que, de una manera u otra, ha superado la enfermedad", asegura a RTVE.es. 

El profesor y director del grupo de Neurovirología de la Universidad Autónoma de Madrid, José Antonio López, por su parte, indica que estas pruebas también son "muy rápidas". "Con un pinchazo en el dedo y, dependiendo del test realizado, podríamos estar hablando de tener resultados en 10 ó 15 minutos", afirma. 

En cuanto al momento adecuado para hacer estas pruebas, ambos coinciden en recomendar su realización "cuando ya la pesona afectado no presente la sintomatología clínica -fiebre, tos seca, dificultad para respirar, etc.-". Badiola también aconseja tener en cuenta los 14 días posteriores a la recuperación ya que "puede haber un momento en el que virus, aunque de manera reducida, continúe en el organismo y la persona podría ser positiva, tanto en las pruebas de detección del virus como en las de anticuerpos, invalidándolas", apunta. 

Además, estos test rápidos tienen otra característica añadida y es que despejan la duda sobre si has tenido la enfermedad o todavía no. "La prueba de diagnóstico del coronavirus actualmente utilizada, una técnica de PCR, indica si en ese momento la muestra de la persona analizada contiene o no el virus, por lo tanto se desconoce si la persona no se ha contagiado todavía o, por el contrario ha superado la infección", explica Badiola. 

"Lo que sí debemos asegurar en esos test es que tengan la mayor sensibilidad posible para sean capaces de detectar la mayoría de los positivos reales y además, por supuesto también, que tengan una alta especificidad para evitar la detección del menor número de falsos positivos posibles", recalca.

El 15% de la población española podría ser inmune

A la espera de datos definitivos, una estimación del Imperial College de Londres publicada el pasado 16 de marzo indica que al menos el 15% de la población española se contagiaría de coronavirus, lo que supone que alrededor de siete millones de personas podrían alcanzar la inmunidad del virus.

Esta cifra, a pesar de que ha sido muy discutida, teniendo en cuenta que actualmente hay detectados únicamente un millón de casos en todo el mundo, supondría una primera aproximación al porcentaje real, que no solo arrojaría algo de luz sobre la eficacia de las medidas llevadas a cabo, sino también sobre la posibilidad de volver a la normalidad de los trabajadores tras el fin del estado de alarma decretado por el Gobierno de Pedro Sánchez y prorrogado hasta el 26 de abril

"Las personas inmunizadas, las que no producen particulas virales y que están protegidas de la infección, son en principio son seguras por que no transmite virus y por que ellas en sí no se pueden contagiar. En un futuro cuando se les haga el test de serología y se sepa quién ha pasado la enfermedad, aunque sea de manera asintomática, sería una opción que puedan salir a la calle y puedan tener una vida normal", indica López, que apunta a que solo "detectar la serología en el mayor número de personas, proporciona la radiografía más fiable de como está la epidemia en un país". 

La situación de las personas que han desarrollado anticuerpos ya se ha planteado en países como Italia, que con más de 126.000 casos es tercer territorio con más contagios del mundo después de Estados Unidos (más de 300.000) y España (más de 130.000). En su caso, los primeros en ser sometidos a estos test serán los sanitarios, pero según explicó el Gobernador de Véneto, Luca Zaia, se podría empezar a aplicar a los trabajadores de otros sectores y expedir un "documento de inmunidad" que les permitiera salir del confinamiento y continuar con sus labores.

El ex primer ministro, Matteo Renzi, por su parte, lo ha calificado como "Pase COVID", algo similar a un pasaporte que permita circular a los no infectados. El primer ministro Giuseppe Conte, en cambio, mantiene que mientras el bloqueo permanezca el gobierno seguirá trabajando con los científicos para determinar qué pautas se deben seguir para incorporar nuevamente a las personas recuperadas al trabajo. 

A este respecto, la inmunóloga del Consejo Nacional de Investigación de Italia, Luisa Bracci Laudiero, ha declarado al periódico estadounidense New York Times que los anticuerpos "deberían ser protectores, todos esperamos que lo sean, pero no tenemos la certeza matemática". "Nos encontramos siendo un poco de laboratorio", ha segurado sobre la situación en en el país. 

Inmunidad y desarrollo de vacuna

Por lo tanto, aunque la utilización de estos test podría ser una herramienta útil a priori, se desconoce cuánto tiempo duraría la inmunidad de los recuperados, por lo que se seguirá complementando con las investigaciones para desarrollar una vacuna u otros tratamientos.

En este sentido, según explicó el pasado jueves el Ministro de Ciencia, Pedro Duque, que España desarrolle una vacuna es aún una posibilidad. "Antes del final de abril tendremos un primer candidato a vacuna del coronavirus", aseguró Duque en referencia al equipo de los investigadores Luis Enjuanes e Isabel Sola, del laboratorio de coronavirus del Centro Nacional de Biotecnología, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

"La vacuna de virus completo que están desarrollando es especial porque es de las más avanzadas y de las que tienen más visos de funcionar a la primera. Sólo hay otro grupo en el mundo trabajando en este tipo de vacuna y están a la par", añadió el ministro al respecto. 

Mientras llegan los estudios tanto de inmunidad como de tratamiento, según ha avanzado este domingo el Ministro de Sanidad, Salvador Illa, el Gobierno "continuará con el proceso de documentación de contagios" para saber la evolución de la enfermedad que ya ha dejado más de 12.000 muertes en todo el territorio español. Actualmente, se están realizando "una medida de 15.000 y 20.000 pruebas diarias" y se mandarán cerca de un millón de test rápidos a las Comunidades Autónomas para agilizar este proceso en los próximos días. 

Noticias

anterior siguiente