Enlaces accesibilidad

Piñera convoca el referéndum constitucional en Chile para el 26 de abril

  • La nueva Constitución sustituiría a la vigente desde la dictadura de Augusto Pinochet
  • La redacción de una nueva Carta Magna es uno de los principales clamores del estallido social, que deja al menos 24 fallecidos

Por
El presidente de Chile, Sebastián Piñera (3ºi) durante la presentación de la convocatoria del plebiscito constitucional para votar si se redacta una nueva Constitución. EFE/ Cortesía Presidencia de Chile

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, ha convocado este viernes un referéndum para el 26 de abril para decidir si se redacta una nueva Constitución que sustituya a la vigente desde la dictadura de Augusto Pinochet.

En un acto celebrado en el Palacio de La Moneda, sede del Ejecutivo, el mandatario ha firmado un decreto con el que oficializó la convocatoria a la ciudadanía a votar en la consulta.

"No es una elección cualquiera, porque con esta acción democrática y republicana vamos a tener que optar entre dos alternativas, las dos igualmente legítimas y democráticas", ha explicado Piñera.

"El padrón electoral provisorio para el Plebiscito Nacional 2020 está constituido por 14.404.415 electores y electoras habilitados para sufragar, con 7.379.365 mujeres, 7.025.050 varones y 266.162 inhabilitados", ha dicho el presidente del Consejo Directivo del Servicio Electoral (Servel), Patricio Santamaría.

Cuando los chilenos acudan a las urnas en el plebiscito tendrán la opción de elegir si quieren una nueva Constitución o prefieren reformar la existente, creada en 1980 durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y foco de las protestas que desde hace más de dos meses se desarrollan en el país.

La redacción de una nueva Carta Magna es uno de los principales clamores del estallido social, que deja al menos 24 fallecidos, ya que es considerada por la ciudadanía el origen de las desigualdades en el país.

Imagen de las protestas en Santiago de Chile el viernes 27 de diciembre de 2019. REUTERS/Ivan Alvarado

En la Constitución actual, que ha sido reformada decenas de veces, se le concedió al Estado un papel "subsidiario" (secundario) en la provisión y administración de los recursos básicos, lo que favoreció su privatización.

En el caso de que los chilenos elijan redactar una nueva Constitución, también tendrán que votar qué procedimiento se elige para ello: una convención mixta de parlamentarios y ciudadanos o una asamblea de personas escogidas únicamente para ese fin.

"Nos va a permitir que los chilenos podamos decidir los caminos del futuro. Los chilenos vamos a tener la primera palabra en escoger qué camino queremos seguir y qué mecanismos queremos adoptar", ha señalado el mandatario.

Si el plebiscito es aprobado, la elección de los constituyentes se realizará en octubre, coincidiendo con las elecciones regionales y municipales, y la nueva Constitución -que debe redactarse en un máximo de un año- se ratificará en otro plebiscito, este con voto obligatorio.

Este proceso constitucional se acordó en noviembre entre casi todas las fuerzas políticas del Parlamento chileno -a excepción del Partido Comunista- después de que la ciudadanía pidiera en las calles de todo el país una nueva Carta Magna desde el pasado 18 de octubre.

Noticias

anterior siguiente