Enlaces accesibilidad

'Brexit'

El Parlamento británico aprueba someter a votación el acuerdo final del 'Brexit'

  • El Parlamento tendrá la última decisión sobre el acuerdo con Bruselas
  • Es la primera derrota de May, tras la rebelión de 14 conservadores 
  • Theresa May advierte de que perjudicará a un 'Brexit' suave

Por
Theresa May, durante el debate sobre el 'Brexit' en el Parlamento británico
Theresa May, durante el debate sobre el 'Brexit' en el Parlamento británico. AFP

El Gobierno de la primera ministra británica, Theresa May, ha obtenido su primera derrota parlamentaria tras perder la votación sobre una enmienda a la ley del 'Brexit'. Diputados conservadores rebeldes se han unido este miércoles a la oposición en la Cámara de los Comunes para forzar al Ejecutivo a someter el futuro acuerdo sobre el 'Brexit' a una votación en el Parlamento. El golpe a la autoridad de May se ha producido tan solo un día antes del inicio de la cumbre de la Unión Europea en la que los 27 debatirán si aprueban avanzar a una segunda fase de las negociaciones. 

Por 309 votos a favor y 305 en contra, la Cámara Baja británica ha aprobado una enmienda a la ley que guiará la salida del Reino Unido de la Unión Europea, que impide al Gobierno comenzar a implementar el pacto que firme con Bruselas sin el visto bueno del Parlamento. 

El conservador Dominic Grieve durante el debate sobre la enmienda al 'Brexit' en el Parlamento británico
El conservador Dominic Grieve

El conservador Dominic Grieve durante el debate sobre la enmienda al 'Brexit' en el Parlamento británico AFP

La enmienda ha sido impulsada por el diputado conservador Dominic Grieve, antiguo fiscal general británico y defensor de la permanencia en al Unión Europea antes del referéndum de 2016. Un total de tres tories se han abstenido y 11 han votado en contra de su partido y en consonancia con el Partido Laborista, el Partido Liberaldemócrata y el Partido Nacionalista Escocés (SNP). Los disidentes han sido Grieve, Heidi Allen, Ken Clarke, Jonathan Djanogly, Oliver Heald, Nicky Morgan, Robert Neill, Antointette Sandbach, Anna Soubry, John Stevenson, Sarah Wollasto y Stephen Hammond. Este último ha sido destituido de su cargo como vicepresidente del Partido Conservador, según apunta la prensa británica.

May advierte de que perjudicará a una transición suave

Durante toda la mañana, Theresa May ha tratado de convencer a sus diputados disidentes de las consecuencias del voto en contra para la futura legislación sobre el 'Brexit', que perjudicarían una transición más suave. "Eso podría significar que no somos capaces de acometer la salida ordenada y suave de la Unión Europea que esperamos que se produzca", ha alertado. También ha aclarado que tanto la Cámara de los Comunes como la de los Lores podrán votar el futuro acuerdo con Bruselas.

En un comunicado, el departamento del 'Brexit' ha mostrado su "decepción" y ha señalado que, de ahora en adelante, determinarán "si son necesarios cambios en la ley para garantizar que cumpla su vital propósito". 

Por la tarde, en un intenso debate parlamentario con todas las fuerzas, la oposición laborista ha calificado esa propuesta como una votación "simulada", mientras que Grieve y el resto de conservadores disidentes han exigido un compromiso por escrito de que el voto sería "significativo".

Sin ese aval legal, según han argumentado, el Gobierno podría implementar medidas incluidas en el acuerdo con Bruselas a través de leyes secundarias, incluso si el Parlamento rechazara el acuerdo de forma global.

Desde el traspiés electoral de junio, Theresa May necesita el apoyo parlamentario del norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP), que solo le otorga una frágil ventaja de 13 diputados en los Comunes. 

Noticias

anterior siguiente