Enlaces accesibilidad

Independencia de Cataluña

El Banco de España avisa que la crisis catalana podría reducir hasta un 60% el crecimiento de España

  • Ese sería el efecto si la incertidumbre se agrava y prolonga en el tiempo
  • Para ese cálculo, la entidad aplica un impacto como el sufrido con el rescate bancario
  • En el escenario menos grave, la economía se reduciría 3 décimas en los próximos 2 años

Por
Fachada del Banco de España con un semáforo en rojo
Fachada del Banco de España con un semáforo en rojo. AFP PHOTO DOMINIQUE FAGET

El Banco de España ha advertido de que, si la crisis política de Cataluña se agrava y profundiza, "podría tener un impacto negativo sobre
las perspectivas económicas y la estabilidad financiera en España". En concreto, calcula que en los próximos dos años, el crecimiento de la economía podría reducirse "cerca del 60%" respecto al que podría haberse registrado sin "los recientes episodios políticos en Cataluña". Además, el impacto sería más fuerte en esa comunidad autónoma, cuya economía -según la autoridad bancaria- entraría en recesión.

"La mayor incertidumbre podría deteriorar la confianza de los agentes económicos y, por esta vía, afectar a sus decisiones de gasto e inversión con el consiguiente impacto negativo sobre la actividad económica y el empleo", analiza el Banco de España en un apartado especifico dedicado a la situación de Cataluña en su último Informe de Estabilidad Financiera. "Además -concluye- la incertidumbre y los problemas de confianza podrían propiciar un endurecimiento de las condiciones de financiación para el conjunto de sectores residentes".

Según el banco central, "la pronta normalización de esta situación podría mitigar la incidencia de los riesgos" en la economía nacional y catalana.

Un impacto similar al del rescate bancario

Para realizar sus cálculos, la entidad parte de un escenario base -con mantenimiento de los indicadores del tercer trimestre de 2017 sin las tensiones en Cataluña- y plantea dos escenarios hipotéticosuno de "tensionamiento transitorio y acotado", donde la incertidumbre aumenta durante el cuarto trimestre de 2017 y vuelve a la normalidad en el primer trimestre del año próximo, y otro que simula "un riesgo más severo y prolongado", donde se aplica a los indicadores "la subida más intensa registrada en el episodio histórico precedente", que en este caso, es el segundo trimestre de 2012, cuando se puso en marcha el rescate de la banca española.

Así, según esa simulación, en la mejor hipótesis, el tamaño de la economía española perdería unas tres décimas desde ahora hasta finales de 2019.

Sin embargo, "en el escenario de tensionamiento más severo y prolongado, el PIB se reduciría en términos acumulados algo más de 2,5 puntos porcentuales en esos dos años. "Este último escenario comportaría una reducción de cerca del 60% del crecimiento considerado en el escenario base para el conjunto de la economía española y una recesión de la economía catalana", alerta el estudio.

Las familias retraerían su consumo y las empresas, su inversión y contratación

El Banco de España explica esa caída por la reacción de los agentes económicos en momentos de fuerte incertidumbre. "En el caso de las familias, una pérdida de confianza acerca del escenario futuro puede motivar que estas destinen un mayor porcentaje de su renta al ahorro por motivo precaución, reduciendo así su consumo y posponiendo sus decisiones de adquisición de bienes de consumo duradero y de compra de vivienda", señala el informe.

En el caso de las empresas, añade el banco, "en un entorno de elevada incertidumbre, podrían retrasar la realización de nuevos proyectos de inversión, dada la mayor complejidad para la planificación de los costes y beneficios asociados a los mismos, y postergar sus decisiones de contratación".

Según la entidad reguladora, estos efectos sobre las decisiones de inversión y consumo pueden darse tanto en los agentes residentes como a los no residentes, "afectando negativamente a vaiables como el turismo o la inversión extranjera".

Volatilidad en los mercados financieros

Por último, el Banco de España también señala la volatilidad y el comportamiento "menos favorable" de los mercados financieros españoles.

"El índice de referencia de la Bolsa española ha mostrado un comportamiento más desfavorable que el registrado por el Euro Stoxx 50 -el índice selectivo europeo-, en particular debido a la evolución negativa de las cotizaciones bancarias y, especialmente, a las de las entidades que tenían su sede en Cataluña", indica el informe.

Aunque reconoce que los últimos acontecimientos de la crisis catalana "han tendido a normalizar parcialmente la situación", recuerda que el Euro Stoxx 50 ha aumentado un 7% entre finales de agosto y el 30 de octubre, mientras que la Bolsa española ha subido sólo un 1,4%.

Noticias

anterior siguiente