Enlaces accesibilidad

'Mi amigo el gigante', de Spielberg, entre 'Peter Pan' y 'E.T.'

  • El director adapta el famoso cuento de Roald Dahl (Charlie y la fábrica de chocolate)
  • La película narra la amistad de una niña y un gigante bonachón y se estrena este viernes, 8 de julio

Por
Tráiler de 'Mi amigo el gigante', de Steven Spielberg

La publicidad está vendiendo Mi amigo el gigante como el nuevo E.T. debido a que cuenta la amistad de una niña con un ser de otro mundo (en este caso un gigante), y a que se trata de una nueva colaboración entre el director Steven Spielberg y la guionista Melinda Mathison; pero lo cierto es que la película se parece más a Peter Pan: Tenemos un gigante que no crece y duerme en un barco pirata; y una niña (huérfana como Peter Pan) a la que se lleva al país de las nubes donde descubre el mundo de los gigantes. En ese país, ambos perseguirán sus sueños que, por cierto, tienen forma de luces que podrían ser hadas como Campanilla.

Ya sabemos que Spielberg tiene el síndrome de Peter Pan, aunque su versión del cuento de J. M Barrie: Hook (1991), no fuera una de sus mejores películas. Lo importante es que Mi amigo el gigante sí es una estupenda película que nos devuelve la fascinación por los cuentos, ya que Steven Spielberg sigue siendo uno de los pocos directores capaz de sacar nuestro lado infantil y de hacernos soñar que gigantes y otros seres imposibles pueden ser tan reales como nosotros. Y es que la película hace de la defensa de la inocencia su mayor virtud. 

Sofía y el gigante
Sofía y el gigante

Sofía y el gigante

La comparación con E.T. es inevitable, porque Mi amigo el gigante comparte con esa película esa fascinación por los cuentos, por las historias de amistad y por el poder sin límites de la imaginación. Y ambas son grandes películas con momentos inolvidables, aunque hay que reconocer que a este gigante le falta parte de esa magia que convirtió a E.T., en el personaje favorito de los niños. O quizá es que hemos perdido parte de esa inocencia que Spielberg todavía conserva.

En cualquier caso, es una película estupenda para toda la familia, con unos efectos especiales realmente mágicos (aunque conservando ese aspecto de cuento clásico) y que supone la unión de dos genios, Spielberg y el escritor Roald Dahl (1916-1990), autor del cuento original y de otros que el cine también ha adaptado, como Charlie y la fábrica de chocolate, Matilda o James y el melocotón gigante. También es un estupendo homenaje a la guionista Melinda Mathison que falleció el pasado 4 de noviembre de 2015, a los 65 años.

El Gigante rodeado por los gigantes malos, mucho más grandes

El Gigante rodeado por los gigantes malos, mucho más grandes

Spielberg quería hacer la película desde hace 20 años

Spielberg confiesa que quería rodar esta película desde que consiguió que su primer hijo conciliase el sueño con el cuento de Roald Dahl, publicado en 1982 (por cierto, el año que se estrenó E.T.), y que contaba con las ilustraciones de su inseparable colaborador Quentin Balke, en las que se han basado los diseñadores de la película.

Y hace 20 años empezó a dar vueltas a la película junto a sus alíados habituales, los productores Frank Marshall Kathleen Kennedy.  Finalmente sacó de su retiro a la guionista Melissa Mathison (guionista de E.T. y exmujer de Harrison Ford), para que escribiese el que, a la postre, ha sido su último guion. Mathison no había vuelto a ponerse frente a la máquina de escribir desde hacía casi 20 años, cuando escribió Kundun (1997), de Martin Scorsese.

La historia nos sitúa en los años 80 en Londres, aunque la ambientación de la ciudad sea casi dickensiana. Allí conocemos a la pequeña Sofía (Ruby Barnhill), una huérfana que vive en un orfanato y una noche descubre a un gigante llamado BFG (Mark Rylance) que se dedica a repartir buenos sueños entre los más desfavorecidos. El gigante se la llevará a su mundo, el País de los Gigantes, donde la niña descubrirá un territorio maravilloso, aunque no exento de peligros, ya que el resto de los gigantes son mucho más grandes que BFG, del que abusan, y les encanta comerse a los niños. Finalmente, ambos conseguirán la ayuda de la mismísima reina de Inglaterra (Penelope Wilton), para enfrentarse a los gigantes malvados.

Lo mnejor es que Spielberg consigue hacer realidad los sueños literarios de Roald Dahl, con secuencias realmente mágicas (como cuando el gigante enseña a la niña a cazar sueños en el árbol del mundo de los sueños) y otras tremendamente divertidas (como la visita del gigante al palacio real), aunque la resolución (el destino de los gigantes malvados) no esté a la altura del resto.

Spielberg dando instrucciones a Penelope Wilton y Rebecca Hall

Spielberg dando instrucciones a Penelope Wilton y Rebecca Hall

Unos actores y un equipo fabulosos

Destacar el estupendo reparto, empezando por la niña, Ruby Barnhill, que está en prácticamente todos los planos de la película interactuando con personajes y escenarios digitales y que, pese a eso, consigue una fantástica interpretación, muy realista y alejada de cualquier exceso.

La idea original de Spielberg es que el gigante fuese interpretado por Robin Williams, que falleció en agosto de 2014, pero tras El puente de los espías (2015) descubrió a su sustituto perfecto, el británico Mark Rylance (que arrebató a Sylvester Stallone, el Oscar a Mejor Actor Secundario con su inolvidable interpretación del espía Rudolf Abel). Rylance transmite toda la inocencia del gigante, al tiempo que habla de una forma muy curiosa, ya que apendió gracias a otro niño al que acogio antes que a la pequeña Sofía. Los efectos digitales completan la magia, dando los rasgos de Rydell a este inolvidable gigante bonachón que, por su dieta vegetariana, es mucho más pequeño que sus compañeros (7 metros frente a los 15 que llegan a medir los otros).

Mark Rylance en 'El puente de los espías' y en 'Mi amigo el gigante'

Mark Rylance en 'El puente de los espías' y en 'Mi amigo el gigante'

Tampoco podemos olvidar la interpretación de Penelope Wilton como la Reina Isabel de Inglaterra que, haciendo gala de su flema británica, invitará al gigante a tomar el té en su palacio, en la secuencia más divertida de la película. Su papel es una especie de réplica paródica al personaje que la ha hecho famosa en Dowtown Abbey, la serie que la ha consagrado en los últimos años.

Por último mencionar a Rebecca Hall (Vicky Cristina Barcelona), que interpreta a Mary, ayudante personal de la Reina, en un pequeño papel que la estupenda actriz despacha con su solvencia habitual.

Completa la magia de la película el equipo técnico de Spielberg, que brilla a su altura habitual, destacando los efectos especiales, la fantástica fotografía de Janusz Kaminski (La lista de Schindler, Salvar al soldado Ryan) y la inolvidable música de John Williams que, con esta película, suma 24 partituras para películas dirigidas por Spielberg.

En fin, una película que nos hace creer en la magia y que nos devuelve al director que más nos ha hecho soñar en las últimas décadas: Steven Spielberg. Mi amigo el gigante se estrena este viernes, 8 de julio.

Fotograma de 'Mi amigo el gigante'
Fotograma de 'Mi amigo el gigante'

Fotograma de 'Mi amigo el gigante'

Noticias

anterior siguiente