Enlaces accesibilidad

Marruecos expulsa a numerosos funcionarios de la ONU tras su pulso con Ban Ki-moon

  • Hasta 84 empleados de la operación Minurso deberán abandonar el país en 3 días
  • Marruecos mantiene un duro pulso con el secretario general de la ONU tras su visita al Sáhara occidental
  • El gobierno marroquí dice ser "la víctima" de este conflicto con Naciones Unidas

Por
Ban Ki-moon saluda al personal de la ONU en el Sáhara occidental
Ban Ki-moon saluda al personal de la ONU en el Sáhara occidental ONU

El Gobierno de Marruecos ha anunciado este jueves la expulsión en un plazo de tres días de numerosos funcionarios internacionales que trabajan en la misión Minurso en el Sáhara Occidental. Este es un capítulo más de su pulso con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que comenzó con la visita del mismo a la región adyacente a Marruecos.

En total, las autoridades marroquíes han solicitado la marcha de 84 empleados de esa operación y de la Unión Africana, una acción que se suma a la congelación de los alrededor de 3 millones de dólares que Rabat facilita anualmente a ese operativo.

Las medidas, según Naciones Unidas, afectarán "seriamente" al desarrollo de las operaciones de Minurso y tendrán un "efecto negativo" en el mandato que ha recibido la misión.

Así lo ha expresado el portavoz de Ban, Stéphane Dujarric, que ha asegurado que con estas reducciones en las funciones de la misión, su mandato "no se hace sostenible" y sus operaciones se vuelven "muy difíciles".

En una conferencia de prensa en Nueva York, el ministro marroquí de Exteriores, Salahedín Mezuar, ha dicho que esas dos medidas son "irrevocables" y ha delantado que el Gobierno mantiene en estudio "otras decisiones", que dependerán de "cómo los miembros del Consejo de Seguridad traten esta cuestión".

Precisamente, el máximo órgano de decisión de la ONU ha abordado la crisis por primera vez, en una reunión de urgencia solicitada por la Secretaría General, para dar su versión de los hechos y su análisis de la situación.

Al término del encuentro, el Consejo expresó su "seria preocupación" y ha acordado que los miembros analizarán la cuestión de forma "bilateral" para asegurar que la situación de la Minurso "se estabiliza".

"Vamos a trabajar en esto, como miembros individuales. Yo, como presidente del Consejo, voy a contactar con las autoridades marroquíes para asegurar que vemos una situación que evolucione de forma positiva", ha indicado el embajador angoleño, Ismael Abraão Gaspar Martins, que este mes ocupa la Presidencia de turno.

Marruecos se sitúa como "la víctima"

Marruecos, mientras tanto, ha insistitdo en que no quiere ningún enfrentamiento con Naciones Unidas, pero ha dejado claro una vez más su profundo malestar con Ban Ki-moon.

El ministro de Exteriores ha asegurado que durante su reciente viaje a la región del Sáhara Occidental, el diplomático fue más allá de los "parámetros" fijados por el Consejo de Seguridad, por ejemplo al utilizar la palabra "ocupación".

También ha criticado que Ban supuestamente se inclinara ante una bandera saharaui y que se reuniera con representantes del Frente Polisario en una zona de "tierra de nadie" entre Marruecos y Argelia, pese a que anteriormente, según ha dicho, se había comprometido a no hacerlo.

Por su parte, el gobierno marroquí ha defendido que su país "no ha creado esta situación". "Marruecos es la víctima", ha dicho, a la vez que ha insistido en que ha estado siempre comprometido a trabajar con Naciones Unidas en una solución política al conflicto del Sáhara Occidental.

El Frente Polisario considera "una llamada a la guerra" la retirada de la ONU

La delegada del Frente Polisario para España, Jira Bulahi Bad, ha indicado que consideran "una llamada a la guerra" la posible salida de la misión de las Naciones Unidas del Sáhara Occidental.

A través de un comunicado remitido a EFE, la delegada del Polisario ha señalado que Marruecos "ataca a la ONU", y pone en evidencia "su poca voluntad" en la búsqueda de una solución al conflicto cuando solicita la retirada de 84 integrantes de la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO).

"La actitud de Marruecos con sus amenazas a las Naciones Unidas y los ataques a su secretario general, Ban Ki-moon, suponen un desprecio a la comunidad internacional y a sus esfuerzos para buscar una salida al conflicto, con lo que supone de incremento de la tensión en la zona", ha comentado Jira Bulahi Bad.

En esta misma idea se ha manifestado este jueves el representante del Frente Polisario ante la ONU, Ahmed Bujari, quien ha advertido del peligro de que se reanude la guerra en el Sáhara Occidental si se pone fin a la misión de Naciones Unidas en esa zona.

Noticias

anterior siguiente