Enlaces accesibilidad
Goya 2016

Clara Bilbao: "Juliette Binoche me dijo: "¡sé que te vas a llevar el Goya!""

  • Bilbao gana el Goya por el vestuario de Nadie quiere la noche
  • El rodaje fue extremo y el vestuario tuvo sus complicaciones
  • Todo sobre los Goya 2016 en el especial de rtve.es

Por
Clara Bilbao desvela los secretos del vestuario de Nadie quiere la noche, de Isabel Coixet, con el que ha logrado su segundo Goya.

La noche fue larga, mucho. Pero Clara Bilbao no pudo dormir a pierna suelta el domingo. El teléfono no paraba de sonar. Todos querían felicitarla por haber logrado el Goya, y el reconocimiento de los compañeros y la Academia, por el vestuario de Nadie quiere la noche, la película de Isabel Coixet.

“La verdad es que me emocionó mucho el Goya porque no contaba con él para nada. Estaba segura de que se lo darían a Loles por Palmeras en la Nieve”. No la única. Fernando García, nominado por el vestuario de Un día perfecto, también creyó que Loles subiría al escenario.

“Es un trabajo enorme el suyo. Fernando y Paola no esperaban en absoluto llevárselo tampoco. Me da pena que no haya cuatro Goyas de mejor vestuario, porque no existe ese ‘mejor’ vestuario en realidad. ¡Es tan subjetivo!

Clara Bilbao posando con su Goya noticias

Pero así es el juego de los Goya, unos ganan y otros se alegran por la persona que triunfa. Bilbao es consciente de la importancia de trabajar en equipo y para su equipo sólo tiene palabras de agradecimiento.

Yo me emocioné mucho pensando en mis compañeros, los que pusimos en pie este trabajo, minuto a minuto; y en mi familia y en mi pareja que me apoyan siempre y me cuidan”.

Los premios ayudan; no hay que quitarles importancia. Clara ganó su primer Goya por el vestuario de Blackthorn. Sin destino, de Mateo Gil. Ahora lo ha logrado con una película difícil que necesitó un trabajo complejo de vestuario debido a las exigencias del guion de Miguel Barros.

Este Goya es un impulso para afrontar nuevos proyectos con la misma ilusión. Esto demuestra que esas horas sin dormir, todo ese esfuerzo en cuidar cada detalle merecían la pena. Para mi gente de Un Burro de Cine, donde se ha confeccionado todo, es un reconocimiento a su increíble manera de trabajar”.

Vestido diseñado por Clara Bilbao para Juliette Binoche

Clara trabajó con Juliette Binoche, una estrella del cine internacional. La francesa tuvo el detalle de acudir a la gala. Estaba nominada en la categoría de actriz principal y aunque no logró el premio, la película se hizo con cuatro cabezones.

“Cuando me encontré con Juliette en el auditorio, poco antes de empezar la gala, nos abrazamos y me dijo al oído: " Sé que te lo vas a llevar". Y así fue.

Días antes, la diseñadora nos contaba las dificultades que hubo en el rodaje:

“Había que contar muchas cosas con muy pocos personajes, que se enfrentan a situaciones extremas. La película transcurre en el Polo Norte en 1908. Debíamos explicar dos mundos opuestos.

Bocetos de Clara Bilbao para Nadie quiere la noche

El occidental imperialista, encarnado en la figura de Josephine Peary (Juliette Binoche), una mujer americana sofisticada, altiva y arrogante que viene a conquistar junto con su marido el ansiado Polo Norte. Para esa parte trabajamos como se hubiera hecho en una casa de Alta Costura de la época.

Nos documentamos con libros, publicaciones de principios de siglo y museos, especialmente en el Museo del Traje de Madrid. Por otro lado estaba el mundo Inuit y su cultura ancestral arraigada a la naturaleza y representada en el personaje de Allaka (Rinko Kikuchi). Una indumentaria compleja de la que apenas teníamos referencias.

El rodaje tuvo momentos extremos debido a las bajas temperaturas

Contamos con la ayuda de nuestro asesor en cultura groenlandesa Francesc Bailón. Conseguimos los patrones originales de las diferentes prendas inuit y aprendimos las auténticas técnicas con los que ellos confeccionan su indumentaria. Pero sobre todo nos empapamos de la filosofía de vida de esta cultura tan especial y tan ajena a la nuestra.

Surgieron montones de complicaciones. Para empezar, reinterpretar la indumentaria inuit. Esta se compone de pieles de oso polar, caribú, zorro ártico y foca. Son pieles con las que no podíamos ni queríamos trabajar.

Binoche y Kikuchi en un momento del rodaje

Así que utilizamos otras pieles, de conejo, cabra, ciervo, cordero. Nos inventamos métodos de planchado, afeitado, engrasado o teñido para hacerlas parecer auténticas. Aprendimos que si tiñes y planchas una piel de cordero obtienes una piel de oso polar; o que si afeitas una piel de cabra se convierte en una lustrosa piel de foca.

Para reproducir las técnicas tradicionales, confeccionamos prácticamente cada prenda a mano utilizando hilo dental que es lo que más se parece a los tendones de caribú, el hilo con que los inuit cosen. En general trabajar aquellas pieles fue un experimento que funcionó muy bien.

Una escena de Nadie quiere la noche en la que destaca el abrigo rojo de Binoche

Otra gran dificultad era la parte técnica del calzado. Hemos rodado a muy bajas temperaturas, así que las botas inuit tenían que parecer y ser auténticas piezas aislantes del frío y el agua. Fue muy complicado y muy laborioso pero funcionaron a la perfección todo el rodaje.

El otro gran reto era la progresiva y dramática transformación de la protagonista. Una mujer que empieza la película como una reina poderosa pero que se ve arrollada por la noche ártica que trae solamente frío, hambre y enfermedad.

Uno de los ingredientes más importantes de nuestro trabajo ha sido la ambientación de cada pieza de nuestro vestuario.

Isabel Coixet rodando Nadie quiere la noche

Juliette Binoche con uno de los abrigos de piel hechos para la película

Noticias

anterior siguiente