Enlaces accesibilidad

Durán dimite como secretario general de CiU y desvincula su decisión de la consulta soberanista

  • Continuará como líder de UDC y como portavoz de la federación en el Congreso
  • "Nunca me he mostrado incómodo con la consulta, la he defendido", dice
  • Mas destaca su capacidad de llegar a acuerdos a pesar de las "discrepancias"

Por
Duran deja la secretaría general de CiU y Mas elogia su capacidad de consenso

El líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, ha confirmado que abandona la secretaría general de CiU en una rueda de prensa en la que ha desvinculado esta decisión con el proceso de la consulta soberanista, que, ha dicho, continuará apoyando desde UDC y en el Congreso de los Diputados. Ha añadido que ha consensuado esta decisión con el presidente de la Generalitat, Artur Mas.

Así lo ha asegurado junto con el presidente catalán y líder de CDC; su sucesor como secretario general de la federación, Ramon Espadaler; y el secretario adjunto de CiU, Xavier Trias, tras la reunión de la ejecutiva de la federación de CiU.

Con esta decisión, que lleva preparando desde hace meses como él mismo ha reconocido, Duran da su primer paso atrás tras una larga carrera en primera línea de la política que, sin embargo, aún no ha llegado a su fin, porque seguirá como portavoz de CiU en el Congreso y liderando Unió.

"Nunca me he sentido incómodo con la consulta"

Ha asegurado que nunca se ha sentido incómodo con la consulta y con el derecho a decidir, y ha puesto como ejemplo que fue uno de los dirigentes que pactó la fecha y la pregunta con Mas.

"Nunca he mostrado ninguna incomodidad con el derecho a decidir y la consulta. Nunca me he mostrado incómodo, nunca", ha remarcado el democristiano, que ha reivindicado también su lealtad a Mas tanto como presidente de la Generalitat como cuando lideraba CiU estando en la oposición.

Por ahora la principal diferencia entre CDC y UDC respecto a la consulta es que mientras los primeros ya hacen campaña por que los catalanes voten por la independencia, los democristianos todavía no han fijado su posición, algo que deberán hacer en un consejo nacional extraordinario.

Duran ha defendido que el contexto actual permite su relevo porque entre los democristianos ya hay dirigentes preparados para asumir esa responsabilidad, algo que, a su juicio, antes no sucedía: "Afortunadamente hoy hay mucha gente que puede asumir igual o mejor que yo mis responsabilidades".

Mas destaca la capacidad de acuerdo de Duran

Por su parte, Artur Mas ha agradecido a Duran su compromiso y su trabajo por la federación, y ha destacado la capacidad para llegar a acuerdos entre ambos pese a las discrepancias: "No siempre hemos estado de acuerdo en todo, pero siempre nos hemos acabado poniendo de acuerdo en todo".

Ha calificado al nuevo secretario general de CiU como una persona de "confianza mutua" entre él y Josep Antoni Duran Lleida.

Mas ha considerado al también conseller de Interior la persona idónea para asumir la secretaría general de CiU, y ha asegurado que cuenta con su "máxima confianza" como muestra el hecho de que forme parte del Ejecutivo catalán al frente de un departamento tan sensible como el de Interior.

Espadaler ha mostrado su agradecimiento por el nombramiento y ha remarcado que su designación no debe modificar la relación entre ambas formaciones: "Cambian algunos nombres y algunas personas, lo que no cambia son los objetivos prioritarios de la federación".

14 años de Duran como número dos de CiU

Duran abandona la secretaría general de CiU tras 14 años como número dos de la federación nacionalista, pero mantendrá su cargo de presidente del comité de gobierno de Unió Democràtica de Catalunya, que ostenta ininterrumpidamente desde 1987.

Tampoco prevé abandonar por el momento la portavocía de CiU en el Congreso de los Diputados, a la que accedió en 2004, años después de haber sido conseller de Gobernación, entre noviembre de 1999 y febrero de 2001, en uno de los gobiernos de Jordi Pujol, cargo que abandonó rápidamente al apostar Pujol en Artur Mas como su sucesor al frente de CiU.

Duran declaró en el pasado mes de junio que estaba meditando su futuro como secretario general de la coalición en parte por la actitud del Gobierno, debido a la falta de diálogo sobre la cuestión soberanista en Cataluña,  y desvinculó su reflexión de su apoyo al proceso soberanista y de la abstención de CiU a la ley de abdicación.

PP cree que es "táctica" y PSOE, que "gana libertad"

Este mismo lunes, la presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, ha pedido a Duran que deje la presidencia de la Comisión de Exteriores del Congreso y que los diputados democristianos en el Parlament "dejen de apoyar el referéndum independentista" en el que trabaja CDC.

Sánchez-Camacho ha considerado que la renuncia a la secretaría general de la federación de CiU por parte de Josep Antoni Duran Lleida "es sólo un movimiento táctico y de imagen" de este último pero "no es relevante" porque seguirá liderando Unió.

Por su parte, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha señalado en RNE que respeta las decisiones personales de los políticos o las que respondan a la estrategia política de un partido y ha apuntado que "sentarse" a hablar con Convergencia i Unió "no depende de una persona" sino de lo que quiera "ser" y "hacer" CiU.

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, cree que Josep Antoni Duran i Lleida "gana margen de libertad" para defender sus posiciones al dejar la dirección de UDC.

En una entrevista en la Ser recogida por Servimedia, Iceta ha reconocido que la dimisión de Duran no es buena noticia, porque pese a muchas discrepancias, sobre todo en política económica y social, ha habido "puntos de coincidencia" sobre cómo solucionar el encaje de Cataluña en España.

Noticias

anterior siguiente