Enlaces accesibilidad

La creación del color en la National Gallery

  • Una exposición muestra el proceso de generación y percepción del color
  • Plantea un recorrido sobre obras maestras y experimentos prácticos

Por
La decapitación de Santa Margarita
Gherardo di Jacopo Starnina. La decapitación de Santa Margarita (aprox. 1409) The National Gallery, London

La National Gallery de Londres expone la historia de la creación del color y su aplicación al arte en una muestra presentada este martes, que reúne piedras preciosas y pigmentos naturales que han coloreado siglos de historia.

Making Colour (Creando colores) une los mundos del arte y de la ciencia para explicar de qué modo los artistas se impusieron a las dificultades técnicas que implica la creación de los colores. La investigación en este ámbito ha sido durante mucho tiempo la especialización del Departamento Científico de la pinacoteca, reconocido internacionalmente.

La exposición muestra los problemas materiales a los que se enfrentaron los artistas hasta lograr sus objetivos pictóricos, los avances que se esforzaron en conseguir y las dificultades por las que pasaron para crear obras de arte bellas y perdurables.

La muestra permanecerá abierta desde el 18 de junio hasta el 7 de septiembre en la céntrica plaza londinense de Trafalgar. Refleja con vídeos y textos la investigación sobre la evolución del color y su relación con los materiales sobre los que se proyecta y la iluminación que recibe.

Análisis sobre obras maestras

Dividida en ocho salas dedicadas a los principales colores del círculo cromático, la muestra ofrece además un recorrido por una selección de obras -pinturas y cerámicas procedentes de la propia galería y otros préstamos- que son analizadas desde la perspectiva cromática y del estudio de sus materiales.

El inicio de la muestra lleva al siglo XVII y los discos con los que el científico Isaac Newton experimentaba en torno a la teoría de la luz y el color. Se trata de circunferencias con sectores coloreados en los siete tonos del arco iris (rojo, naranja, amarillo, verde, azul, añil y violeta).

El espacio dedicado al azul lo muestra como un color muy apreciado aunque escaso. Procedente de una piedra semipreciosa, su fuente más famosa se encuentra en Afganistán y es utilizado con frecuencia en las representaciones de vírgenes.

En otra sala se exponen las características del verde, color que se encuentra con frecuencia en la naturaleza. También del amarillo, cuyo origen es el ocre o color tierra y ha sido utilizado desde la prehistoria. Y el púrpura, empleado en el arte para distinguir el lujo y la realeza.

El desarrollo continúa con la evolución del amarillo al brillante naranja y adquiere energía al llegar a los rojos, el antiguo bermellón, color favorito de los romanos y que se obtiene de insectos como las cochinillas.

De la teoría a la práctica

La exposición está complementada por un experimento científico que introduce un nuevo ámbito del pensamiento investigador y contemporáneo sobre el color: la percepción humana del color y en qué grado varía según el individuo.

El experimento en iluminación y percepción está controlado por ordenador y se presentará al lado de las galerías de la exposición en el Ala Sainsbury. Está diseñado para demostrar cómo percibimos y registramos el color, y para mostrar que el ojo y el cerebro responden al estímulo cromático de manera imprevisible. 

Como cierre aparece una sala dedicada al oro y la plata, iluminada por el reflejo que desprenden los materiales de estos tonos, que desempeñaron un papel muy importante en el arte occidental especialmente desde el siglo XVI.

Noticias

anterior siguiente