Enlaces accesibilidad
Golpe de Estado en Egipto

Obama pide al Ejército egipcio que devuelva el poder a "un gobierno civil" lo antes posible

       
  • Ha ordenado revisar la ayuda que Washington otorga al Ejército egipcio
  •    
  • El comunicado difundido por la Casa Blanca evita hablar de golpe de Estado
  •    
  • Reino Unido "no apoya una intervención militar"
  •    
  • Tan solo Turquía condena el golpe

Por
Tahrir apoya el golpe de Estado de los militares

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha reclamado al Ejército egipcio que devuelva el poder "a un gobierno civil elegido democráticamente" tan pronto como sea posible, después del derrocamiento del presidente islamista Mohamed Morsi

Asimismo, ha ordenado a los departamentos y organismos competentes revisar la ayuda militar que Washington otorga al Ejército egipcio cada año (que asciende a 1.300 millones de dólares), según recoge un comunicado divulgado por la Casa Blanca.

En el texto, Obama ha evitado hablar de golpe de Estado (el Gobierno de EE.UU. está obligado a suspender la ayuda a un país cuyo líder haya salido de un golpe de Estado) y ha expresado su preocupación "por la decisión de las Fuerzas Armadas egipcias de remover al presidente Morsi y suspender la Constitución".

El Departamento de Estado estadounidense ha urgido a sus ciudadanos residentes en  Egipto a salir de ese país debido a la "inestabilidad política y social  permanente", y les ha instado "encarecidamente" a evitar cualquier tipo de  manifestación. También ha ordenado al personal no esencial de su embajada en El Cairo y a sus familias que abandonen Egipto.

Compromiso de EE.UU. con el proceso democrático

"Creemos que en un última instancia el futuro de Egipto solo puede ser determinado por el pueblo egipcio", subraya Obama en su comunicado, que llama también a evitar las "detenciones arbitrarias" de Morsi y sus seguidores.

Estados Unidos "no apoya a determinadas personas o partidos políticos" en Egipto, pero "estamos comprometidos con el proceso democrático y el respeto al Estado de derecho", asegura en el texto el presidente estadounidense.

Además, Estados Unidos "sigue creyendo firmemente que la mejor base para la estabilidad duradera en Egipto es un orden político democrático con la participación de todas las partes y todos los partidos", prosigue. Obama indica también que espera que "durante este periodo de incertidumbre" las Fuerzas Armadas aseguren que "los derechos de todos los hombres y mujeres egipcios están protegidos".

Las voces de todos los que han protestado pacíficamente deben ser escuchadas

"Las voces de todos los que han protestado pacíficamente deben ser escuchadas, incluyendo a los que dieron la bienvenida a los acontecimientos de hoy y a los que han apoyado al presidente Mursi", señala Obama, quien insta a todas las partes "a evitar la violencia". A juicio del mandatario estadounidese, "un gobierno honesto, capaz y representativo es lo que buscan y merecen los egipcios".

Ban Ki-Moon, preocupado

Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha expresado que la "interferencia militar" en los asuntos de un país es motivo de preocupación.
"Muchos egipcios han expresado profundas frustraciones y preocupaciones legítimas, y al mismo tiempo la interferencia militar en los asuntos de un país es motivo de preocupación", ha dicho la oficina del portavoz de la ONU en un comunicado.

Así, tras asegurar que la transición atraviesa un momento "delicado" tras el anuncio de las Fueras Armadas del nombramiento de un nuevo presidente interino y la suspensión de la Constitución, Ban ha recordado que Mursi "no ha aceptado" esas decisiones.

Por ello, tras hacer un llamamiento a la calma, en favor del diálogo y en contra de la violencia, el secretario general ha considerado "crucial" que se restaure un gobierno civil en el país de forma "rápida", de acuerdo con los principios de la democracia, y ha insistido en la importancia de preservar los derechos de los egipcios a la libertad de expresión y de reunión.

Reino Unido "no apoya una intervención militar"

Francia se ha limitado a decir que "toma nota" de lo ocurrido mientras el Reino Unido ha ido algo más lejos. 

"El Reino Unido no apoya una intervención militar como forma de resolver las disputas en un sistema democrático", ha advertido, en un comunicado, el ministro británico de Exteriores, William Hague. 

Hague ha apuntado que la situación en Egipto es "claramente peligrosa" y pidió a todas las partes en conflicto que "muestren contención y eviten la violencia", apuntó Hague en un comunicado del Foreign Office, en el que señaló que todas las partes en Egipto deben demostrar "liderazgo y visión" en busca de una transición democrática.

La Unión Europea, el mayor donante de ayuda civil a  Egipto, también ha pedido un regreso rápido al proceso democrático. La  responsable de la política exterior común, Catherine Ashton, ha pedido  "unas elecciones presidenciales y parlamentarias libres y justas, y la  aprobación de una constitución".

El Ministerio de Asuntos Exteriores español ha hecho público un comunicado en el que insta al "restablecimiento  del poder civil lo antes posible" y anima a  que se convoquen elecciones "sin tardanza" y se respeten "las  diferentes sensibilidades" en el país.

Australia, Canadá o Brasil son otros de los países que han mostrado su preocupación, pero sin condenar la asonada militar.

Por su parte en Rusia, el presidente del comité de Asuntos Exteriores del Parlamento, Alexei Puskov, ha asegurado a la agencia de noticias Interfax que el derrocamiento del presidente egipcio prueba que "la primavera árabe solo trae caos" y que la "democracia no funciona en países no occidentales".

Reacciones en el mundo árabe e islámico

El primer país en saludar el nuevo régimen de El Cairo ha sido Arabia Saudí. El rey Abdullah ha enviado un mensaje de felicitación a Mansur. 

Los Emiratos Árabes Unidos también han dado la bienvenida a la entrada de los militares, mientras Marruecos ha subrayado la necesidad de preservar la unidad nacional de Egipto y de alcanzar las aspiraciones legítimas del pueblo en el marco de los principios de la democracia.

El Ministerio de Asuntos Exteriores marroquí ha indicado a través de un comunicado, recogido por la agencia MAP, "la necesidad de mantener la unidad nacional de este país, la seguridad del pueblo, su estabilidad y alcanzar sus aspiraciones legítimas en el marco de los principios de la libertad y democracia".

De todos los mandatarios internacionales que se han pronunciado, tan solo el ministro de Exteriores de Turquía, Ahmet Davutoglu, ha condenado sin paliativos el derrocamiento de Morsi.

"Los Gobiernos elegidos sólo pueden ser apartados del poder por la voluntad popular", ha recordado Davutoglu. El golpe militar en Egipto ha provocado que el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, suspenda sus vacaciones y haya convocado una reunión con varios altos cargos de su Gobierno.

Noticias

anterior siguiente