Enlaces accesibilidad

Mueren 19 bomberos en un incendio forestal en Arizona, Estados Unidos

       
  • Es la peor tragedia forestal registrada en 80 años
  •    
  • Se ha evacuado a los 1.000 residentes de Yarnell y Peeples Valley
  •    
  • Obama: "Eran héroes, profesionales altamente cualificados"

Por
Diecinueve bomberos mueren en un incendio forestal en Arizona

Diecinueve bomberos de un equipo de élite han perdido la vida la noche del domingo en un incendio forestal en el estado de Arizona, según han informado las autoridades estadounidenses.

Se trata de la peor tragedia forestal registrada en 80 años en los Estados Unidos, desde 1933, cuando 29 hombres murieron luchando contra el fuego en un incendio en el parque Griffith, en Los Ángeles.

Desde su gira por África, el presidente de EE.UU, Barack Obama, ha  destacado que los 19 bomberos han fallecido "en el cumplimiento del  deber" y eran "héroesprofesionales altamente cualificados que, como  tantos otros en nuestro país, cada día se ponen en peligro  desinteresadamente para proteger las vidas y propiedades de sus  conciudadanos".

A través de un comunicado difundido por la Casa Blanca, Obama ha  mandado un mensaje a los familiares de las víctimas: "Michelle y yo nos  unimos a todos los estadounidenses en el envío de nuestros pensamientos y  oraciones a las familias de estos valientes bomberos".

Según Obama, el Gobierno federal está ayudando y se mantiene "en  estrecho contacto" con las autoridades estatales y locales para apoyar  la lucha contra incendios "de alta peligrosidad" que están afectando a  Arizona, estado fronterizo con México, y otras partes del suroeste del  país.

Los bomberos se vieron atrapados por el incendio forestal que se propagó rápidamente con la ayuda de fuertes vientos en un área conocida como Yarnell Hill.

Un funcionario de la división forestal, Art Morrison, ha informado que los bomberos fallecidos trabajaban en crear un cortafuegos. "Normalmente, te aseguras una salida y creas una zona de seguridad. Evidentemente, su zona de seguridad no era lo suficientemente amplia y el fuego los atrapó", ha dicho Morrison en declaraciones a la CNN.

"El día más oscuro de Arizona"

El jefe de Bomberos de la zona, Dan Fraijo ha calificado el incendio de tragedia, "uno de los peores desastres forestales que han tenido lugar", y ha reconocido no saber las circunstancias que han acabado con la vida de los 19 experimentados bomberos. Fraijo ha afirmado que el tiempo impredecible junto a los matorrales secos pueden ser una mezcla volátil para aquellos  que están en el frente de los incendios forestales. "Lloramos por las familias, por el departamento y por
la ciudad", ha finalizado Fraijo.

Del equipo de bomberos, de veinte personas, ha sobrevivido una, de la cual aún no hay información sobre su estado.

La gobernadora de Arizona, Jan Brewer, ha reconocido que el domingo  es "el día más oscuro que puedo recordar", en referencia a la pérdida que ha supuesto la muerte de los 19 bomberos. En un comunicado ha indicado que pueden pasar días hasta que "una investigación revele cómo ha ocurrido esta tragedia, pero la esencia ya la sabemos en nuestros corazones: es peligroso trabajar en la lucha contra incendios"

Por su parte John McCain, actual senador republicano por Arizona, ha calificado de "devastadora" la pérdida y ha agregado que el "sacrificio" de los bomberos fallecidos "nunca será olvidado".

200 viviendas dañadas


Provocado al parecer por un rayo e iniciado el viernes, el incendio ha obligado además, a la evacuación de residentes de las localidades de Yarnell y de Peeples Valley, situadas a unos 130 kilómetros al noroeste de Phoenix, capital del estado.

Al menos 200 de las 500 viviendas de esa localidad han quedado dañadas por el incendio,  que ha arrasado unas 800 hectáreas de bosque, según ha informado el  portavoz de la división forestal del estado de Arizona, Mike Reichling,  citado por la edición digital del periódico The Arizona Republic.

El incendio coincide con la intensa ola de calor que el fin de semana ha abrasado los estados del suroeste de EE.UU.  como California, Nevada o Arizona, que ha llevado a los termómetros a  superar los 45 grados y ha provocado centenares de hospitalizaciones.

En Las Vegas la temperatura en el aeropuerto alcanzó su récord  histórico de 47 grados y los servicios meteorológicos pronosticaban que  en el Death Valley de California se iba a superar los 50 grados, cerca  del hito de 53 grados de 1913. El Servicio Meteorológico de Estados  Unidos no prevé que bajen las temperaturas hasta el martes.

Noticias

anterior siguiente