Enlaces accesibilidad

Bruselas: el déficit de España en 2012 fue del 7,1% sin ayudas a la banca y del 10,6% con ellas

  • El dato total de déficit español, el 10,6%, el más alto de la Unión Europea
  • Alemania, el único país que cerró el año 2012 con superávit (0,2%)
  • La deuda pública de España se situó en el 84,2% del PIB
  • Grecia, Italia, Portugal e Irlanda cierran con una deuda superior al 100%

Por
El déficit público de España en 2012 fue del 7,1% sin ayudas a la banca

Ayudas a la banca

Eurostat contalibiliza las ayudas a la banca de dos formas: incluyendo todos sus efectos (positivos y negativos) o solo teniendo en cuenta las inyecciones directas a la banca. También hay que tener en cuenta que Eurostat redondea al decimal más próximo.

A) Si se incluyen los impactos de la ayuda del Estado a sus entidades, estas pueden tener efectos positivos (como los ingresos por intereses) y negativos (como las inyecciones de capital a los bancos). En el caso de España el saldo final es de -37.566 millones de euros, el 3,57% del PIB. Ver: datos detallados en PDF

Como el déficit total de España es de 111.641 millones de euros (10,63% del PIB), la resta de cifras lleva a la cifra del 7,06% del PIB (ese 7,1%, una vez redondeado).

B) Si solo se incluyen las inyecciones de capital en la banca nacionalizada. Entonces, en el caso de España el saldo final es de -38.343 millones de euros, el 3,65% del PIB.

Como el déficit total de España es de 111.641 millones de euros (10,63% del PIB), la resta de cifras en este caso deja el déficit sin ayudas a la banca en el 6,98% del PIB (ese 7%, una vez redondeado).

El déficit público de España alcanzó en 2012 -incluyendo las ayudas a la banca- el 10,6% del PIB, tal y como señaló el Gobierno el pasado 10 de abril, frente al 9,4% del año 2011. Se trata del porcentaje más alto de toda la UE, por delante de Grecia (10%), Irlanda (7,6%), Portugal (6,4%), Chipre y Reino Unido (6,3% cada uno), según los datos preliminares publicados este lunes por la oficina estadística comunitaria Eurostat.

Según la oficina estadística europea, sin contar las ayudas a la banca el déficit público de España se situó en el 7,1%. Eurostat cuantifica las ayudas al sistema financiero y establece que suponen el 3,6% del PIB (ver PDF en inglés). La oficina deja claro que los impactos de las ayudas de los Estados a sus entidades pueden tener efectos positivos (como los ingresos por intereses) y negativos (como las inyecciones de capital a los bancos).

La oficina estadística pone el ejemplo con España y subraya que "el déficit de España excluyendo los impactos positivos y negativos de las ayudas bancarias es del 7,1%" (en realidad un 7,06% porque Eurostat redondea al alza). Pero la oficina especifica que si se limitan esas ayudas a las inyecciones directas de capital en las entidades, el déficit sería del 7% (en realidad del 6,98%).

Fuentes del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas han querido matizar a RTVE.es que este dato no desacredita al ofrecido por el Gobierno: las cifras del déficit público sin las ayudas bancarias son de 73.298 millones, el 6,98% del PIB.

"Eurostat no ha tenido ningún problema para validar las cifras españolas", ha destacado la portavoz responsable de la oficina estadística, Emer Traynor, este lunes. "La cifra que Eurostat ha puesto como cifra principal, que es el 10,6%, es la cifra de déficit para España incluyendo el impacto de las recapitalizaciones bancarias, mientras que la cifra que hemos visto desde España es la que excluye este impacto de la intervención del Gobierno en el sector financiero", ha explicado la portavoz.

Superávit, solo en Alemania

En contraste, Alemania registró el año pasado un superávit del 0,2% de su PIB y fue el único país de los Veintisiete en lograrlo. Del resto de estados, los déficits más bajos corresponden a Estonia (-0,3%), Suecia (-0,5%), Bulgaria y Luxemburgo (-0,8%).

En 2012, las intervenciones públicas para ayudar a la banca influyeron en el déficit de 15 Estados miembros. En la mayor parte de ellos, en 12, fue para aumentarlo. Es el caso de España, pero sobre todo de Grecia, que registró el mayor incremento: un 4%. Negativo también es el impacto en las cuentas de Austria (-0,8%); Letonia (-0,7%); Bélgica y Portugal (-0,6%); Chipre (-0,2%); y Alemania, Francia, Lituania, Países Bajos y Eslovenia (-0,1%).

Pero en otros tres esas ayudas tuvieron un impacto positivo en sus cuentas ya que su sistema financiero comenzó a devolver las inyecciones públicas de dinero. Es el caso de Dinamarca (0,2%) y Luxemburgo (0,1%).

Y, sobre todo, Irlanda, donde los beneficios conseguidos con las ayudas a la banca (en forma por ejemplo de intereses o dividendos) redujeron su déficit en un punto: del 8,6% al 7,6%. De hecho, si no se tuvieran en cuenta las ayudas bancarias en ningún país de la Unión Europea, Irlanda sería el Estado con mayor déficit.

Grecia, Italia y Portugal, los países con más deuda

En el conjunto de la zona euro, el déficit cayó desde el 4,2% en 2011 al 3,7% en 2012 (del 4,4% al 4% en toda la UE), mientras que el nivel de deuda pública aumentó del 87,3% al 90,6% (del 82,5% al 85,3% en la UE).

Respecto a la deuda pública, España cerró 2012 en el 84,2% del PIB según Eurostat, una décima más de lo avanzado por el Banco de España el pasado mes de marzo y es el Estado miembro de la UE donde más rápidamente aumenta el nivel de deuda pública: 6,8 puntos más en el cuarto trimestre de 2012 respecto al trimestre anterior. En la misma línea están otros dos Estados: Eslovenia (5,9 puntos más) y Grecia (5 puntos más).

Sin embargo, los países de la UE con deuda más alta respecto a su PIB son Grecia (156,9%), Italia (127%), Portugal (123,6%), Irlanda (117,6%), Bélgica (99,6%), Francia (90,2%) y Chipre (85,8%).

Tras Chipre se situaría España y después, también por encima del 60%, se sitúan Alemania (81,9%), Hungría (79,2%), Austria (73,4%), Malta (72,1%) y Países Bajos (71,2%).

A finales de 2012, los niveles más bajos de deuda se registraron en Estonia (10,1%), Bulgaria (18,5%), Luxemburgo (20,8%), Rumanía (37,8%) y Suecia (38,2%).

Noticias

anterior siguiente