Enlaces accesibilidad

'No', la estrategia publicitaria que tumbó a Pinochet en una película radical

       
  • La cinta chilena opta al Oscar a Mejor película de habla no inglesa
  •    
  • Pablo Larraín ha grabado con cámaras de vídeo de los años 80
  •    
  • Gael García Bernal interpreta al publicista de la campaña contraria al régimen

Por
Gael García Bernal: "El 'no' derrotó a Pinochet con los elementos más extremos del capitalismo"

El 5 de octubre de 1988 los chilenos fueron convocados a un plebiscito. No había pregunta. La papeleta solo rezaba: Presidente de la República -Augusto Pinochet Ugarte. Y, bajo el nombre, un SÍ y un NO. Un momento histórico único en el que una dictadura se puso a prueba acosada por las presiones internacionales.  Durante la campaña, y por primera vez en quince años, la televisión se abría a un mensaje no oficial. La candidatura del NO disponía de quince minutos diarios para difundir su mensaje entre las 24 horas de programación oficial, pero ¿qué mensaje?

Uno de los axiomas más recurrentes de la publicidad es no utilizar comunicación negativa. Y eso es justamente el argumento de No: la propuesta que un joven publicitario, acostumbrado a vender felicidad, impuso como estrategia contra Pinochet bajo el lema: Chile, la alegría ya viene.

Que Amor es la ganadora virtual del Oscar a Mejor película de habla no inglesa es un hecho. Que No, la primera película chilena en ser nominada, está al nivel de la obra maestra de Haneke, también. Sobre una adaptación de una obra teatral de Antonio Skármeta, el cineasta chileno Pablo Larraín ha logrado una de las obras más inteligentes e impactantes del último año. No se estrena es España el 8 de febrero y Larraín y Gael García Bernal han pasado por  Madrid para presentarla.

La historia de Chile en los ojos de Gael García Bernal

“Es lo que sucede en el 88 a través de los ojos de un publicista”, explica Gael García Bernal, que interpreta a René Saavedra, el publicista que esquiva en su mensaje el doloroso pasado de la dictadura. “La creatividad es un elemento fundamental que puede cambiar las cosas. Cuando las cosas se estancan es cuando hay falta de creatividad”.

La amalgama de partidos que constituían la coalición estaba horrorizada con una campaña que no recordara las torturas y los asesinatos. Saavedra es un tipo físicamente cobarde que canaliza su compromiso a través del talento. Un hombre-símbolo del nuevo Chile que transitaba hacia un capitalismo moderno. “Es un símbolo de la democracia y la sociedad. Es ambiguo, contradictorio, no defiende un discurso. Y la democracia es así, ambigua y poco presumida”, añade García Bernal.

A través de sus mirada, se muestra la toma de compromiso político de un país que huye del miedo, pero también de remover el pasado. Un personaje contradictorio que representa lo que Pablo Larraín llama “pasar a la dictadura por la izquierda y por la derecha”.

Una estética revolucionaria

Pero si No es un hito cinematográfico es por la propuesta estética extrema de Pablo Larraín. Para huir de los pegotes que suponen las imágenes reales de archivo de la época decidió grabar toda la película con las mismas cámaras de vídeo de 1983 que utlizaba la televisión. El resultado es radical y un acierto: la textura de la época corre por las imágenes de No.

“Las audiencias han cambiado”, defiende Larraín. “Sucede algo positivo: las películas que se consideraban arte y ensayo y el cine comercial empiezan a mezclarse. Hay un interesante equilibrio”.

La nominación en los Oscar confirma que la  puerta directa que comunica el patio trasero de EE.UU. con la alfombra roja es revisar su oscuro pasado (véase las argentinas La historia oficial o El secreto de sus ojos). Larraín niega cualquier acercamiento adoctrinante. “Durante muchos años se hizo un cine panfleto”, sostiene Larraín, "lo que trato es dar una reflexión”.

No fue galardonada  con la mejor película de la quincena de realizadores en el  pasado festival de Cannes, y cierra la trilogía del director sobre el pasado chileno: Tony Manero abordaba la violencia en la dictadura y Santiago 73, Post Mortem, la caída de Salvador Allende.

Noticias

anterior siguiente