Enlaces accesibilidad

La oposición siria asegura que se han reanudado los combates a las afueras de Damasco

  • Los Comités de Coordinación hablan de 21 muertos
  • Cifran en más de 7.000 los fallecidos desde el comienzo de las protestas
  • Secuestrados once peregrinos iraníes

Por

Los combates entre el Ejército del régimen sirio y militares desertores se han reanudado este miércoles en las afueras de Damasco, donde al menos doce personas han muerto, según los opositores Comités de Coordinación Local. Los suburbios de la capital fueron escenario este fin de semana de violentos enfrentamientos.

El grupo ha destacado que entre las víctimas hay cinco soldados disidentes del Ejército Libre Sirio (ELS), además de otras siete personas en la zona de Wadi Barada, que está siendo bombardeada de forma intensa. Las fuerzas progubernamentales cercan ese barrio, donde hay francotiradores que disparan indiscriminadamente. Los Comités denuncian que las fuerzas del régimen destruyen viviendas en las áreas de Kafer al Zait, Ein al Jadra y Deir Muqabe.

Mientras, en Arbín, otra zona de la periferia de la capital, los soldados progubernamentales disparan con armas automáticas y lanzan cohetes contra casas deshabitadas. Los Comités aseguran que los seguidores del régimen efectúan registros en casas desde primera hora de la mañana en el área de Dumair, en los alrededores de Damasco, donde también ha habido un gran número de detenciones.

A las víctimas en las afueras de la capital se suman otros trece muertos por la represión en otros puntos del país como Homs (centro), donde perdieron la vida once personas; Deraa (sur), donde perecieron cuatro; Idleb (norte), con tres muertos, y Qameshli (noreste), donde se registró otro.

El "número dos" del ELS, Malik Kurdi, explicó a Efe que al menos 25 soldados y oficiales han desertado de las filas del Ejército sirio en la provincia de Idleb, mientras que la ofensiva de las tropas leales al régimen continúa en Idleb, Homs y los alrededores de Damasco.

Más de siete mil muertos, según la oposición

Los Comités elevan a 7.100 el número de fallecidos en Siria desde el comienzo del levantamiento popular contra el régimen de Al Asad a mediados de marzo pasado. Estas informaciones no pueden ser comprobadas de manera independiente por las restricciones que el gobierno sirio impone a la prensa internacional.

De esos muertos, 461 eran menores de edad y 185 mujeres, siempre según la organización, que subraya, además, que 336 personas perecieron por las torturas sufridas en centros de detención.

El mayor número de víctimas se ha producido en la provincia de Homs, uno de los principales bastiones opositores, donde 2.454 personas perecieron, seguido de Hama (centro), donde hubo 1.015 fallecidos, e Idleb (norte), escenario de la muerte de 883 personas.

Según las últimas cifras de la ONU, proporcionadas a mediados de enero, al menos 5.400 personas han fallecido desde el inicio de las protestas, pero el propio organismo internacional ha decidido dejar de actualizar la cifra por carecer de medios para cuantificar la víctimas.

Secuestro de peregrinos iraníes

Por otro lado, al menos once peregrinos iraníes han sido secuestrados en la carretera que une Damasco, la capital siria, con la ciudad de Hama, informó hoy la televisión en inglés de Irán, PressTV. Los peregrinos se dirigían a Damasco cuando fueron secuestrados y no se han difundido más detalles del caso, que no es el primero de este tipo en el que se ven implicados ciudadanos iraníes, según estas mismas fuentes.

PressTV ha recordado que el pasado 26 de enero "pistoleros desconocidos" secuestraron a otros once peregrinos iraníes que viajaban en un autobús de Damasco a Alepo, en el norte de Siria. En aquella ocasión los secuestradores dejaron en el autobús a las mujeres y se llevaron a los hombres que viajaban con ellas.

Casi un mes antes, el 21 de diciembre, según los medios iraníes, cinco técnicos que trabajaban en un central eléctrica cercana a Homs fueron secuestrados por un grupo armado y, posteriormente, otros dos iraníes que recababan información sobre ellos, fueron también capturados.

Sobre este caso, el grupo opositor armado Ejército Libre Sirio (ELS) reconoció el 27 de diciembre haber secuestrado a los siete iraníes, a los que acusó de apoyar al régimen de Damasco, y pidió el cese de la violencia en la ciudad de Homs a cambio de su liberación. Los secuestrados continúan en paradero desconocido.

Noticias

anterior siguiente