Enlaces accesibilidad

Mauro Entrialgo recopila sus 30 años como ilustrador en 'El dibujosaurio'

       
  • 'Es una autobiografía profesional gráfica', asegura el ilustrador y dibujante
  •    
  • "Vivo de contar historias", comenta el creador de 'Herminio Bolaextra'

Por
 Trabbajos de Mauro Entrialgo recogidos en 'El Dibujosaurio'
Trabbajos de Mauro Entrialgo recogidos en 'El Dibujosaurio' Diábolo Ediciones

Mauro Entrialgo (Vitoria-Gasteiz,1965)

Ha dibujado y escrito historietas para infinidad de periódicos (El País, Diario 16, Diario Vasco, Gaceta del Norte…) y revistas (El Jueves, El Víbora, Makoki, El gran musical, Playboy, Cinemanía…) cosechando por esta labor premios de consideración (como el de “autor revelación 1994” del “Salón internacional de Barcelona” o el de “mejor guionista de humor” 1997 y 2006 del “Diario de Avisos” de Tenerife) También ha escrito un largometraje ('Gente Pez') y cuatro obras de teatro. Ha grabado varios discos de música popular y realizado numerosos proyectos de arte contempráneo. 'El dibujosaurio' (Diábolo Ediciones') recopila sus 30 años de carrera como ilustrador.

"El Dibujosaurio (Diábolo Ediciones) es una autobiografía profesional gráfica. Es decir: una recopilación de la gran mayoría de mis trabajos como ilustrador de encargo a lo largo de 30 años ordenados cronológicamente y comentados". Así describe Mauro Entrialgo la recopilación de sus 30 años de carrera en un espectacular volumen de edición limitada que recoge medio millar de ilustraciones, dibujos, murales, logotipos... desde 1981 hasta 2011. Un libro en el que ha invertido cinco años de trabajo.

"Creemos que el formato resultante final tiene pocos precedentes en estos lares. Es más habitual abordar este tipo de libros como un muestrario de aquellas obras de las que un autor se siente más orgulloso en el momento de realizar la selección. Pero aquí no se escamotea nada. En interés de la historia que se cuenta he preferido no esconder obras incipientes o realizadas con prisas y condicionantes".

¿Un sueño para cualquier ilustrador? "O la pesadilla -comenta Mauro-. Es agradable y útil disponer ahora de un volumen con todo ese material recopilado: mucha gente solo conoce mis historietas y se sorprende al ver que llevo todos estos años trabajando también como ilustrador. Pero también ha sido un esfuerzo de varios años que tanto los editores como yo sabemos que económicamente no merece la pena. Lo hemos hecho solo por gusto".

30 años de trabajo en un volumen de 400 páginas

Recopilar todo este trabajo ha sido toda una aventura, "Más que complicado, trabajoso, asegura Mauro. En ocasiones los originales se habían perdido o robado y el impreso estaba en malas condiciones o era gigantesco y había que buscar un escáner de tambor; en otras sí que conservaba el original, pero no era escaneable por consistir en camisas con indicaciones de colores o tipografías para imprenta y se necesitaba encontrar el impreso o reconstruirlo en el ordenador; con algunos trabajos digitales posteriores a mediados de los noventa el problema han sido los formatos de archivos antiguos y la desaparición en el mercado de determinado hardware (lectores de magneto-ópticos o cadenas SCSI, por ejemplo)..."

"Además, obtener todos los datos concretos que aparecen también ha sido un trabajo de documentación arduo.Todo el proceso de realización del libro ha llevado casi cinco años. La idea original, de hecho, era recoger el trabajo de 25 años de carrera, pero por el camino se convirtieron en 30". Y es que Mauro ha cubierto con sus dibujos todos los objetos imaginables "Desde una caja de cerillas a un autobús".

Un juego gráfico sin censura

"En la portada de El Dibujosaurio, asegura Mauro, salgo yo imaginando la profesión como un dinosaurio pequeño y simpático del que quizás pueda llegar a vivir si consigo amaestrarlo. En la contra, la verdadera encarnación de la profesión tal y como se describe en el interior -con sus requerimientos de horas de trabajo diarias excesivas, sus trabajos no remunerados, la inseguridad laboral, la desconsideración sistemática, la profusión de caraduras y la avalancha de desilusiones de todo tipo- me ha devorado. Aunque, en realidad, yo sigo sin quererme dar mucha cuenta y pensando en el dinosaurio pequeñito simpático.

Un espectacular volumen que también ha diseñado: "Sí, todos mis libros parten de un diseño original mío. En este caso, he trabajado en él con Carlos Lamani, que -como ya digo en los agradecimientos-, es la segunda persona que más horas habrá metido en la realización del libro".

Y un libro en el que ha ha desnudado su alma como creador: "Existen muchos libros que reúnen aquellas ilustraciones de las que determinado autor está más contento, pero creo que no existía ninguno que contase determinada carrera entera sin ocultar ningún momento. Como lector y adicto a lo narrativo, me parecía muchísimo más interesante la segunda opción".

"El libro recoge dibujos que han sido realizados para una utilidad concreta: sea una invitación de una boda de unos amigos o un cartel para anunciar un macrofestival. No recoge ni dibujos realizados por mero gusto -en cuadernos de viajes, por ejemplo- ni obra plástica de otro tipo como pinturas sobre lienzo, esculturas o instalaciones. Tampoco recoge historietas de series regulares recogidas en otros libros".

"Sin embargo, sí que han entrado historietas publicitarias o muy específicas que quedarían raras en los recopilatorios regulares. En ocasiones en las que algunas series estaban compuestas de cientos de dibujos similares se reproducen solo unos cuantos que den una idea. Tampoco se han incluido todas las aplicaciones de un dibujo concreto. Si se produjeron camisetas, carteles y marquesinas de un mismo dibujo, por ejemplo, aparece solo el original o una aplicación".

"Con esas premisas, han quedado fuera solo dos docenas de trabajos de los que no hemos podido encontrar original o impreso reproducible y una docena escasa que no han cabido por asuntos de paginación".

"Vivo de contar historias"

30 años en una profesión en la que siempre hay que estar en la vanguardia es algo que sólo pueden lograr los mejores: "Las modas van y vienen. Si vamos detrás de ellas quizás no las cojamos  nunca. Si nos quedamos quietos, alguna vez nos llegará. Mi estilo ha  estado de moda y dejado de estar muchas veces. A cualquier estilo que  intente ser coherente en cualquier campo creativo le pasa eso".

"No sé si he dicho yo eso de que muchos ilustradores se quedan por el  camino, pero a la mayoría de los que conozco que han abandonado lo han  hecho más por no haber podido aguantar las condiciones de inestabilidad  de la profesión que por el estilo o calidad de su obra. No tengo ni idea cómo se consigue perdurar, pero ser constante es una buena estrategia para no ser efímero".

"El ilustrador de prensa, lógicamente, ve limitado su campo de acción a  medida que van cerrando medios. Pero un dibujante se necesita para  muchas otras cosas. La gente no suele ser consciente, por ejemplo, que  absolutamente todo lo que vemos a nuestro alrededor que haya sido  realizado por humanos, antes de ser producido tuvo que ser dibujado".

"De todas formas, puntualiza Mauro, yo vivo de contar historias. A veces las cuento con  dibujos y se llaman ilustraciones, a veces con dibujos y palabras y se  llaman historietas, a veces con palabras y músicas y se llaman  canciones, etc. Es decir: afortunadamente mi campo de acción es bastante  amplio"

Un estilo inimitable

Conseguir (y conservar) un estilo propio en una profesión de encargo, como la ilustración, es algo que sólo está al alcance de los más grandes, como Mauro. "Al principio, peleando con los clientes; hoy en día, el cliente que acude a mí suele ser porque conoce mi estilo y es lo que busca. Por el camino, claro está, hay que mandar a tomar por culo a unos cuantos que te llaman a ti pero quieren que dibujes, por ejemplo, como Labanda".

Sobre la evolución de su estilo en estos 30 años Mauro asegura que: "La idea es que esa reflexión pueda hacerla cualquiera que lea el libro por sí mismo. Tiene todo el material necesario para hacerlo con conocimiento de causa".

"He probado casi todos los medios que existen de contar historias que se me han puesto a tiro, pero lógicamente tengo poca producción en aquellos por los que no me pagan ya que para vivir necesito dedicar mi tiempo a los que sí. Por ejemplo, al margen de teatro, tengo poca cosa escrita. Pero algún día me gustaría acabar un ensayo sobre los mecanismos del humor para el que llevo tomando notas y estructurando ideas desde hace muchos años".

Uno de los autores más solicitados del momento

Además de su carrera como ilustrador, Mauro es uno de los autores de cómics más solicitados: "Esta misma semana he terminado un tebeo que explica el conflicto del Sahara en formato cómic-book. Es un encargo del área de juventud del Principado de Asturias. Se publicará este mismo enero, después de que lo haga el primer volumen recopilatorio de las tiras de Plétora de piñatas, la serie con la que colaboré diariamente en "Público" durante tres años".

"Respecto a humor gráfico,  ahora mismo colaboro semanalmente en el suplemento de "TVmanía" de "La vanguardia" y en "El jueves"; bimestralmente, en el "TMEO"; mensualmente, en "Bar&beer" y voy a comenzar a hacerlo en febrero en la revista "Lonely planet". Respecto a ilustraciones, las cosas que tengo más inmediatas son: una portada de un libro, una serigrafía, ilustraciones para una web y un flyer para una escuela de inglés para niños".

Un ingente trabajo que esperemos que algún día pueda ser recopilado en tomos tan espectaculares como El Dibujosaurio, sin duda uno de los libros del año.

Noticias

anterior siguiente