Enlaces accesibilidad

Ana Fernández y Joserra Leza forman una disparatada pareja en '25 años menos un día'

  • La obra de Antonio Álamo nos muestra los entresijos de una comedia inglesa
  • El actor Richard Collins-Moore, encarna al nieto del autor y narrador
  • Hasta el 13 de noviembre en la Sala Principal del Teatro Español

Por
En primer plano, Ana Fernández se agarra a Joserra Leza, que encarna a su marido. T. E

La sevillana Pepa Gamboa dirige '25 años menos un día' del cordobés Roberto Álamo, en estos días en el Teatro Español. Pero otro director es al que vemos en la propia obra dirigir a los actores en esta comedia diferente, original, con buenos actores e interpretaciones y que

Con todo, es difícil saber si recomendaríamos o no esta bora. Depende de a quien. La cuestión es que los espectadores se dividen en dos: los que ríen al principio y los que comienzan a reír al final.

En cualquier caso, nos guste más o menos, el mundo british visto por ojos andaluces, vale la pena.

La comedia al desnudo

Ese director que aparece sobre las tablas del Español es Richard Collins-Moore, un perfecto caballero inglés que hará de guía para el público y de jefe para todos los actores desde el principio hasta el final de la función. Porque '25 años menos un día' es un ejemplo puro de lo que llaman metateatro o 'teatro dentro del teatro'

Collins-Moore que introduce los actos tocando el piano y dirigiéndose al público del Español, es el nieto de P.D Green, autor de 'Tea is ready', una obra que como él nos cuenta estuvo 25 años menos un día en cartel en distintos teatros londinenses, durante las décadas de los años 20, 20 y 40.

El que nos explicará la importancia de su abuelo (que se codeó con autores como T. Elliot y habría sido precursor de Harold Pinter) nos irá contando la historia de su famoso 'Tea is ready', al mismo tiempo que iremos viendo la propia obra y su historia escénica, interpretada por el resto de los actores.

Como dice Antonio Álamo, '25 años menos un día' es "una comedia sobre la comedia" donde la ficción y la realidad se van sucediendo, alternando, o como él asegura, "confundiendo"

Una lady adúltera, un marido sin palabras y un fantasma conversador

Lo que ocurre en el primer acto de 'Tea is ready' es que Eva ( interpretada por Mrs. Blake, Ana Fernández) engaña a su marido Howell (interpretado por Mr. Apple y luego por Mr Rice, ambos encarnados por Joserra Leza), con Michael ( interpretado por Mr Bond, que encarna Moncho Sánchez Diezma).

Aunque Howell descubre a su mujer y amante con las manos en la masa, o con las bragas en la mano, en el caso de ella y, el torso desnudo en caso de él, no mostrará ningún signo de enfado durante toda el transcurso de 'Tea is ready'. Tan sólo un extraño comportamiento; no se levanta del sillón y se hace el interesante. Sus únicas palabras son "Tea is ready" (el té está listo); palabras que desconciertan cada día mas a su esposa, Eva.

Este primer acto desconcertó también a los propios espectadores de principios del siglo XX. Que no les gustara ese primer acto, nunca preocupó a P. D Green porque de hecho ese era su propósito. Poner el listón bajo para que así lo que viniera después gustara más.

Entrañable Mr Rice

Y es exactamente lo que ocurre con la propia '25 años menos un día'. A mitad de la obra, sabremos que el actor que encarnaba al marido de Eva, fue arrestado por contraespionaje. Y como este suceso ocurrió minutos antes de comenzar la función, hubo que reclutar entre el propio público a alguien que hiciera de Howell.

Este giro argumental nos proporciona los momentos más divertidos de la obra, de mano de Joserra Leza. El actor borda el papel de Rice, el despistado hombre corriente al que lanzan a escena, tras un brevísimo cursillo en el que le indican las dos únicas frases que deberá pronunciar en el segundo acto: "Tea is ready" y "No dejes que me maten".

Su actuación y su larguísimas pausas dramáticas (que superaron a la más larga hasta la fecha, firmada por Peter Ustinov) harán que Ana Fernández pivote entre su papel de dama correcta, la rabia y el desgarro andaluz, y el mutismo en el que también caerá cuando ante los silencios de Rice, se quede, ella también, en blanco.

Ante el caos en que se ve inmerso ( a la propia actriz que encarna a su mujer no le han avisado del cambio de actor), Rice, a quien al principio le tiemblan las piernas, comenzará a soltarse cada vez más, empezará  a inventar sus propias replicas y  fantasías. Y terminará convirtiéndose en el protagonista absoluto de las dos obras teatrales.

Noticias

anterior siguiente